**

Etimología de CORAZÓN

-
-

CORAZÓN

La palabra corazón proviene del latín cor, cordis a través de una forma proto-romance "coratione". La palabra latina cor es de origen indoeuropeo, las formas correspondientes encontramos en casi toda la área indoeuropea, p.e. kardía (καρδια) griego, heart inglés, serdce (сердце) ruso, širdis lituano, hrd sanscrito etc. (ver también: crédito, recordar, cordero, y coraje). Una raíz común indoeuropea podemos reconstruir en la forma *kerd-.

- Gracias: Francisco Csajka


La palabra "coratione" lleva el sufijo latino -tio que indica "acción y efecto", y normalmente encontramos como -ción en palabras castellanas (administración, capitulación, exposición, intervención, etc). Por vía patrimonial, lo encontramos como -zón, por ejemplo:

  • Sazón - de satio y este de serere (sembrar), ver: sazón.
  • Quemazón - de crematio y este de cremare, ver: cremar y quemar.
  • Razón - de ratio y este de reor (pensar), ver: razón.
  • Torzón - de tortio y este de torquere (torcer), ver torzón.

No está nada claro que la palabra corazón, así como su equivalente portugués coraçao, provengan exactamente de una supuesta forma latina *coratio, corationis, y por eso el DRAE no hace mal diciendo simplemente que procede de un derivado de cor, cordis, pues es cuestión muy discutida. Es cierto que a partir de su acusativo *corationem, fonéticamente la palabra nos habría dado por evolución fonética corazón, pero lo que es un imposible morfológico en latín es la formación directa de un nombre con sufijo de acción -tio(n) a partir de otro nombre, ya que ese sufijo sólo es posible aplicarlo en latín a raíces verbales, y por consiguiente es seguro que no existe tal sufijo en el origen de la palabra corazón.

Seguramente consciente de tal dificultad morfológica, Corominas por ejemplo postula una formación *coraceus, que sí es factible con un sufijo -aceus empleado para formar adjetivos derivados de nombre, sobre el que luego se aplicaría un sufijo -on con valor aumentativo, dada la tendencia posible a considerar el corazón como sede de generosidad, valor y coraje, y a "aumentar" esas virtudes en el pensamiento popular, y está explicación justificaría igualmente la palabra corazón desde el punto de vista fonético. Sin embargo, ateniéndonos más a lo que sí está atestiguado, resulta que hay una forma testimoniada en glosas para corazón que es coratum, seguramente formada según Ernout y Meillet por analogía a otros nombres populares de vísceras, como ficatum. Sobre esa forma sí es bien factible la aparición de una variante *coratium, que ya justificaría la posterior asibilación del grupo -ti- en z. Sobre esa forma, que per se nos hubiera dado "corazo", es posible tanto justificar la aplicación posterior de un sufijo aumentativo -on, como la posible generación en bajo latín de una forma nasalizada *coratio, corationis, dada una cierta frecuencia con que el latín forma dobletes en -on, -onis, a partir de formas en -um/-us. Pero en ningún caso esta posible forma *coratio, corationis (sólo una de las posibles) se habría formado con el sufijo de acción y efecto -tio(n)/-atio(n), eso sí que es imposible morfológicamente.

Las demás lenguas romances han obtenido en general su palabra corazón directamente del latín cor, cordis, como el catalán cor, el francés coeur o el italiano cuore.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C

D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9479) añadidas al diccionario:
runa   laminero   capitel   Palestina   capullo   cincel   aurresku   postrimería   hirsutismo   perpetrar  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
tapa   brillar   solución   dogma   nuera   acosar   candidato   diálisis   confluencia   teocrático  
Último cambio: Jueves, Julio 24 11:45 MST 2014