**

Etimología de ORÁCULO

-
-

ORÁCULO

Oráculo se refiere a un mensaje o respuesta divina a una consulta, por lo general prediciendo el futuro. Por extensión, también se refiere al lugar, estatua, santuario o símbolo donde se le hacen preguntas a los dioses. Oráculo viene del latín oraculum y este del verbo orare (hablar). La palabra se forma con el sufijo -culum / culus, que expresa, la mayoría de las veces diminutivos, y en otros casos medios o instrumentos. Así el vocablo conserva su doble acepción de "medio de habla o expresión" de un dios, y "respuesta oral breve".

El concepto del oráculo se originó en Delfos, un templo en Grecia dedicado a Apolo. Se dice que la gente pagaba a una sacerdotisa vitalicia para que le hiciera preguntas a los dioses. La sacerdotisa de Delfos se llamaba Pitia, de Pytho, nombre antiguo de Delfos (ver: pitonisa). De ahí también Pyton, una serpiente sagrada de la diosa Gea que se supone Apolo había matado en ese lugar, apropiándose de sus saberes proféticos. Pitia hacia un complicado ritual. Unos dicen que incluía vapores alucinógenos, los cuales le ayudaba a comunicarse con los dioses. Otras sacerdotisas oraculares actuaban en el mundo antiguo, especialmente romano, bajo la protección de Apolo sobre todo, y se las conocía como sibilas (Sibylla). Ver el vocablo sibilino.


Según el historiador y geógrafo Pausanias (s. II d.C.), en el templo de Apolo en Delfos se inscribieron algunos aforismos que se decían eran ´´Ordenes de Delfos´´ para consultar por los hombres por toda su vida.

«Ἐν δὲ τῷ προνάῳ τὰ ἐν Δελφοῖς γεγραμμένα ἐστὶν ὠφελήματα ἀνθρώποις εἰς βίον». Παυσανίας, Φωκικά

´´ En de to pronao ta en Delfis gegrammena estín ofelímata anthropis is bion´´

- Pausanías, La Fócide

La mayoría de ellos ha sido atribuido a los siete antiguos sabios griegos: Cleóbulo de Lindos, Solón de Aténas, Quilón de Esparta, Bías de Priene, Tales de Mileto, Pítaco de Mitilene, Periandro de Corinto.

Griego Transliteración Español
Γνῶθι σαυτόν Gnóthi sautón Conócete a ti mismo
Μηδέν ἄγαν Midén agan Nada en exceso
Βίας μὴ ἒχου Bias mi éxu No hagas nada con violencia
Ἐπὶ νεκρῷ μὴ γέλα Epí nekró mi géla No hables mal de los muertos
Πρεσβύτερον αἰδοῦ Presbíteron edú Respeta a los mayores
Νόμῳ πείθου Nomo píthou Obedece las leyes
Θυμοῦ κράτει Thimú kráti Contén la ira
Θεούς σέβου Theús sébu Respeta a Dioses
Γονεῖς σέβου Gonís sébu Respeta a tus padres
Φίλοις βοήθει Fílis boíthi Ayuda tus amigos
Ἒπου Θεῷ. Épu theó Sigue a Dios
Ἠττῶ ὑπὲρ δικαίου Itó ipér dikéu Entrégate para lo justo
Γνῶθι μαθὼν Gnóthi mathón Conoce después de aprender
Ἀκούσας νόει Akúsas nói) Entiende después de oír
Σαυτὸν ἲσχε Saftón isxe Conócete a ti mismo
Ἑστίαν τίμα. Estían tíma Honra tu hogar
Ἂρχε σεαυτοῦ Arxe seaftú Domínate a ti mismo
Ὂρκῷ μὴ χρῶ Orko mi xró No jures
Φιλίαν ἀγάπα Filían agápa Ama la amistad
Παιδείας ἀντέχου Pedías antéxu Fíjate en tu educación
Σοφίαν ζήτει Sofían zíti Busca la sabiduría
Ψέγε μηδένα Psége midéna No acuses a nadie
Ἐπαίνει Ἀρετὴν Epéni aretín Elogia la prudencia
Πρᾶττε δίκαια Práte díkea Obra justamente
Φίλοις εὐνόει Fílis efnói Favorece a tus amigos
Εὐγένειαν ἂσκει Evgénian aski Sé amable, cortés
Κακίας ἀπέχου Kakías apéxu Abstente de la maldad
Εὒφημος ἲσθι Efimos ísthi Ten buena fama
Ἂκουε πάντα Akue pánta Oye todas las cosas
Χρόνου φείδου Xrónu fídu No malgastes el tempo
Ὓβριν μίσει Ivrin mísi Odia el insulto
Ἱκέτας αἰδοῦ Ikétas edú Respeta a los implorantes
Υἱοὺς παίδευε Iús pédeve Educa a tus hijos
Ἒχων χαρίζου Exon xarízu Cuando tengas, regala
Δόλου φοβοῦ Dólu fovú Teme el fraude
Εὐλόγει πάντας Evlógi pántas Dí buenas palabras para todos
Φιλόσοφος γίνου Filósofos gínu Sé filósofo
Ὃσια κρίνε. Osia kríne Juzga lo santo
Γνοὺς πρᾶττε Gnús práte Actúa con conocimiento
Φόνου ἀπέχου Fónu apéxu No mates
Σοφοῖς χρῶ Sofís xró Relaciónate con sabios
Ἦθος δοκίμαζε Ithos dokímaze Aprueba la costumbre
Ὑφορῶ μηδένα Iforó midéna No seas suspicaz
Τέχνῃ χρῶ Téxni xró Practica el arte
Εὐεργεσίας τίμα Evergesías tíma Aprecia la beneficencia
Φθόνει μηδενὶ Fthóni midení No envidies a nadie
Διαβολὴν μίσει Diavolín mísi Odia la maldad
Δικαίως κτῶ Dikéos któ Adquiere justamente
Ἀγαθοὺς τίμα Agathús tíma Aprecia a los buenos
Αἰσχύνην σέβου Esxínin sévu Respeta la vergüenza
Εὐτυχίαν εὒχου Eftixían éfxu Desea felicidad
Ἒριν μίσει Erin mísi Odia la disputa
Ὂνειδος ἒχθαιρε Onidos exthere Enemístate con la burla
Γλῶσσαν ἲσχε Glosan ísxe Contén tu lengua
Ὓβριν ἀμύνου Ivrin amínu Protégete del insulto
Κρίνε δίκαια kríne díkea Juzga justamente
Λέγε εἰδὼς Lége idós Habla sabiendo
Ὁμίλει πράως Omíli práos Habla con apacibilidad
Φιλοφρόνει πᾶσιν Filofróni pásin Sé amistoso con todos
Γλώττης ἂρχε Glótis arxe Domina tu lengua
Σεαυτὸν εὖ ποίει Seaftón ef píi Benefíciate a ti mismo
Εὐπροσήγορος γίνου Efprosígoros gínu Sé afable
Ἀποκρίνου ἐν καιρῷ Apokrínu en keró Responde en el momento adecuado
Πόνει μετὰ δικαίου Póni metá dikéu Fatígate justamente
Πρᾶττε ἀμετανοήτως Práte ametanoitos Actúa con seguridad
Ἀμαρτάνων μετανόει Amartánon metanói Cuando falles, arrepiéntete
Ὀφθαλμοῦ κράτει Ofthalmú kráti Domina tus ojos
Βουλεύου χρήσιμα Bulévu xrísima Piensa en lo útil
Φιλίαν φύλαττε Filían fílate Guarda la amistad
Εὐγνώμων γίνου Efgnómon gínu Sé agradecido
Ὁμόνοιαν δίωκε Omónian díoke Persigue la concordía
Ἂρρητα μὴ λέγε Arita mi lege No digas lo indecible
Ἒχθρας διάλυε Exthras diálie Disuelve las enemistadas
Γήρας προσδέχου Gíras prosdéxu Acepta la vejez
Ἐπὶ ρώμῃ μὴ καυχῶ Epí rómi mi kafxó No hagas ostentación de tu fuerza
Εὐφημίαν ἂσκει Efimía áski Aspira buena fama
Ἀπέχθειαν φεῦγε Apexthian fevge Aléjate del odio
Πλούτει δικαίως Plúti dikéos Enriquécete justamente
Κακίαν μίσει Kakían mísi Odia la maldad
Οὓς τρέφεις ἀγάπα Us tréfis agápa Ama a los que alimentas
Ἀπόντι μὴ μάχου Apónti mi máxu No luches con el que está ausente
Νεώτερον δίδασκε Neóteron dídaske Enseña a los mas jóvenes
Πλούτῳ ἀπόστει Plúto apósti Revélate contra la riqueza
Σεαυτὸν αἰδοῦ Seaftón edú Respétate a ti mismo
Μὴ ἂρχε ὑβρίζων Mi arxe ivrízon No domines con arrogancia
Προγόνους στεφάνου Progónus stefánu Corona a tus antepasados
Ἀτυχοῦντι συνάχθου Atixúnti sináxthu Simpatiza con el desgraciad
Τύχη μὴ πίστευε Tíxi mi písteve No creas en la suerte
Τελεύτα ἂλυπος Teléfta alípos Muere sin pena
Θνῆσκε ὑπὲρ πατρίδος Thníske ipér patrídos Muere por tu patria

- Gracias: PAGOT


No es cierto que el concepto de oráculo se originara en Delfos, si bien la gran fama de Delfos como centro oracular trascendió a la antigua Grecia e influyó en todo el mundo mediterráneo, haciendo que muchos vinculen necesariamente el oráculo y la práctica oracular a Delfos. Como puede verse oráculo es una palabra netamente latina y no un préstamo griego. Y es que en Roma, aunque el contacto con el oráculo de Delfos remonta a la época monárquica y también la tradición de las Sibilas, de cierta raigambre griega, hay una tradición oracular propia mucho más antigua que es a la que se refiere sobre todo la palabra oraculum. En la tradición más antigua romana los oráculos se vinculan a Carmenta, una vieja divinidad femenina itálica, cuyo nombre se vincula a carmen (canto profético) y al verbo canere (cantar, vinculado también a profetizar). Si bien la literatura culta después vincula a Carmenta con una ninfa de las aguas, madre del mítico Evandro, uno de los fundadores del pueblo latino, y hace de ellos unos fugitivos griegos, eso no es más que producto del sincretismo tardío que busca vincular las tradiciones propias al prestigiado mundo griego. Carmenta es una divinidad local bien antigua vinculada a las aguas y a los bosques, porque la "voz del agua" y el "susurro del bosque" son para los latinos la fuente principal del "habla de la tierra", origen primordial de todos los oráculos. Es así como practicar un sacrificio o una ofrenda en los lindes del bosque (prácticas que se remontan en la tradición al rey Latino, el que acogió en sus tierras a Eneas y sus míticos troyanos fugitivos) y oír después el susurro del bosque, o bien lanzar al agua de los arroyos ciertas ofrendas, posteriormente sustituidas por tablillas con una consulta escrita, y esperar a ver cómo suena el agua para interpretarlo, son prácticas ancestrales itálicas, latinas y romanas bien testimoniadas por la literatura y por la arqueología. Es entonces cuando se obtenía un oraculum.

Parece que prácticas oraculares que dan respuestas para el futuro y funciones proféticas están ancestralmente vinculadas en el mundo mediterráneo a las diosas madres que representan a la tierra y su fertilidad. En el mundo minoico, de la cultura cretense previa a la invasión micénica, protogriega, se vinculan a cultos practicados en las cuevas a la diosa madre cretense, representada en parte por la serpiente, animal vinculado con el agua y con la tierra, con la que siempre está en contacto, y animal oracular por excelencia. También el oráculo se vincula a los árboles, en especial a determinados árboles de los bosques mediterráneos antiguos, como son la encina, el roble y el laurel. Es así como los cultos oraculares griegos en realidad representan la reminiscencia de algo mucho más antiguo, y al incorporarlos a la religión olímpica griega, asistimos a diversas leyendas por las que un dios debe apropiarse de las funciones de esa diosa madre, como Apolo, que debió matar a la serpiente Pitón, animal sagrado de Gea, para apropiarse en Delfos de su función oracular, y en desagravio dar su nombre a la Pythia y fundar los juegos Pýthicos. Y muy antiguo es también, pregriego, el viejo oráculo griego de Dodona, vinculado a un roble sagrado. Nótese que en todos estos casos, no sólo hay deidades femeninas en la base, sino que las protagonistas del lenguaje oracular, sibilino, son sacerdotisas y mujeres, como corresponde a un viejo culto de deidades femeninas. Y así en el imaginario griego el lenguaje enigmático, sensorial, metafórico, irracional, poético, simbólico, es netamente femenino. El enigma es la lengua de la mujer (la esfinge es femenina), pero su interpretación es del varón (a la esfinge la vence Edipo interpretándola). El logos, el lenguaje racional, el del foro, el de la polis, es monopolio del varón. Es por eso que en Delfos los consultantes nunca oían a la Pytia encerrada en su cubil del templo. Un equipo de sacerdotes varones codificaba versificadas sus palabras en un primer peldaño de la interpretación, que se ofrecían al consultante, que normalmente requería de una segunda interpretación.

La gran fama de Delfos se debe a su papel desde antiguo, de conciliador en el mundo griego de las abundantísimas rencillas entre las poleis, así como de su política exterior, poleis que iban siempre a consultar antes de emprender acciones bélicas, pactos, tratados y acciones políticas de importancia. Su enorme influencia en lo político hizo que de hecho se registraran frecuentes sobornos a sus sacerdotes por parte de las poleis más ricas, para lograr oráculos favorables a sus intereses.

Nótese que en el mundo grecolatino, por su base mediterránea previa, el lenguaje profético se vincula inicialmente a la mujer, cosa muy distinta de la tradición judaica en que los profetas solo son varones.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O

P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9608) añadidas al diccionario:
cerambícido   caterva   ampelografía   macramé   ulna   tragar   calicó   tipúlido   acreencia   jingoísmo  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
chovinismo   respeto   severo   apropincuar   quelícero   cucheta   brebaje   funámbulo   pedipalpo   dolicócero  
Último cambio: Martes, Agosto 19 16:44 MST 2014