Etimología de CERAUNOMEDICINA

CERAUNOMEDICINA

La ceraunomedicina es el estudio médico de las víctimas alcanzadas por un rayo durante una tormenta eléctrica, es decir, que padecen una ceraunopatía. Se calcula que cada segundo se producen entre 50-100 relámpagos en todo el mundo, y que unas 240.000 personas tienen el infortunio de sufrir sus daños en el cuerpo, de las cuáles mueren unos 24.000.

El término fue probablemente acuñado por Christopher J. Andrews un experto en esta materia, quien publicó en abril de 1995 un artículo en inglés llamado Keraunomedicine: A discipline Come of Age. TRADUCCIÓN: (Ceraunomedicina: Una disciplina que surge en nuestros tiempos).

Ceraunomedicina, Keraunomedicine en inglés, en realidad es un término aún no muy utilizado, pero su existencia está comprobada si lo buscamos en la Internet (2018).

Se trata de un tecnicismo formado por:

  • La palabra del antiguo griego κεραυνός = keraunós o keraynós ('el rayo' 'el rayo que se produce durante una tormenta, el arma de Zeus en la Odisea de Homero) y su plural κεραυνοί (keraunoí). Su equivalente en latín es fulmen, que significa 'rayo', 'centella', 'desgracia repentina' (de donde la palabra fulminante), a su vez derivado del verbo fulgeo, ere, con el significado de 'resplandecer', 'relampaguear', 'relucir', 'brillar intensamente'. El escritor romano Marco Porcio Catón (234-149 a.C.) hace ya comentarios sobre los rayos en sus escritos sobre agricultura. También Cicerón en el siglo I a.C., en su obra Divinatione aborda el término fulmen como 'rayo', 'fuerza destructora', 'calamidad demoledora' y lo relaciona con predicciones o adivinaciones de naturaleza religiosa. Plinio el Viejo (s. I d.C.), en su obra Historia Natural, libro II. Cap. 18, 43 y 51-56 también escribió sobre los rayos y sus efectos sobre el hombre, describe varios tipos, diciendo en el capítulo 51 que una romana de alto rango llamada Marcia, fue dañada por un rayo cuando estaba embarazada, su cría murió, pero ella salió ilesa.
  • El término latino mĕdĭcīna que significa 'el arte de curar', de medīcinus (medicinal), medĭcus (médico, cirujano), a su vez de mĕdĕor, ēris (curar, medicinar), además la existencia de términos afines, por ejemplo, medicamentaria (la envenenadora), medicabilis (curable), medicatio (la curación), etc. Términos vinculados a la raíz indoeuropea *med- (medir, tomar las medidas apropiadas).

Cabe aclarar que βροντή (bronté, como en brontosaurio) era propiamente 'trueno', 'estruendo', en latín tonitrus(m), de donde la palabra tonitrofobia mientras que αστραπή (astrapē) era el destello o relámpago, de donde el término astrafobia. Del mismo modo se menciona también ceraunofobia (keraunophobia), como fobia a los relámpagos y truenos. Y ceraunoneurosis, accesos neuróticos y de ansiedad que muestra una persona cuando presencia una tormenta eléctrica.

Nada más con reflexionar sobre las magnitudes físicas que se alcanzan en un rayo, podemos deducir el tremendo daño que puede hacer a la desventurada víctima:

  • Puede alcanzar hasta 29.000 grados centígrados de temperatura, unas cinco veces de la superficie del sol (5 000 grados Celsius).
  • La intensidad de la corriente eléctrica es variable, pero puede llegar hasta 200.000 amperes.
  • Produce un violento, repentino y enorme movimiento expansivo del aire, al calentarlo tanto súbitamente lo que ocasiona el trueno característico.
  • El diámetro de la chispa eléctrica o rayo es de entre 3 a 5 cm.
El 90% de los rayos se producen en las áreas continentales y el 10% restante en el océano.
La región del mundo con mayor incidencia de rayos es la cuenca del río Congo, como en el poblado de Kifuca, República Democrática del Congo, África donde se producen unos 158 rayos por kilómetro cuadrado cada año. Así que unos 40 impactan al suelo, alrededor del 25%.

Los daños producidos a la víctima son sobre todo quemaduras en la piel, daño neuronal, cardiovascular y pulmonar.

La ceraunomedicina (o ceraunopatología) puede aplicarse también a personas que reciben descargas eléctricas por manipular cables electrificados de uso doméstico o industrial.

Por fortuna solo un 25% de los rayos llegan al suelo, el resto son de nube a nube, entre una misma nube o de la nube a la atmósfera.

Fuente:

  • Varek James R. et al. Aug 13 2018. The Science of Thunder. National Lightning Safety Institute. Online. Lectura del 13 de agosto de 2018.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.