Etimología de COOPERAR

COOPERAR

Resulta que las palabras "colaborar" y "cooperar", aunque en la práctica cotidiana las usemos como iguales, no son lo mismo. En lo "cooperativo" se pone en juego la solidaridad, la ayuda mutua teniendo como respaldo relaciones de confianza, afectivas; en cambio, lo "colaborativo" no está obligado a ello al asumir este término una simple conjunción de aportaciones de un equipo de trabajo (muchas veces un "frío" ensamble).

Esta explicación tiene su respaldo o fundamento: la palabra "colaborar" viene del latín "collaborare", cuyos componentes léxicos son el prefijo latino "con"= unión, y "laborare"= trabajar, es decir, "collaborare"= trabajar conjuntamente con. De acuerdo a la Real Academia Española de la Lengua, "colaborar" es, pues, "trabajar con otra u otras personas en la realización de una obra". Hasta aquí todo "normal". Por otro lado, "cooperar" va más allá: si bien, se origina del latín "cooperari" que significa "trabajar juntos, con otros", también del mismo prefijo "con", sin embargo (y aquí está el meollo del asunto), "co-operari" se forma con la expresión "opera, operae"= "trabajo", pero también "ayuda", "apoyo". "Obrar juntamente con otro u otros para un mismo fin", apunta la Real Academia Española en su definición de "cooperar".

Es decir, en la amplitud del concepto "cooperar" se comparte un mismo objetivo en los que participan en esta acción, lo cual representa un detalle trascendental del que ni encontramos pista en la etimología de "colaborar", y por ende, ni en su definición de la Real Academia (simplemente la señala como "trabajar con… en la realización de…", y punto). Así pues, a partir de su etimología, podemos concluir que "cooperar" implica "mostrar interés mutuo", "ayudarse o darse apoyo mutuo", en cambio, insisto, según su etimología "colaborar" no está obligado a ello: semánticamente no lo implica. Lo podemos ver en un periódico como empresa: los articulistas simplemente "colaboran"; en cambio, los integrantes de una mesa de redacción de ese periódico deben "cooperar" al tomar decisiones razonablemente juntos en intereses compartidos.

(Tomado de "Cuaderno de trabajo para Etimologías II", de la autoría de un servidor, para alumnos de educación media superior. Lic. Marco Antonio Rodríguez Tarín. Chihuahua, Chih. México.)

- Gracias: Rotaman


Me parece que esta reflexión falla en todos sus fundamentos. El verbo cooperar viene del latín cooperāri, verbo tardío formado por co- (acción conjunta, idea de encuentro, conjuntamente, asociación) y el verbo operāri, que significa ocuparse de una obra o un trabajo concreto, practicar, ejercer y también producir y efectuar un trabajo, actuar en suma produciendo. Es un verbo derivado del vocablo opus, opĕris, que también nos da su derivado opĕra y operarius. Opus designa a una obra concreta, a un cometido, a un tipo de trabajo, pero sobre todo al resultado del trabajo mismo: a la obra producida. Por eso operativo es todo aquello presto para actuar en una acción concreta y que de hecho logra su producto y su cometido, operante es lo que de verdad actúa y trabaja en una situación y cooperante el que logra con otros el llevar a cabo la acción directa de una determinada obra, su efecto y su fin. Opus comparte raíz con el vocablo latino ops, opis (riqueza, recurso, producción, producción de la naturaleza, y contiene la raíz indoeuropea *op- (producir en abundancia), también presente en latín en vocablos como opulentus (rico), optĭmus (en origen el más productivo, luego el mejor) y omnis (todo, cada uno, pero en origen abundante).

Opus jamás significó apoyo ni ayuda, sino obra producida, que es distinto. Por eso si comparamos como lo hace el anterior interviniente, cooperar con colaborar, en ambos verbos está por igual la idea de trabajo conjunto y apoyo mutuo, porque esta idea viene dada por el prefijo co-/con-. Lo único que sucede es que todos sentimos que cooperación y cooperar son vocablos más intensos y más efectivos, porque definen la acción de quienes realmente actúan juntos en función de una obra común y la hacen efectiva, logran de hecho un producto y un determinado fin, operan, actúan y ejecutan. En cambio colaborar es más abstracto, es simplemente dedicar esfuerzos y trabajo en común, y además con la misma ayuda mutua, sólo que el verbo parte de laborare, derivado de labor, laboris, que es simplemente el esfuerzo humano, pero no el resultado de ese esfuerzo. Cuando colaboramos simplemente se está diciendo que compartimos esfuerzo y trabajo, con toda la ayuda mutua que se quiera, pero no se especifica si realmente logramos un producto concreto, la óptica del verbo se centra sólo en el esfuerzo compartido. Cuando cooperamos la óptica se centra en el objetivo a lograr, en la productividad concreta, en la finalidad de la obra concreta obtenida o a obtener. Esa es la única diferencia léxica.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.