Etimología de APORÍA

APORÍA

La palabra aporía se refiere a un enunciado que expresa algo racionalmente inviable, de una dificultad lógica insuperable, sin salida. Es término de la filosofía y de la retórica. Esta palabra primero fue aporia (así aparece en los diccionarios del s. XIX) y se empleaba también con el valor de extrema ansiedad o duda (por no saber por dónde salir de algo). El paso de aporia a aporía es por relación cultista con su remota fuente griega y su restricción a una acepción meramente técnica.

La palabra en realidad nos llega del latín aporia, y es el latín el que acaba de acuñar su sentido retórico, de figura retórica y de pensamiento, pues el término aparece ya trasladado al latín como préstamo para expresar una idea técnica en el retórico Publio Rutilio Lupo (primeros tiempos del s. I d.C.), como una figura retórica en que expresamos carecer de medios o recursos para la expresión viable de una idea (Schemata, libro II, 10, 3), lo que mucho más tarde en el gramático Charisio (s. IV) es un razonamiento afectadamente inviable. Pero el término es asumido en gran medida por escritores cristianos como san Jerónimo o san Agustín, y luego pasa en gran medida a los autores y teólogos medievales. Es en este ámbito cristiano donde adquiere el valor de embarazo, duda y angustia existencial de la mente del hombre que no sabe por dónde salir a no ser que se acoja a la fe en Dios, si bien, Isidoro de Sevilla todavía define más bien la aporia como la duda del que simula no saber lo que realmente sabe o de qué modo expresarlo.

Es así como esta palabra, asimilada al sufijo átono latino de cualidad -ia, nos da aporia. Pero en realidad es préstamo del griego ἀπορία ("aporía", dificultad de paso, carencia de camino, carencia de recursos o medios de salida, callejón sin salida), nombre de cualidad con sufijo tónico de cualidad -ía del adjetivo ἄπορος ("áporos") que significa "sin salida, sin camino, intransitable, impracticable", y que cuando excepcionalmente se aplica a una persona quiere decir "que está sumido en un atolladero, en una situación embarazosa, y no tiene posibilidad de salir o no sabe salir de ella". El adjetivo es la negación, con prefijo a-/an- (no) de la raíz del sustantivo πόρος ("poros", pasaje, lugar de tránsito, vía, camino, medio o recurso para llegar a algo). La palabra griega πόρος contiene la misma raíz, sólo que en grado o, que el verbo griego πείρω ("peirō", atravesar, hacer atravesar), que es la raíz indoeuropea *per-2 (conducir, llevar), a la que se vinculan palabras latinas como portus (puerto, pasaje), porta (puerta) y el verbo portāre (llevar).

En filosofía la aporía es el razonamiento sin salida, impracticable (aunque en griego clásico no se solía llamar así) que a veces es un recurso filosófico para negar una vía y afirmar la contraria, como se ve constantemente en la mayéutica de Sócrates, que mediante preguntas y respuestas lleva a su alumno o interlocutor a una situación de imposibilidad lógica de lo que previamente afirmaba, que le hace dirigirse por el contrario a una conclusión inversa que es la que busca hacer ver el maestro.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.