Etimología de CÁNCAMO

CÁNCAMO

La palabra cáncamo en su acepción más común designa a una armella o anillo de hierro con un tornillo, que ha sido siempre muy empleado por ejemplo como pequeño soporte para colgar cuadros, y usos similares, introduciendo el anillo del cáncamo en una escarpia o alcayata clavada en la pared.

Existe un vocablo cáncamo procedente del latín cancămum, y este préstamo del griego κάγκαμον, que a su vez lo recibe en préstamo quizá de una lengua semítica u oriental (en árabe existe kamkām), que significa goma arábiga o cierto tipo de resina empleada por ejemplo mezclada con la resina de incienso en la elaboración comercial de este, tal y como cita Plinio (12, 98). Pero este cáncamo, que también recoge el DRAE, no tiene nada que ver.

La palabra cáncamo referida a la argolla con un tornillo parece que nos llega del vocabulario marinero en que designa a ciertas armellas de hierro que forman parte de los aparejos naúticos. La palabra es resultado quizá de un cruce. Viene del griego γάγγαμον ("gángamon"), viejo vocablo técnico griego de origen desconocido, quizá también un viejo préstamo, que designaba a una pequeña red redonda sujeta a veces a un anillo o bastidor y que se empleaba para pescar ostras. La palabra pudo cruzarse además, según Corominas, con un vocablo del griego tardío κάγχαλον ("kánchalon") que Hesiquio en el s. III d.C. atribuye a los griegos de Sicilia con el valor de argolla de las puertas (¿quizás llamador?, ¿argolla que repica en las puertas para llamar?), y que extrañamente sólo parece poder relacionarse con un verbo onomatopéyico griego que es καγχαλάω ("kanchaláo", estallar en carcajadas, tener repetidos ataques de risa). Corominas supone sin demasiadas pruebas que καγχαλάω, del valor de estallar en risas pasaría a significar abrir la boca, y de ahí a abrir la puerta, lo cual es un poco peregrino.

En cualquier caso el vocablo haría fortuna en ambientes marineros en que los griegos siempre estuvieron presentes y tuvieron gran influjo, y probablemente pasó al dialecto veneciano, en el que hay rastros de la voz, y desde los dialectos italianos llegó a nosotros.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.