Etimología de COMPARATIVO

COMPARATIVO

La palabra comparativo viene del latín comparativus-a-um (que compara, que sirve para comparar), empleado por gramáticos latinos como Quintiliano, Prisciano y Charisio para referirse a un grado de expresión de los adjetivos que sirve para comparar, y por retóricos y oradores como Cicerón para referirse a un género de causa judicial que compara el hecho a juzgar con la intención. Se trata de un adjetivo con sufijo -ivus (relación activa o pasiva), derivado de la acción de la comparatio, comparationis (acción de emparejar, equiparar, comparar), nombre de acción con sufijo -tio(n) de uno de los verbos comparāre que tiene el latín. Pero cuidado: hay en latín un verbo comparāre (procurar, disponer conjuntamente) resultado de la composición de con- (conjuntamente ) y parāre (preparar, equipar), asociado con una raíz indoeuropea *perƏ-: este no tiene nada que ver con nuestro verbo comparar ni con nuestras palabras comparación y comparativo, sino en todo caso influye en nuestro verbo comprar, que parece ser una confluencia de los dos verbos latinos comparāre . El comparativus y comparatio que estamos tratando deriva de un verbo comparāre (acoplar, emparejar, establecer un vínculo entre dos, comparar), que se deriva de compar, compăris (igual, parejo), adjetivo prefijado con con- sobre par, paris (igual, semejante), de donde par e impar, y que se asocia a una raíz indoeuropea *per(Ə)-2 (asignar, otorgar).

Nuestros adjetivos tienen tres grados: el positivo (que sirve para expresar la cualidad sin mayores elementos intensificadores), el superlativo (que expresa el más alto grado de una cualidad, bien en abstracto o bien con relación a un grupo de referencia) y el comparativo, que permite expresar, en una puesta en relación de dos elementos, cuál de ellos posee la cualidad en mayor, menor o igual grado. Nuestra estructura de grados del adjetivo es heredera directa de la del latín, pues estructuralmente tenemos una lengua latina. El comparativo es un grado del adjetivo que ya teorizaron bien los gramáticos latinos. En realidad es una estructura nocional indoeuropea que tienen las demás lenguas indoeuropeas. Lo que pasa es que los diferentes grupos de lenguas pueden elegir formantes o morfemas diferentes para generarlo. Y nosotros, claro, como lengua latina que continuamos siendo, tenemos los formantes que ya eligió el latín.

El primitivo comparativo era de superioridad. Sirve para expresar quien posee una cualidad en mayor grado de entre dos elementos comparados. Para ello la lengua latina eligió un sufijo -ior intensificador de adjetivos en origen. En efecto, si altus era alto, altior podía entenderse como bastante alto, o demasiado alto, o algo más alto. Pero incluido en un contexto que incluyera un segundo término a comparar, pasó a significar "más alto que". Así tenemos construcciones como Antonius altior quam Caecilius erat o Antonius altior Caecilio erat (Antonio era más alto que Cecilio). Después la lengua se las arregló para expresar comparaciones de inferioridad o de igualdad empleando giros con adverbios en torno al adjetivo (Antonius minus altus quam Caecilius erat/ Antonius tam altus quam Caecilius erat).

El sufijo comparativo latino -ior es en origen el mismo sufijo indoeuropeo -er que emplean las lenguas germánicas para el comparativo (por ejemplo better en inglés o besser en alemán= mejor). El latín empleaba este sufijo -ior con todos los adjetivos, a excepción de algunos que por la estructura de su raíz hubieran generado hiatos malsonantes (por ejemplo adjetivos como pius, piadoso, o strenuus, valiente, hubieron generado raras formas "piior" o "strenuior", inexistentes): en esos casos anteponía al adjetivo el adverbio magis =más, y decía magis pius o magis strenuus. Pues bien, los hablantes de latín vulgar prefirieron estos giros, que además estructuralmente eran idénticos a los comparativos de inferioridad o igualdad, con lo que los comparativos en -ior se olvidaron y sólo nos quedan unas cuantas formas de ellos, algunas cultistas, como mejor, peor, mayor, menor, superior, inferior, interior o exterior.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.