Etimología de CLIVAJE

CLIVAJE

La palabra clivaje es un tecnicismo, que proviene de la lengua inglesa cleavage, una escisión, división, fragmentación o hendimiento. Pero a su vez, el verbo cleave, 'hender, partir o cortar', proviene del inglés medio (1100-1500 d.C.) cleven, y éste del inglés antiguo (450- 1100 d.C.), clēofan; términos derivados del griego glýphein, 'cortar, tallar', de donde glifo, petroglifo, jeroglífico. Todos estos vocablos tienen como origen común la hipotética raíz indoeuropea *gleubh-, 'cortar', de donde también proceden klioban, 'seccionar, cortar' en el viejo alto germano; kljūfa, 'cortar' en el viejo noruego e islandés; así como los términos latinos glūma, 'cubierta de grano o semilla', y glubere, pelar, mondar. Pero retomando el término cleavage (clivaje en español), al verbo cleave arriba citado se le añade el sufijo -age, proveniente del latín -āticum, -āticus, que en palabras castellanas aparece como -aje, y suele dar diferentes significados, por ejemplo: 'conjunto o colección', como en plumaje y follaje; 'pertenencia o relación', como en estiaje, espionaje, mestizaje, maridaje, voltaje, amperaje; acción o proceso como en clivaje, blindaje, arbitraje, ambulantaje, etc. De este modo, clivaje se puede traducir textualmente como "un proceso de división o escisión".

En realidad, clivaje (cleavage, en inglés; clivagem, en portugués. clivage, en francés) no aparece en el DRAE, pero en la literatura técnica en español se utiliza con diferentes significados:

  • En mineralogía, cualidad de dividirse de una sustancia cristalizada o roca a lo largo de planos definidos.
  • En ciencias políticas, divisiones políticas o ideológicas.
  • En psicología, disociación emocional o de ideas.
  • En morfología humana, el hueco o hundimiento entre los dos glúteos o el trasero, o entre las dos tetas de una mujer.
  • Cualquier fisura o división.
  • En biología, particularmente en embriología, el clivaje se define como la serie de divisiones celulares mitóticas que experimenta el huevo o cigoto (célula que resulta de la fertilización o fecundación del óvulo, es decir, su unión con el espermatozoide), mientras se desplaza a través del oviducto hacia el interior del útero o matriz, donde se implantará para su ulterior desarrollo intrauterino. Lo característico de este proceso es que, a pesar de que cada vez se duplica el número de células 1,2,4,8,16...), las dimensiones y la masa del embrión no aumentan. Así que sucesivas divisiones producen una esfera llamada mórula, la cual conserva el tamaño original del cigote. Esto dura entre 4,5 y 5 días en la mujer, tiempo que transcurre entre la fecundación y la implantación en la pared de la matriz, ya como blastocisto, lo que marca el fin del clivaje, o sea, continuarán los procesos de división y diferenciación celular, pero ahora sí, con un incremento constante en el tamaño del embrión, que después se llamará feto, a partir de la octava semana de gestación, hasta el momento del parto o alumbramiento.

Este fenómeno se observa en invertebrados y vertebrados, naturalmente con muchas variantes o modalidades. El término está documentado en inglés desde 1816, mientras que el verbo cleave, ya se utilizaba antes del siglo XII, desde el medievo.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.