**

Etimología de CANÍCULA

-
-

CANÍCULA

La canícula es la temporada más calurosa del año. Al caernos la 'canícula' encima, nos deja como perros sin aliento echados a la sombra. Pues la palabra latina 'canicula' significa 'perrita' de 'canis' (perro) y designa la Estrella de Sirio (o Perro) en la constelación de Can Mayor cuyo nacimiento heliaco (de 'sol') coincidía con la época más calurosa del año (solsticio de verano).

- Gracias: Philippe Vicente


En efecto, la estrella Sirio, estrella alfa del Canis Maior, constelación también llamada Canicula, por los romanos, y que es la más brillante del cielo nocturno de invierno en el hemisferio norte, fue una de las más observadas en la Antigüedad. En realidad en la Antigüedad el orto helíaco de Sirio se producía a mediados de julio, aunque también fue variando, pues por el fenómeno llamado "precesión", va retrasándose con los siglos y hoy se produce a finales de agosto. Hay que decir que la estrella Sirio es la responsable de que nuestro calendario sea computador de un año solar bastante exacto, resultado de una reforma de Julio César en colaboración con la astronomía tradicional egipcia.

Los egipcios llamaron Sotis a la estrella Sirio y desde muy antiguo medían el año solar exactamente no por la observación del sol, sino por la observación conjugada del sol con Sotis. Por eso su año se llama "año Sotíaco", ya que el orto helíaco de Sirio marcaba el final y el inicio de su ciclo anual. Hay un día al año en que Sirio aparece por el horizonte en el punto exacto en que después se alzará el sol naciente. Ellos lo observaban cada año y contaban los días transcurridos entre cada orto helíaco: eran 365. Pero cada vez había un ligero desplazamiento, y cada cuatro años debieran haber sido 1460 días. En cambio, desde un orto de Sirio, hasta el cuarto orto de Sirio siguiente, transcurrían 1461 días (se les corría un día más). Así que consideraban con acierto que era el sol el que se demoraba un día en su ciclo, ya que el tiempo estelar era el mismo, y así desde muy antiguo los egipcios sabían que un año tenía 365 días y un cuarto de día.

Recogiéndose ese conocimiento en Roma, que el Egipto greco-ptolemaico más bien rechazó para actualizar calendarios (no admitiendo la reforma de Canopo), por iniciativa individual de Julio César que colaboró con un astrónomo de Alejandría (Sosígenes) que había recogido ese cómputo de los egipcios, se ajustó el calendario romano tradicional con un reajuste en la duración de los meses y la creación de años bisiestos, a la duración del ciclo anual del sol observada desde tiempos inmemoriales por los egipcios, que observando a la estrella Sirio, no sólo conocieron el ciclo solar, sino que predecían la fecha en el año de la inundación del Nilo y los mejores momentos para el trabajo, siembra o reposo de los campos.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C

D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9506) añadidas al diccionario:
lacra   ir   producción   yacimiento   transvasar   quicio   borde   nardo   burdégano   mula  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
laca   mapuche   vitamina   producir   afable   profeta   burdel   maricón   envergadura   ser  
Último cambio: Miércoles, Julio 30 17:34 MST 2014