Etimología de VIEJO

VIEJO

La palabra viejo viene del latín vulgar veclus y este del latín clásico vetulus. Vetulus está formado de vetus (viejo) y el sufijo diminutivo ulus que encontramos en palabras como ovulo (pequeño huevo), célula (celdilla), párvulo (pequeñito) y cálculo (piedrecilla, ver: cálculo).

Viejo es bien relativo. Para un niño de 5 años, una persona de 18 es vieja. Según el DRAE viejo es una persona que cumplió más de 70 años (me faltan muuuuchos años para ser "viejo", jejeje).

Para cualquier niño, sus padres son viejos. Por eso así los llamamos: "viejos". Un padre le podría decir a su esposa "vieja", igual que sus hijos la llamarían. Por eso en México, los hombres le dicen "viejas" a sus compañeras, sin importar la edad que tienen. De ahí el chiste: "Cambio mi camisa nueva por tu vieja".


El fonema cl intervocálico (de veclus) no se mantuvo en los idiomas romances. En lugar de eso, mutó a fonemas más modernos. En el caso del español, a una velar sorda, la j. Otras palabras que anteriormente poseían este fonema y lo cambiaron a jota son oclu (ojo), de oculus, artejo, de articlus, espejo, de speclum, etc.

- Gracias: niaroel


En efecto, esa es la guturalización sorda en romance castellano del grupo -clo /-cla, nacido de la síncopa del latino -culus, -cula (diminutivo, y por evolución de sentidos, también a veces instrumental ya en latín bajoimperial). De este modo, todos los vocablos patrimoniales, también llamados vulgarismos, presentarán esa j como resultado del grupo. Pero como desde el S. XI especialmente se inicia la reinserción directa de palabras latinas en todas las lenguas romances (y muchas no romances) para enriquecer el vocabulario del que en gran medida carecían estas formas de latín corrupto, aún protolenguas muchas veces, tenemos los cultismos genéticos. Éstos constituyen hasta el 70 % del acervo léxico de nuestras lenguas, pues hasta un adjetivo como "nocturno" es un cultismo. Es en todos los cultismos donde pervive ese grupo -culo/ -cula. A veces da lugar al conocido fenómeno de los dobletes, que proceden de la misma palabra. Por ejemplo:

  • "espejo", frente a "espéculo" (el espejillo de aumento que emplean algunos médicos),
  • "artejo" (semicultismo creado en el S. XII, con raíz latina pura y terminación romance), frente a artículo,
  • "oreja" frente a aurícula (cavidad superior del corazón que en su perfil recuerda a una oreja),
  • "clavija" frente a clavícula,
  • "ojo" frente a óculo (ventana o perforación parietal circular en una obra arquitectónica), etc.

Viejo se genera en efecto por contaminación popular del sufijo -ulus con el sufijo -culus, ambos diminutivos.

El adjetivo vetus, veteris (viejo) se ha asociado a una raíz indoeuropea *wet- (año). En principio, según Ernout y Meillet, Benveniste y Skutsch, siguiendo usos que se detectan en latín arcaico y por comparación con el hitita y otras lenguas, no se refería exactamente a viejo, sino que era un vocablo rural que calificaba a los productos de cosecha (cereales, vino, etc.) que eran de la añada anterior cuando llegaba la nueva, y por tanto tenían ya un año de duración. Como eso se oponía a lo nuevo de la nueva cosecha, lo que tenía ya un año acabó considerándose "viejo" y el adjetivo pasó a calificar todo lo viejo en general.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.