Etimología de COCODRILO

COCODRILO

La palabra cocodrilo viene del latín medieval cocodrillus, del latín clásico "crocodilus, término que a la vez se originó del sustantivo griego κροκόδιλος (krokodilos), de acuerdo a Chantraine (585), con algunas variaciones léxicas como: κερκόδιλος (kerkodilos) y κορκόδιλος (korkodilos); lo de κροκόδειλος ("krokodéilos") es una falta de iotacismo, según el mismo autor. Krokodéilos se formó de κρόκη kroké, guijarro, canto o piedra redondeada y lisa que suele abundar en las márgenes de ríos y lagos, y δρῖλος, 'drî'los', atestiguada como 'pene', también 'gusano' o 'cualquier criatura semejante a una serpiente', literalmente entonces, "gusano de las piedras", pero en realidad se aplicó al principio a los lagartos y otros reptiles pequeños como lagartijas, y posteriormente llegó a referirse a los cocodrilos. Este vocablo griego lo cita Heródoto (hacia 484-420 a.C.) para referirse al cocodrilo y otros reptiles, quizá ante la observación cotidiana de la elongada silueta y la placidez de este reptil, cuando se tumba al sol sobre los guijarros durante los períodos de reposo.

Según Ernout y Meillet 151-152, el vocablo griego pasó al latín bajo diversas formas, como crocodīlus, corcodillus, corcodrillus, crocodrillus y cocodrillus, de donde vendría el vocablo español cocodrilo.

De estos términos también derivó la palabra crŏcŏdīlĕa, que era como Plinio (s. I d.C.) llamaba al estiércol de ciertos lagartos.

Para evitar confusiones, es importante mencionar que existe también en griego una palabra semejante y con diferente significado de kroqué (guijarro), que es krokos = κροκος, al parecer de origen semítico que significa 'azafrán', y que pasó al latín como crocus (el azafrán), crŏco (proceso de teñir de color azafrán, según San Isidoro de Sevilla), Crŏcos (joven convertido en azafrán, citado por Ovidio), crŏcŏmāgma (polvillo que sueltan las flores de azafrán después de que se secan, según Plinio), crŏcota (una túnica delgada color azafrán de lujo que usaban las mujeres y los sacerdotes de Cibeles), etc.

El escritor romano Plinio el Viejo (23-79 d.C.), en su Historia Natural, Libro VIII, apartado "Del Crocodilo, Scinco (cierto tipo de lagartija de África y Asia), e Hipopotamo dice: "Tiene el Nilo al Crocodilo, animal de cuatro pies, igualmente dañoso en la tierra y en el agua...".

Los registros más antiguos de la palabra cocodrilo en español parecen remontarse al año 1251, mientras que en francés (crocodile) se documenta hasta el siglo XIV.

En la Primera Parte de la obra en español sobre la Descripción General de África, escrita por Luis Mármol Carvajal y editada en 1573, en Granada, España, se afirma: "El Cocodrilo es un animal atrevido..."

Los cocodrilos son vertebrados de la clase Reptilia (Laurenti 1768), que pertenecen al orden Crocodilia (Owen 1842) y a la familia Crocodylidae (Cuvier 1807), con unas 15 especies vivientes, principalmente en regiones tropicales de América, África, Asia y Oceanía. Son en su mayoría de agua dulce, pero también abundan en las playas y estuarios desde India hasta el norte de Australia, aunque pueden encontrarse algo alejados de la costa, mar adentro. Son ovíparos, peculiarmente depredadores de insectos, otros invertebrados, así como peces, anfibios, aves y mamíferos que comparten su hábitat y pueden atacar a los humanos con frecuencia. Miden entre 4 y 7 m de longitud, aunque se han visto ejemplares hasta de 10 m y de una tonelada de peso, especialmente en las poblaciones de agua salada.

Sin embargo, las especies actuales son el remanente de la gran cantidad que había en la era de los reptiles o Mesozoica, hace unos 250 000 000 de años, junto a los grandes dinosaurios, con los que probablemente rivalizaban en ferocidad, pero que se extinguieron por completo. El fósil de cocodrilo más grande que se ha descubierto, en el Valle del río Bravo, estado de Texas, cerca de México, pertenece al cráneo de un espécimen del género Deinosuchus, también llamado Phobosuchus. Dicho cráneo mide más de 2 m; así que se puede deducir que el ejemplar completo debió de haber alcanzado unos 15 m de longitud, ¡el doble de los que ahora existen!

Fuentes:

  • Dowswell Paul. et al. 2002. The Ultimate Book of Dinosaurus. United King.
  • Historia Natural de Cayo Plinio Segundo. Traducida por Geronimo de Huerta. Madrid. 1624.
  • Pope H. Clifford. 2002. Crocodile. Encyclopedia Americana. Vol 8. USA.
  • Webster's Third New International Dictionary. 1986. USA.

Con la colaboración especial de Joaqu1n. 8 de diciembre de 2016.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.