**

Etimología de ETIMOLOGÍA POPULAR

-
-

ETIMOLOGÍA POPULAR

El tecnicismo "etimología popular" se emplea para un fenómeno que se produce cuando se le quiere buscar sentido a una palabra cuya etimología no se conoce y por similitud fonética, o por atracción semántica hacia un sonido parecido, se le inventa la etimología y la palabra se adapta a ella. Es una inferencia de significado que, aunque en origen es errónea, se adueña de la palabra. Por ejemplo, el latín veruculum era un diminutivo de verum, "espetón", que se usaba para la barrita de hierro que corría entre dos armellas para cerrar una puerta. En español dio verrojo, que figura en el DRAE, pero como servía para cerrar y verrojo no le decía nada a nadie, no sugería su etimología inmediata, pues se le inventó, y así de "cerrar" se dijo cerrojo, pues para eso servía, y la palabra original, verrojo, no se usa más que dialectalmente y ya no hay quien la entienda. Lo mismo exactamente, pero con otro resultado, sucedió en portugués, donde en lugar de verrolho se dice ferrolho, pues el pasador es una barra de hierro (ferro). Otro ejemplo es mandarina, que, como se monda bien, mucha gente dice mondarina, porque el étimo de los mandarines de la China de donde vinieron las mandarinas resulta demasiado lejano y desconocido. Este fenómeno se llama también en términos más cultistas paretimología, otros prefieren llamarlo atracción paronímica.

A veces se hace etimología popular con palabras extranjeras, como, por ejemplo, la "Huerta San Vicente" (< World Trade Center, así llamaban los taxistas sevillanos al pabellón estadounidense en la Expo'92), o "San Guivindey" (< Thanks Giving Day, dicho por algún cubano adepto a la santería), "Jerusalem artichoke" (< girasol, véase aquí mismo). Esta variante de la etimología popular se denomina malapropismo, del inglés malapropism, término que alude a Mrs. Malaprop, personaje de una obra de Sheridan que cometía estos errores.

No se piense que por llamársele popular sea privativo este fenómeno de las personas menos cultas, es precisamente entre los cultillos donde se da con mayor frecuencia. Los "sabios" son los que inundaron sus respectivas lenguas de etimologías populares. Botánicos ingleses convirtieron el zumaque en smoke tree y otros alemanes el levístico en Liebstöckel.

- Gracias: Joaqu1n


La expresión etimología popular es un calco del término alemán Volksetymologie acuñado por el historiador alemán Ernst Förstemann (1822-1906), en un artículo (Über deutsche Volksetymologie) escrito en 1852.

La etimología popular, tan decisiva en la evolución léxica de las lenguas, ha sido llamada también atracción paronímica, falsa etimología y aparece ligada en ocasiones a fenómenos de hipercorreción: su base es la analogía, principal motor de cualquier evolución del lenguaje. Una de las manifestaciones concretas y más importantes de la mencionada etimología popular se presenta cuando una voz no cuenta con el respaldo de una familia léxica, aparece como aislada y sin referencias, y en estos casos es indefectiblemente atraída por un núcleo léxico potente que constituye una familia de palabras. En el caso de la evolución de palabras latinas al castellano tenemos buenos ejemplos de este fenómeno: es el caso de turpis atraído por torpere (ver torpe), morosus atraído por mora (ver moroso), dolus atraído por dolor (ver duelo) o paganus influído por pacare (ver pagano).

- Gracias: Pedro Menoyo Bárcena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E

F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 10.024) añadidas al diccionario:
trucha   so   taxón   conciso   púchica   repeticuá   kirsch   rinencefalia   miéchica   alectoria  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
hermafrodita   hincha   Holanda   yate   zoráptero   preciso   pucha   apóstol   mecóptero   cinegético  
Último cambio: Viernes, Diciembre 19 20:03 MST 2014