Etimología de CLAUDICAR

CLAUDICAR

El verbo claudicar que significa vacilar y perder fuerza frente a un contrario y acabar cediendo ante él, viene del latín claudicare (propiamente cojear, también vacilar, decaer y perder fuerza o firmeza). Este verbo se deriva del adjetivo claudus (cojo, vacilante al andar). De claudus se derivan también los nombres romanos Claudius y Claudia, que son en origen adjetivos derivados que califican al que tiende a la cojera, y que conservamos como Claudio y Claudia. El sufijo -ius/-ia es un antiquísimo sufijo netamente latino activo en la generación de innumerables adjetivos derivados, y especialmente frecuente en antropónimos latinos bien antiguos sean praenomina, nomina, o cognomina (Laelius, Amulius, Antonius, Flavius, Lucius, Caius, Iulius, Octavius, Flavius y un inacabable etcétera), que normalmente se derivan de otros vocablos con aplicación de este sufijo,por ejemplo de flavus, Flavius, de octavus, Octavius, de septimus, Septimius, de Mauricus, Mauricius, de Iulus, Iulius, etc.

El nomen romano Claudius se deriva además de otro nomen gentilicium Claudus existente. Es absolutamente falsa la etimología que ha circulado y circula por ahí y que vincula Claudius con el verbo claudĕre (cerrar), con el que no tiene nada que ver y que se encuentra por ejemplo en el muy inexacto, y obsoleto en algunos aspectos, diccionario de Echegaray. Para esto además hay que ir a los etimológicos latinos: la etimología de una palabra latina no se busca en diccionarios etimológicos del castellano, sino en los etimológicos del latín, como son los de Ernout y Meillet, De Vaan o Walde-Hoffmann que siempre los latinistas recomendamos. Un etimológico del castellano no nos sirve para buscar el origen de un vocablo latino. Quien sabe latín sabe que es imposible aplicar en latín el sufijo -ius a la raíz de un verbo, sino sólo se aplica a la de un nombre o a la de otro adjetivo. La derivación a partir de claudus es clarísima y demostrable, y el único claudus que tiene el latín significa cojo y no tiene que ver con claudĕre. Además tenemos architestimoniada la versión vulgar de claudus que es clodus, y a partir de ella tenemos la versión vulgar del nombre, muy frecuente, que es Clodius. Diversos trabajos de distintos especialistas y prestigiosos diccionarios etimológicos latinos recogen esto, como por ejemplo el de Walde-Hoffmamm, si bien aportan la sospecha de algunos, a partir de ciertas formas plautinas, de que claudus y claudĕre puedan tener una remota relación de origen, lo cual en general no es aceptado por la mayoría de los latinistas. Es además absolutamente usual en latín la onomástica basada en apodos sobre rasgos físicos, defectos o dedicaciones profesionales (estos conceptos vienen a cubrir prácticamente toda la onomástica latina).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.