Etimología de CULO

CULO

La palabra "culo" viene del latín culus, el cual se escribe igual1 que el sufijo -culus, -culum, con el que no tiene nada que ver, ya que expresa en latín diminutivos o instrumentales, y que encontramos en palabras como artículo, oráculo, testículo y ya más desgastado (vulgar) en palabras como espejo y viejo.

Aunque podemos relacionar el culo con el "chiquito", en verdad nos viene de otra palabra. Culus viene de la misma voz indoeuropea,*(s)keu- (cubrir, envolver), que dio coño y cutis. De este culus también vienen las palabras:

Culo tampoco tiene nada que ver con colon, el órgano humano que se encuentra al final de la columna vertebral y se une con el recto. Colon ni siquiera viene del latín, sino que del griego κῶλον (kolon = miembro).

La palabra culo también ha inspirado muchos dichos, como estos:

Notas:

  1. Sólo cuando no usamos firuletes, pues en realidad son diferentes por la longitud vocálica:
    • cūlus (poto), con ū larga y
    • -cŭlus (diminutivo o instrumental) con ŭ breve.

Hay muchísimos derivados en español de la palabra culo, casi todos registrados en el DRAE:

- Gracias: Joaqu1n


En efecto, la cantidad de derivados de la palabra culo es inmensa y cabría añadir alguna palabra más que, incluso no reseñada en el DRAE, es de amplio uso en extensas zonas.

Así en España, en Castilla y León, se usa habitualmente el vocablo rapaculos o rapaculo para denominar a un insecto muy corriente del orden Dermaptera, que tiene una especie de pinzas en el extremo del abdomen y que en Valencia llamamos corrientemente tijereta, mientras en Madrid alterna rapaculos con la denominación cortapichas, y en Andalucía se conoce como cortapicha, denominación que según me indica Joaquín sería la evolución del nombre latino centipedia con una sustitución del elemento centi- (de centum), por corta-, por etimología popular. Centipedia es en realidad la forma neutra plural de centipes o de centipedium, que junto con la variante centipeda alternan en latín propiamente para designar a los miriápodos que llamamos cienpiés, como puede verse por ejemplo en Plinio (29, 136), con lo que el nombre habría sufrido un desplazamiento de uso para designar a estos rapaculos o tijeretas que no son cienpiés y ni siquiera miriápodos.

Hay también algún adjetivo más en el uso a partir de culo, como culiprieto, del que no sabría decir la extensión de uso, pero que forma parte de mi acervo léxico familiar y que, aunque no tiene una definición muy reglada, aprendí a aplicar al tipo envarado y rígido ante los demás, poco proclive a la generosidad de palabra o de obra.

- Gracias: Helena

Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.