Etimología de CENTÓN

CENTÓN

La palabra centón designa, bien a una manta grosera hecha de retales, o bien a una obra literaria compuesta de retazos o fragmentos de otras (en este segundo caso, incluso puede tener valor despectivo alguna vez).

Esta palabra viene de un muy viejo término del latín cento, centōnis, atestiguado desde Plauto y Catón (s.III-II a.C.) que designa a un trapo o trozo de tela basta, y sobre todo a una tela hecha de piezas unidas. Es por eso que designó también a una vestimenta o recubrimiento hecha de piezas gruesas y cosidas que en la antigua Roma vestían en las ciudades los bomberos, o vigilantes de incendios, vestimenta que empapada abundantemente de agua y vinagre, les servía para protegerse del fuego en la extinción de incendios, por eso a un bombero se le llamaba también centonarius (voz que en principio designa a un trapero o comerciante en telas bastas de desecho). Por eso también Julio César habla de centōnes, que junto a cueros y otras protecciones recubrían los manteletes, o pasadizos que protegían de proyectiles incendiarios a los soldados que debían acercarse a la base de murallas y puertas para abrir una brecha en los asedios. Pero ya en el propio latín se empleó el vocablo para designar a ciertas obras literarias en verso que eran una mezcolanza o popurrí de versos tomados de otros autores (así lo emplea por ejemplo Ausonio en sus Idilios en el s. IV d.C.).

La palabra cento, centōnis sólo tiene un paralelo en sánscrito kanthā (vestimenta hecha de piezas), y se ha propuesto una raíz común *k(e)ntƏ-, en ambos casos dotada de un alargamiento nasal -n (ver al respecto De Vaan).

Hay que advertir que no tiene nada que ver con la palabra griega κέντρων ("kentrōn") que en griego tardío asume el valor de tela hecha de retazos y de composición versificada hecha de retazos de otros autores. El vocablo κέντρων en griego clásico designaba a un truhán o miserable que era digno de ser picado a latigazos, y se derivaba del verbo κεντέω ("kenteō", pinchar, aguijonear), que da lugar también a la palabra κέντρον ("kentron", aguijón, punzón). La palabra κέντρων se utilizó también para bordados y teselados. Pero lo que sucede es que en griego tardío se empleó para calcar al griego la palabra latina cento, centōnis, con la que por origen no tiene nada que ver, de manera que sus sentidos de tela hecha a retazos, etc., son un préstamo del latín.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.