**

Etimología de IDIOTA

-
-

IDIOTA

La palabra idiota proviene del griego ιδιωτης (idiotes) para referirse a aquel que no se ocupaba de los asuntos públicos, sino sólo de sus intereses privados. La raíz "idio"significa "propio" y es la misma que en "idioma" o en "idiosincrasia".

La palabra ιδιωτης (idiotes), también lleva el sufijo -tes, que indica agente (el que hace la acción) como en diabetes y Sócrates. Este sufijo cambia a -ta, cuando pasa al español, como vemos en anacoreta, apóstata, dieta, eucariota, poeta, procariota y terapeuta.


El vocablo idiota también es usado en latín, y significa «ignorante». El idiota, en el Medioevo, se le decía a aquella persona que no creía en Dios.

- Gracias: grenzenlos


Denominar "asuntos privados" me parece incorrecto. Sería más adecuado decir "propios asuntos" o "asuntos particulares". Digo, para asignarle a la palabra un significado referenciado al contexto de esos momentos. En la antigua Grecia democrática, la máxima pena que se aplicaba a un ciudadano en relación a su participación en la vida social, era el exilio (ver: ostracismo); su significado era impedirle, privarlo de participar de lo público. Parecería entonces que la dupla antinómica debería ser Público/Idiota.

- Gracias: vdfraile


La raíz, en este caso, es ιδιος (ídios = solo, aislado). Para el caso de "idiosincrasia" sí sería: "ídios" = propio y συγκρασις (synkrasis = constitución).

- Gracias: Alvaro Chávez Díaz


No soy filólogo, sino doctorado en filosofía política. Si no me equivoco, en el clásico "La condición humana" de Hannah Arendt se incide en estos términos al referirse a la democracia griega. Puede haber otras fuentes. Si el hombre carecía de recursos para dialogar y discutir con libertad sobre política en el ágora, es decir en 'el' sitio 'público' por excelencia, se dedicaba -como afirma otro comentarista de esta web- a sus asuntos 'propios'. El matiz consiste en que lo 'propio' se distinguía de, o se oponía a lo 'común' (lo comunitario, el bien público, es decir, la política), pero no suponía una "enfermedad mental" -como el DRAE define a la idiocía-, ni el servicio a un particular o esclavitud, sino la dedicación a actividades 'productivas', crematísticas, artesanales, y tal vez artísticas (tejné). Este hombre se veía así 'privado' de intervenir en la cosa pública, en la política. Algo que posiblemente fuese voluntario, por necesidad económica.

- Gracias: Carlos Martínez-Thiem


Creo que quien más se aproxima al significado originario de idiota es Carlos Martínez-Thiem. En griego ιδιος significa particular y el ιδιωτης es un simple ciudadano particular que ni ocupa cargo público alguno ni participa en asambleas, y se dedica sólo a su vida particular, y así lo vemos usado en muchos textos sin más valor peyorativo. Las fuentes no son sólo la obra de Hannah Arendt, sino los textos clásicos de la época. En la Atenas del siglo V a.C., período álgido de la democracia ateniense, el término ιδιωτης va adquiriendo un matiz despectivo, pues se consideraba mal que alguien se mantuviera apartado de esos asuntos públicos que iban a gestionar su vida, pudiendo participar en ellos (en esa fase existían las "liturgías" o subvención económica que la polis daba por asistencia y participación y que sacaba de los altos impuestos que Atenas imponía a sus ciudades sometidas y aliadas). Es por eso que acaba adquiriendo el valor de alguien un poco tonto e ignorante, que renuncia (por voluntad o incapacidad personal o causas económicas) a ocuparse de la política que le afecta. Es así como el término prestado al latín ya ha adquirido el sentido de alguien zafio e ignorante, burdo y sin instrucción. Este es el valor que conserva durante toda la Edad Media y el Renacimiento, hasta que la medicina francesa del S. XVII establece una clasificación de las deficiencias psíquicas o retrasos mentales, y utiliza el término "idiota", al igual que lo hace con el vocablo latino "imbécil", para denominar uno de esos grados de minusvalía psíquica. De ahí sus acepciones como enfermedad mental recogidas en los diccionarios, y de ahí también el que, al igual que sucedió con la palabra imbécil, acabara convirtiéndose en un insulto que hace referencia a las escasas dotes mentales del insultado.

- Gracias: Helena


Uno de los pasajes más reveladores sobre el significado de la palabra "idiota", aparece utilizada por Lucas, el autor del libro de los Hechos y del tercer evangelio, según es aceptado inclusive por Ireneo, uno de los Padres de la Iglesia (No Apóstol que es otra cosa), quien en 180 d.C, fue el primero que lo refiere como al autor de tales libros. Lucas era un hombre muy bien instruído, pues fue médico (Conf. Col 4.14, entre otros); era griego: sirio nacido en Antioquia(por tanto no era judío) por lo que es indudable que perteneció a una familia de muy buenos recursos económicos como para costearle los estudios de medicina. Que fue un hombre culto, la historia no lo pone en duda. Por tanto, hablaba el griego clásico, no el koiné o griego vulgar.

En Hechos 4.13: Lucas utiliza la palabra griega "idiótes": persona privada, ignorante, simple oyente, tosco, indocto. ¿Que no se refería a alguien, simplemente iletrado? lo confirma otra palabra que usa Lucas seguidamente, y es: "agrámmatos": iletrado, sin letras; sin escuela formal pero no analfabeta. Podríamos parafrasear las palabras según los textos griegos de Hebreos, que, quienes se estaban refiriendo a Pedro y Juan, los calificaron como unos ignorantes, indoctos, faltos de letra o de escuela formal. Esto es de suponer con mucha fuerza puesto que la costumbre judía de aquellos tiempos, obligaba a que todo niño judío debía recibir instrucción con la lectura de la Biblia hebrea por el padre (probablemente la LXX (Septuaginta o Biblia hebrea en griego); escrita por los setenta (más o menos) eruditos judíos que en la esclavitud en Babilonia, desde unos 400 años a.C., hablaban principalmente griego, empezando por Levítico, porque requería que aprendiera, en primer lugar, las ordenanzas establecidas en la Ley; después venían todos los demás libros.

De modo que Pedro y Lucas tuvieron, por costumbre obligatoria, que aprender a leer y escribir, porque solamente así podrían recibir la instrucción bíblica básica de aquellos tiempos. Tal vez, como eran pescadores, no es un dislate pensar que pertenecían a familias pobres que no tenían los medios para costear los estudios más avanzados en una de las dos escuelas que seguían al alcanzar los 10 años: Hilel y Shamai; la primera más liberal; la segunda más ortodoxa, más estricta en el aprendizaje de la Ley de Moisés. Jesús estudió en una escuela Shamai; por eso reclamaba a los fariseos y seduceos que estudiaban en la Hilel su "libertinaje" al enseñar y practicar las ordenanzas de la Ley de Moisés (Conf. Mat 7.3; Lc. 3.7).

Conclusión: mi opinión es que idiota, es una persona con muy escasa instrucción formal, indocta, según el DRAE: falto de instrucción, inculto, vulgar, corriente; pero no analfabeta.

- Gracias: Dr. Amir Portillo.
Médico Ginecólogo, Obstetra, Teólogo.
Máster en Exégesis bíblica.
visitante130801



El evangelista Lucas nunca habló en griego clásico, fuera culto o inculto, porque el griego clásico jónico-ático ya no lo hablaba nadie en esa época, sino que era la variante de los textos literarios clásicos griegos del s. V a.C., igual que hoy por muy culta que sea una persona, no habla el castellano del mester de clerecía del s.XIV (hay tanta distancia cronológica entre Lucas y el griego clásico, como entre nosotros hoy y el s. XIV). Eso es meramente literario y hoy hablamos todos, más cultos o menos cultos, el castellano o español actual. Idiotés en griego clásico en origen era simplemente ciudadano privado y particular y está perfectamente atestiguado, que es el sentido primario de la palabra en griego, aquel que no ocupa cargo público alguno ni tiene dedicación política. Pero Lucas, que habla griego de koiné y en él escribe, emplea lógicamente la acepción desarrollada en el imperio romano, ya sea en el oriente de habla griega, ya en el occidente de habla latina, para la palabra idiota, que es como ya señalé antes, la de individuo zafio e ignorante, burdo y sin instrucción, en definitiva indocto, claro. Es la acepción que tiene la palabra en su época, es así de simple.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I

J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9690) añadidas al diccionario:
gibón   bengala   odeón   esmero   set   talante   verija   ara   hato   fondear  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
anfiteatro   trombosis   termas   circo   orangután   apócope   taxonomía   maestro   virtud   sigilo  
Último cambio: Lunes, Septiembre 1 19:32 MST 2014