**

Etimología de ÉTICA

-
-

ÉTICA

La palabra "ética" viene del griego ἔθος o ἦθος (ethos = manera de hacer o adquirir las cosas, costumbre, hábito) más el sufijo -ικος (-ico = relativo a). Se refiere a la rama de la filosofía que estudia la moral y la manera de juzgar la conducta humana.

La palabra griega ἦθος se asocia con la raíz indoeuropea *s(w)e- (separar, tercera persona reflexiva), presente también en εθνος (ethnos = nación, pueblo, raza, de ahí las palabras: etnónimo y etnofobia) e ιδιος (idios = solo, aislado, como en idiota e idioma).


La variante radical sufijada de la raíz *swe-, que es *swe-dh-, indica "lo que es propio de uno mismo" (valor reflexivo) y de ahí hábito o costumbre. Por eso lo tenemos también en la palabra latina consuetudo (costumbre, práctica habitual o hábito) que nos da los vocablos costumbre y consuetudinario, y en el verbo suescere (acostumbrar) de donde el compuesto mansuetudo (mansedumbre) y mansus (manso, acostumbrado a la manus, mano o poder de otro, de un dueño).

La palabra ética designa en efecto sobre todo a una disciplina filosófica que estudia los fundamentos de la moral. En principio, derivada del griego ἔθος, la ética entre los griegos se refiere en cierto modo a la moral, a las costumbres habituales que son rasero de los actos humanos como normales y asumibles en sociedad y que también dan la medida de lo inaceptable. Pero desde el momento en que filosóficamente se empiezan a estudiar los fundamentos de los actos habituales, empieza a convertirse en una reflexión filosófica. Así Aristóteles, en su Ética a Nicómaco, que es el primer gran tratado sistemático sobre ética plantea que todos los actos tienen como objetivo la obtención de la felicidad, pero que esto sólo se logra si los actos se plantean desde la virtud, y si Sócrates y Platón habían sostenido que la virtud es consecuencia del conocimiento (el conocimiento, obtenido por amor a la belleza, lleva a la idea del bien), para Aristóteles la virtud lo que requiere es sobre todo hábito adquirido, y el hábito es consecuencia de la costumbre, de ahí el nombre "Éthike" que Aristóteles da a esta filosofía, o filosofía de las costumbres.

Los romanos traducen este nombre "Ética" muy exactamente por Philosophia moralis, y luego simplemente Moralis, pues su término moralis significa casi exactamente lo mismo. Moralis es lo relativo a los mores y acorde con ellos y la moralitas (moralidad) el carácter de un hombre y de sus actos. La palabra mos, moris significa costumbre, género de vida, conjunto de principios y tradiciones que rigen la vida social, y también voluntad individual y de carácter de las personas. Para los romanos es importantísimo vivir y actuar según el mos maiorum (la costumbre y principios de los antepasados) y eso es lo que consideran virtuoso y moral. Esta coincidencia, ni se produce por calco de la palabra griega ético como algunos pretenden (no hay calco alguno), ni es sorprendente: en todas las sociedades, y cuanto más antiguas más, la tradición y sus principios y usos, no sólo es fuente de conocimiento general acumulado en todos los terrenos, sino que además proporciona la medida de lo aceptable o inaceptable en términos de bondad y maldad.

Para los romanos, los mores (principios y género de vida asumidos y no escritos), generan consuetudines (prácticas acostumbradas, actos conforme a la costumbre, tratos y relaciones entre las personas) que tienen tal fuerza que se consideran base de Derecho, y así hay una rama del Derecho, el consuetudinario, que se basa no en leyes escritas sino en prácticas tradicionalmente asumidas y luego convertidas en norma escrita. De la palabra latina consuetudo, consuetudinis, como siempre en acusativo consuetudine(m), procede nuestra palabra costumbre, que designa aquellos actos que se hacen comúnmente y se repiten por tendencia tradicional.

Es por todo esto, que modernamente llamamos "ética" sobre todo al estudio filosófico de la moral tal y como lo emprendieron los griegos, pero "moral" al conjunto de principios y valores que rigen los actos de una sociedad humana, según un sentido muy romano. Pero es cierto que ambos términos interfieren, y así es habitual designar como "ética profesional" al conjunto de reglas o principios morales que rigen la práctica de una actividad profesional concreta, y no se dice "moral profesional". Y asimismo los adjetivos ético y moral se emplean casi indistintamente en la lengua con un valor sinónimo, y decimos "esto no es ético" y "esto no es moral" con un sentido igual o muy parecido, si bien puede observarse que sobre todo la lengua emplea "ético" cuando juzgamos la moralidad de un acto en un terreno concreto, y "moral" cuando lo juzgamos con respecto a los principios generales de la sociedad, y también que la calificación de un acto como inmoral es una descalificación mucho más fuerte que decir "no ético", pues parece que la inmoralidad se juzga como tal en general, con cualquier criterio y en todos los aspectos de la vida y no necesariamente como una falta en una deontología concreta (deontología= tratado de los deberes), sino bajo cualquier punto de vista. Moral además tiene más sentidos que la forma ética del griego, sentidos que dependen precisamente de los valores semánticos de mos, moris (carácter y voluntad individual), y así por moral también se entiende lo relativo al carácter y voluntad individual de las personas, y también significa el conjunto de las cualidades del espíritu de una persona (cualidades morales, por contraposición a las físicas) y el estado de ánimo individual o colectivo (la moral elevada o baja, el estado de su voluntad para hacer las cosas).

En cierto modo, y por ejemplificar un poco, si analizamos los fundamentos racionales y filosóficos de un principio como el respeto y cuidado de los ancianos, si justificamos su conveniencia y coherencia con el carácter humano, etc., estaríamos haciendo ética de un principio que propiamente es parte de la moral: forma parte de lo que los romanos llamaban los mores. Pero un acto como cederle el asiento a una persona anciana en un transporte público sería para los romanos una consuetudo, una práctica habitual fundamentada en los mores, una costumbre.

- Gracias: Helena


Invito a los interesados en la filosofía a visitar las siguientes páginas: Aristóteles, Sócrates, epicúreo, Platón, platónico, academia, pitagórico, cínico, escéptico, estoico, esotérico, filosofía, dogma, aletheia, epistemología, inteligencia, lógica, metafísica, monismo, átomo, ápeiron, amorfo, hilemorfismo, nous, noético, ataraxia, calidad, ontología, cosmogonía, espontáneo, existencialismo, cosmos, inmundo, panspermia, quintaesencia, leninismo, relativismo, teleología, creacionismo, evolución, evolucionista, ética, estética, praxis, poesía, técnica, teoría, paradigma, agnóstico, religión, teología, ortodoxo, heterodoxia, vida, avatar, Buda, feng-shui, karma, nirvana, paria, yin-yang, yoga, yuga y zen.



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E

F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9506) añadidas al diccionario:
lacra   ir   producción   yacimiento   transvasar   quicio   borde   nardo   burdégano   mula  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
afable   profeta   producir   mapuche   burdel   maricón   envergadura   ser   quark   purgatorio  
Último cambio: Miércoles, Julio 30 07:44 MST 2014