Etimología de CONTRAPOSTO

CONTRAPOSTO

El vocablo contraposto es un término técnico del arte, empleado especialmente en escultura, que viene del italiano contrapposto, participio del verbo contrapporre (oponer, equilibrar). Contrapposto viene del latín contraposĭtus, participio de contraponĕre (oponer), formado del prefijo y preposición contra- (enfrente, en contra) y el verbo ponĕre (poner, situar). El verbo ponĕre viene del latín arcaico posnĕre, forma sincopada de una formación po-sinĕre, compuesta de un arcaico e infrecuente prefijo po- que puede ser una aféresis de la raíz preposicional indoeuropea *apo- (lejos, fuera de) y el verbo sinĕre (situar, colocar, dejar en su sitio), de donde sito, situar, desinencia, etc. Este verbo es de etimología incierta dentro del latín y sus paralelos no son exactos con otras formas indoeuropeas, pese a que se han emitido un par de hipótesis radicales, ambas muy inciertas y endebles. Una de ellas es la que recoge Pokorny como una remota posibilidad, sugiriendo una eventual asociación de este verbo a una raíz indoeuropea *sē(i)- (dejar caer o sembrar), pero esto dista mucho de ser admitido por los especialistas y el propio Pokorny es bien consciente de ello.

El contraposto se refiere a una particular postura de la figura humana en que las partes se sitúan en una especie de oposición armónica que, al tiempo que ayuda a una repartición equilibrada de los volúmenes en la piedra, crea el efecto de un cierto movimiento dentro del estatismo, como si la figura estuviera dando un paso, lo cual rompe la rigidez y la posible frontalidad excesiva de la figura. La postura misma equilibra las tensiones del movimiento. En general el contraposto consiste en representar la figura humana apoyada sobre todo en una pierna recta y en tensión, algo adelantada respecto a la otra, mientras la otra se flexiona suavemente aún en posición de reposo, lo que proporciona una sensación de estar dando un paso y de cierto balanceo de la cadera, mientras los brazos se oponen también en cierto efecto de movimiento, uno tendente a recto y el otro tendente a la flexión.

El contraposto fue una invención de los escultores griegos de la antigüedad. En principio, en épocas arcaicas, los griegos esculpían imágenes muy rígidas de gran influencia egipcia y minorasiática, muy frontales y estáticas. Se atribuye al escultor Policleto la invención del contraposto, que practicó en su famoso Doríforo (guerrero portador de la lanza) y su Diadumeno (atleta que se ciñe en la cabeza la cinta de la victoria). Pero sin duda la forma de contraposto que fue la más imitada después, primero por los artistas romanos y luego por todos los artistas del arte occidental del Renacimiento casi hasta la actualidad, es la que practicó el escultor griego Praxíteles tanto en sus figuras masculinas como femeninas, que al apoyar todo el peso en una de las piernas, exagera la sensación de balanceo de la cadera que sobresale en curva por uno de los lados de la figura, lo que se denomina "curva praxiteliana".

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.