Etimología de COLOIDE

COLOIDE

La palabra coloide viene del latín colla, que a su vez procede del griego kolla, 'pegamento, cola (como sustancia para adherir o pegar una cosa con otra, no la cola de un animal)', más el sufijo adjetival, -oide, tambien procedente del griego -o-eidēs de -o-, terminación del elemento precedente, más -eidēs, 'semejante o en forma de', como en cristaloide, antropoide, romboide, trapezoide, aneroide y geoide. Así que literalmente puede traducirse como "parecido o semejante al pegamento llamado cola".

La voz griega kolla forma parte de muchas palabras como: colémbolo, colágeno, colagenólisis y colagenocito. Protocolo, en su acepción actual, también proviene del griego prōtokollon, de protos, 'primero, primitivo', como en protoplasma y protohistoria y kolla, porque originalmente se refería a la hoja o envoltura que iba pegada a un rollo de papiro escrito, donde se anotaba la fecha de manufactura y otros datos.. El sufijo -eidēs, -eidos, parece tener nexos con la vieja raíz indoeuropea *weid-, 'ver', de donde procede el vocablo latino videre, de la que derivan ver y video, entre otras.

Kolla, según los indoeuropeístas, probablemente se asocia a la raíz indoeuropea *kolei-, *koli-, 'pegamento o pegajoso'.

Coloide se refiere a una mezcla homogénea de sustancias en la que al menos una está finamente dispersa en la otra. El tamaño de las partículas coloidales oscila en un amplio rango, y los criterios para considerar los límites son algo arbitrarios, pero en general, se considera entre 0,0000001 y 0,0001 de centímetro, o expresado de otro modo quizás más entendible, entre un milésimo (de micra) y una micra o micrón. Recordemos que un metro es igual a un millón de micras. En la naturaleza abundan las sustancias coloidales, por ejemplo: el humo está formado por partículas sólidas dispersas en el aire; las nubes y la niebla, partículas líquidas (o de hielo, en nubes altas) dispersas también en el aire; el humus y la arcilla coloidal en el suelo; el protoplasma celular; la caseína de la leche; los detergentes en el agua; el material en el que la tiroides contiene sus hormonas, y por supuesto, la cola para pegar. Lo interesante del estado coloidal es que cualquier cuerpo al dividirse en minúsculas partículas, aumenta enormemente la superficie de contacto, lo que posibilita muchas reacciones químicas y fenómenos físicos; así por ejemplo, se calcula que un gramo de sustancia en este estado, posee una superficie activa de unos 300 metros cuadrados ¡Eso facilita muchos procesos en la naturaleza!

El primer antecedente sobre el estudio de los coloides lo encontramos hacia el inicio del s. XIX, cuando el científico británico Michael Faraday (1791-1867) y otros reconocieron y estudiaron compuestos coloidales, aunque no los llamaron de esa manera. En 1827, el botánico escocés Robert Brown (1773-1858) descubrió con la ayuda de un microscopio, que diminutas partículas suspendidas en un líquido están en constante y aleatorio movimiento (movimiento browniano), resultado del irregular golpeteo de las moléculas vecinas sobre las partículas coloidales. Pero al que se le considera como el padre de la química coloidal es al científico británico Thomas Graham (1805-1869), quien además acuñó el término colloid, 'semejante a la cola' (coloide en español) por el año 1861, para referirse a materiales como soluciones de algunas gomas vegetales; distinguiendo además las soluciones del tipo cristaloide (como la sal en agua) y las del tipo coloide o coloidales. Francesco Selmi (1817-1881), químico italiano, publicó el primer estudio sistemático de coloides inorgánicos en la Enciclopedia di chimica scientifica e industriale (Enciclopedia de química científica e industrial), en 11 volúmenes, que apareció entre 1868 y 1881; primera enciclopedia de química publicada en Italia.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.