Etimología de CLELIA

CLELIA

El nombre propio Clelia viene del latín Cloelia, forma femenina de un antiquísimo nomen gentilicium, Cloelius en masculino, que aparece también con la variante Cluilius, y se deriva de un arcaico verbo cluēre, variado en época imperial a cluĕre, que significa "tener la reputación de, ser célebre por algo, oírse llamar de un determinado modo", con lo cual se vincula con la idea de noble o famoso. Parece que Cloelius podría ser una variante volsca, frente a Cluilius. El verbo cluēre se vincula a una raíz indoeuropea *kleu- con el significado de oír o escuchar, que vemos también en el adjetivo inclĭtus/ inclŭtus (célebre, insigne, famoso), que nos da ínclito. También en griego existen vocablos relacionados con esta raíz indoeuropea, como κλυτός ("klytós", aquello de lo que se oye hablar, célebre).

Tito Livio afirma que el nomen Cloelius procede de una familia o gens antiquísima de Alba Longa (la ciudad de la que procedían los fundadores de Roma, Rómulo y Remo, que según la leyenda fue fundada por Julo, el hijo de Eneas, el héroe troyano que tras la destrucción de Troya trajo los supervivientes al Lacio), pues en el s. VI a.C. una parte de los antiguos habitantes de Alba fueron realojados en Roma. Pero la fama y el prestigio de la variante femenina del nombre, Cloelia, se debe a una heroína republicana de la época en que Roma se esforzaba por mantener su libertad como naciente república,y cuya historia trasmiten las fuentes, en especial el historiador Tito Livio.

Cuando los romanos, después de dos siglos y medio de existencia de su ciudad bajo un régimen monárquico, expulsan al último de los reyes, el tirano Tarquinio el Soberbio hacia el año 510 a.C. para configurar un sistema de gobierno republicano, éste, que era etrusco, busca la ayuda del larte etrusco Porsenna para recuperar su trono romano. Es así como Porsenna toma el Janículo, colina situada frente a Roma, al otro lado del Tíber, y desde allí somete a la ciudad a un largo asedio de años. Y entonces, en esta breve fase de fines del s. VI a.C., se suceden las historias legendarias de determinados héroes romanos que en una situación desesperada salvaron a Roma o a sus compatriotas puntualmente de las acciones de Porsenna, como por ejemplo Horacio Cocles o Mucio Escévola. Y es en esa etapa en la que se sitúa la historia de Clelia (Cloelia).

La historia resumida es aproximadamente así. En un determinado momento en que los romanos pactan una tregua con Porsenna, éste les exige rehenes. Y los romanos deben entregar como garantía a un nutrido grupo de jóvenes, casi niños, de familias destacadas, que Porsenna se lleva a su campamento. Y entre ellos va la joven Clelia que con gran arrojo, roba un caballo, galopa hasta el Tíber, cruza el río a nado y regresa a Roma. Pero el cónsul romano, temeroso de Porsenna, le devuelve a la joven. Entonces ella, empecinadamente, reúne a los rehenes de noche, los conduce al Tíber y los lleva de vuelta a la ciudad. Según Tito Livio los romanos acabaron erigiendo una estatua ecuestre que pervivió mucho tiempo en Roma, a esta indómita doncella que pasó a la leyenda.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.