Etimología de CNIDARIO

CNIDARIO

La palabra cnidario (en referencia a primitivos animales marinos como los pólipos y medusas) viene del griego κνίδη (knide = ortiga) y el latín -arium (indica pertenencia, como en acuario y gregario). El término cnidario le fue dado a estos animales, por tener tentáculos urticantes.


Los cnidarios son animales invertebrados, acuáticos, casi todos marinos, que pertenecen al phylum Cnidaria, de los que se conocen poco más de 9000 especies vivientes, entre las que podemos citar las hidras, corales, anémonas, medusas, actinias, madréporas, etc. Se trata de animales con una estructura muy 'sencilla', que reciben este nombre por poseer la capacidad potencial de causar daño al hombre, ya que contienen unas células llamadas (cnidocitos, que funcionan como estructuras de defensa y para capturar presas, pues todos los cnidarios son depredadores) dentro de las que se desarrollan unos organelos llamadas nematocistos o cnidoblastos, cuando son inmaduros (llenas de un líquido tóxico, irritante o urticante). Los nematocistos se disparan ante ciertos estímulos que excitan a una estructura ciliar llamada cnidocilo (excepto en los antozoarios). La toxina de algunas especies ocasiona picaduras intensamente dolorosas, siendo a veces potencialmente mortales. En términos generales, los cnidarios presentan ciertas características:

  • Simetría radial, con tentáculos, donde principalmente se localizan los cnidocitos.
  • Sin cabeza definida.
  • Un sistema nervioso formado de una red difusa de fibras y células nerviosas.
  • Una sola abertura central que funciona a la vez como boca y ano.
  • Presentan dos formas básicas, el pólipo y la medusa, las cuales con frecuencia se alternan en el ciclo vital de un mismo animal.
  • Una sola cavidad gastrovascular, que sirve para la digestión y la circulación.

También a veces se los conoce como celenterados (phylum Coelenterata, del griego koilos, 'hueco' y enterón 'intestino', más el sufijo latino -ata, 'caracterizado por', como en Quelicerata.

Cnidario, proviene de la voz griega knidē ('ortiga, ortiga marina', debido a la propiedad irritante o urente de lo que es lanzado desde los cnidocitos, como ya se explicó antes.), más el sufijo latino formador de sustantivos y adjetivos -ārium, masculino o āriam, femenino, que indica pertenencia o cualidad, con el significado de 'como' o relacionado con'. Aunque también puede significar 'colectividad' (insectario, herbario, epistolario, apiario, formulario) o 'lugar donde' (balneario, escenario). Literalmente entonces, cnidario puede traducirse como "algo (en este caso un animal) que se relaciona con poseer cualidad urticante o urente, como la ortiga (knidē)".

De knidē, además de cnidario, se han creado una serie de vocablos relacionados: cnidoblasto, cnidocito, cnidocisto, cnida.

Cnidus (del griego Knídos, en latín Cnidus) es también una antigua ciudad del suroeste de Asia Menor, en el litoral de Caria (ahora parte de Turquía), ubicada en el extremo de una península, antes llamada Quersoneso Cnídico, a menudo se cree que fue de origen fenicio, pero parece que es más probable o creíble que haya sido fundada por Esparta o Argos. Donde se libró la famosa Batalla de Cnido, en agosto de 394 a.C., entre la flota espartana, liderada por Pisandro (quien murió en la contienda), y la persa, bajo el mando del ateniense Conón, en la que resultaron vencedores los de Atenas.

Asimismo, Cnidia es un epíteto de Afrodita, referido a la ciudad de Cnidus, donde el escultor griego Praxíteles (s. IV a.C.) hiciera una estatua a esta diosa hacia el año 360 a.C.

En cuanto al sufijo -ārium, podemos encontrarlo en otras palabras, por ejemplo, radiolario, esporozoario, espongiario, placentario, parasitario, veterinario, metazoario, mamario, etc.

El término Cnidaria (cnidario) fue acuñado en francés (Cnidaries) en 1857 por los zoólogos galos Jules Haime (1824-1856) y Henri Milne-Edwars (1800-1885); este último personaje realmente nació en Bélgica, y, como dato curioso, se cuenta que fue el hijo número 27 de 28 o 29 que procreó su padre de nacionalidad inglesa William I. Edwards.

La palabra apareció en Hist. nat. des coralliares I. 95. 1857. (Historia natural de los corales).

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.