Etimología de CÁMBIUM

CÁMBIUM

El cámbium es un tejido vegetal meristemático (formado por células indiferenciadas o embrionarias) lateral de estructura compleja que puede generar elementos vasculares o de conducción, como el floema y el xilema, así como capas de súber o corcho que reemplazan a la epidermis. Es el meristemo (véase en este diccionario) que produce el crecimiento diametral de raíces y tallos de las plantas gimnospermas (pinos, abetos) y angiospermas dicotiledóneas (sauce, mezquite, tamarindo, roble).

Cámbium es un tecnicismo botánico que se encuentra en la literatura biológica desde el siglo XVII, y proviene del sustantivo en latín moderno cambium, 'aquello que se cambia o transforma', en este caso, en nuevas y diferentes capas de tejido, debido a que ese estrato de células embrionarias que circundan a la raíz y al tallo, generan agregados celulares diferentes o transformados, o sea, "se produce un cambio morfológico y fisiológico en los tejidos derivados, como son: xilema, floema y corcho". O bien, puede interpretarse en el sentido de que este meristemo crea células de floema hacia afuera; pero hacia adentro cambia el tipo de estructura que genera, es decir, el xilema. Un caso muy peculiar en la histogénesis vegetal.

Es interesante señalar que el cambium, a la vista y al tacto se muestra como una tenue capa de jugo viscoso o mucilaginoso al descortezar un tallo o una rama; por eso, los antiguos botanistas creían que era un fluido mucilaginoso exudado entre la corteza y la madera, y que se reorganizaba hacia adentro para formar madera y hacia afuera para formar corteza nueva. Ahora se sabe que no es un fluido, sino una capa extremadamente estrecha o delicada de células indiferenciadas o meristemáticas de paredes delgadas repletas de citoplasma, que sólo dan la apariencia de un líquido viscoso, que generan hacia adentro y hacia afuera los tejidos ya citados, mientras que se sigue formando cambium nuevo o fresco para proseguir de manera indefinida el desarrollo diametral o el aumento de la circunferencia de tallos y raíces en plantas leñosas.

Precisamente, por el aspecto mucilaginoso que presenta a simple vista, el concepto de cambium tuvo que pasar por un largo proceso histórico hasta descubrirse su verdadera naturaleza histológica.

El primero en usar la palabra cambium con un sentido estrictamente botánico fue el inglés Nehemiah Grew (1641-1712), en el año 1682, en su libro The Anatomy of Plants (Anatomía de las Plantas). Sin embargo, se refirió al cambium como un material semejante a la savia, que encontró entre la madera y la corteza, como "constructora vegetal". En la edición de 1863 del diccionario francés de Émile Littré (1801-1881), se define aún al cambium como un 'suc nutitif' (jugo nutritivo).

En los años siguientes al texto de Grew (1682), el vocablo cambium aparece sólo esporádicamente en los tratados de botánica, hasta que reapareció en 1758 con la obra francesa La Physique des Arbres (La Física o Naturaleza de los Árboles) del botánico galo Henri-Louis Duhamed (1700-1782), donde se refirió a este estrato gelatinoso como "una capa semejante a la gelatina llamada cambium", pero tuvo dificultades para explicar de qué manera esta 'capa interna', con un estado líquido o semilíquido puede transformarse en células y tejidos. El dilema de Duhamed no fue resuelto pronto por los botánicos siguientes. Por ejemplo, algunos aplicaron el término cambium al vocablo alemán Bildungssaft (literalmente 'jugo o savia formadora', equivalente a la 'savia constructora vegetal' de Grew). Durante los inicios del siglo XIX, también se aceptaba que el cambium era un tipo de savia que originaba vasos y tejidos y llegaron a reconocerse tres tipos: Cambium lacteum (formador de latex), C. resinosum (el que genera resinas) y C. aquosum (el que forma líquidos o agua), y muchos otros de la época como Link (1806), Treviranus (1806), Rudolphi (1809) y Roamer (1816), también reconocían que el cambium estaba constituido por vesículas gelatinosas o por savia que fluía entre la madera y la corteza. Sin embargo, el concepto comenzó a modificarse con los trabajos del botánico francés Charles-Francois B. de Mirbel (1776-1854), quien finalmente lo admitió como un "tejido constructor", como realmente lo es, en lugar de una "savia constructora". Y es que el problema consiste en el aspecto del cambium, que así, a simple vista, lo vemos como "una baba o material viscoso", al cual, para los renacentistas, era difícil de encontrarle su verdadera naturaleza celular; por eso, sugiero al lector interesado en el tema que consulte la obra de *Larson, que aparece en las fuentes consultadas.

No estaría completa esta exposición sin mencionar, aunque sea de soslayo, que ya desde el siglo I d.C., el gran escritor y naturalista romano Plinio el Viejo se ocupó del asunto y escribió algo acerca de esta región histológica de las plantas, quien se refirió a la capa más clara, blanda, y delgada entre la corteza y la madera, llamándola alburnum (de albus, 'blanco', por su color más claro que la madera interior), que quizás incluía al cambium, junto con el xilema y el floema, aunque, por supuesto, él no utilizó jamás estos términos.

Asimismo, cambium procede de cambiāre, 'cambiar', de donde también provienen: cambista, cambio, cambiante, cambiable, intercambio, intercambiable. Estos términos parecen relacionados con la hipotética raíz indoeuropea *skamb-, con el significado de 'doblarse, encorvarse' originando quizás la raíz celta *kambo-, 'torcido, curvo', o *camb-, 'intercambio'.

Lecturas sugeridas:

  • *Larson R. Philip. 1994. The Vascular Cambium. Development and Structure. pp. 1 - 32. USA.
  • Pío de Font Quer. 2001. Diccionario de Botánica. España.
  • The Century Dictionary in Dj Vu Online. Consultado el 23 de abril de 2016.
  • Webster's Third New International Dictionary. 1971. Vol I. USA.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.