**

Etimología de CRÉDITO

-
-

CRÉDITO

La palabra crédito viene del verbo latino credere (creer). Lo interesante de esta palabra es sin embargo su origen indogermánico. Existe una raíz indoeuropea *kerd- que es la que ha originado la palabra que designa al corazón (en latín cordis de donde procede "cordial" p ej). Esa raíz ha originado la denominación del corazón en alemán (Hertz) y en lenguas nórdicas (sueco: hjärta). Es curioso que el latín recurra a la raíz que designa el corazón para referirse a la creencia, aunque sabemos que al corazón se le atribuyen sentimientos y otros valores. Los suecos dicen "Qué llevas en el corazón?", cuando quieren decir "En qué estás pensando".

- Gracias: fronimos


La raíz latina cord nos ha dado otras palabras relacionadas con el pensamiento, ver: recordar y credo. La indoeuropea *kerd, dio καρδίᾱ (kardia = corazón) en griego y de ahí las palabras cardiología, dextrocardia y electrocardiograma.


Leyendas urbanas y comentarios sobre ellas

Crédito viene efectivamente del latín 'Credere', pero la etimología más razonable para esta voz latina es la propuesta por el prof. Emilio Valiño del Río, catedrático emérito de Derecho Romano de la Universidad de Valencia, el cual dice que proviene de la expresión 'Certum Dare', usada en el ámbito del Derecho Romano para significar "dar lo cierto", esto, "dar lo que se debe" a fin de establecer una responsabilidad crediticia (esto es, la obligación que nace del 'Certum Dare'). Esto elimina la romántica idea de que 'Credere' significaría "creer" y tiene una carga semántica de "confianza".

De hecho, la acción crediticia fue creada en el Derecho Romano para proteger los intereses de los banqueros (los llamados 'Argentarii').

- Gracias: Solana


El problema es que una persona que no es un filólogo formado y experimentado, por muy eminente que sea en su campo, no debe arriesgarse a dar hipótesis personales y debe atenerse a las de los especialistas en este terreno. Esta persona actúa basada en la acepción jurídica que para él tiene el vocablo creditum, sin tener en cuenta que la formación del tecnicismo jurídico latino se gesta sobre otros campos previos mucho más antiguos. Creditum se deriva de credere, y no es ninguna idea romántica que su significado previo fue confiar en y poner confianza en. Es sólo a partir de Plauto (S. III) a.C. que cobra el significado de prestar dinero a alguien y de esa semántica pasa después al lenguaje jurídico. Si el profesor Valiño fuera latinista, sabría que es imposible que credere proceda de certum dare, sencillamente porque el verbo credere es una formación indoeuropea antiquísima perfectamente detectada, con sus equivalentes en sánscrito y védico como craddadhati, y que se sabe que credere muestra una d en origen geminada, que estaba también en la primera raíz, y sabemos que además en origen es un término religioso. Sabría además que certus es un adjetivo de formación latina y no de ámbito indoeuropeo, y por tanto mucho más reciente, basada en la raíz de cernere, verbo agrícola en origen que significa cribar, y que luego pasa al ámbito abstracto e incluso jurídico, como discernir, separar (de donde crimen y discrimen), de modo que certus es aquello en que se ha separado "el grano de la paja", está bien depurado y por tanto es seguro, fiable y determinado.

Otra cosa es la atribución del primer elemento de credere a la raíz de cor, cordis, cosa basada primero en una etimología popular de los latinos y algo incierta, pero que muchos indoeuropeístas dan como única posiblidad viable, dado además lo viejo de la metáfora del corazón como sede de sentimientos, de la generosidad y la confianza. Aún así algunos especialistas tienen sus dudas acerca de esta raíz, pero creánme que es imposible que proceda de certum dare. Aun así no me extraña, los juristas son muy dados a inventar etimologías metiéndose en un terreno que no les es propio. Hace escasamente unos días leí en una obra de un catedrático de derecho romano la barbaridad siguiente: la palabra latina ius, vendría del primer elemento del nombre Júpiter. Así justificaba el hecho de que el primer derecho en Roma era monopolio de los sacerdotes pontífices. Miren no, la raíz de ius, iuris y la primera raíz del nombre Iuppiter son dos raíces indoeuropeas completamente distintas y muy bien estudiadas ambas. Cada uno debe trabajar en su terreno y no meterse en camisa de once varas, o corre el riesgo de decir barbaridades por puro desconocimiento.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C

D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9843) añadidas al diccionario:
burundanga   estragar   estertor   mofar   abacero   tétanos   bochinche   adverso   luciérnaga   respectivo  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
venoclisis   kilómetro   megaterio   quinta   mitra   trinidad   oxímoron   endorfina   galera   craso  
Último cambio: Jueves, Octubre 23 06:03 MST 2014