Etimología de CENTURIA

-
-

CENTURIA

La palabra centuria ha acabado significando siglo por su relación con cien y su vago concepto de grupo de cien. Pero esta palabra viene del latín centuria y se considera tradicionalmente la contracción de centum (cien) y viria (conjunto de varones, de vir, varón), y vendría a significar en origen unidad de cien varones. Pero en latín la palabra podía tener tres significados distintos.

El primer significado se refiere a una compañía del ejército. Parece que en tiempos muy remotos centuria pudo referirse a una unidad de caballería de 100 jinetes, pero muy pronto la caballería se organizó en turmas (escuadrones de 30 jinetes) y el término centuria se aplicó a una unidad de infantería legionaria. Pese a su nombre, no tenía ya 100 hombres, sino un número que varió históricamente y que en época clásica era de 80 soldados legionarios de infantería, más su oficial al mando llamado centurión, un optión (segundo en el mando, ayudante del centurión), un signífero, portador del estandarte de la centuria, un corneta y un teserario (depositario de la contraseña y oficial de enlace). Un grupo de 60 centurias formaba una legión, gran unidad del ejército mandada por un legado, que tiene a sus órdenes a 6 tribunos, que mandaban sobre los centuriones. Dos centurias formaban un manípulo (160 soldados), y tres manípulos formaban una cohorte (480 soldados), de modo que la legión eran 10 cohortes, y este contingente, sumado al número de los diversos oficiales hace que cada legión de época clásica conste de cerca de 5.000 combatientes.

El segundo significado de centuria se refiere a una clase censal. Desde fines de época monárquica (S. VI a.C.) se establece un censo de ciudadanos dividido en centurias, que son categorías económicas. El censo de ciudadanos estaba dividido en 193 centurias para el pago de impuestos al Estado. Cada centuria estaba constituida por muchísimos hombres cabezas de familia, muchísimos más que cien, agrupados en una u otra centuria según su nivel de propiedades e ingresos. Una centuria era una unidad de tributación. Cada centuria debía aportar con sus impuestos una cantidad fija al Estado y además en origen pagar el equipamiento de 100 soldados para el ejército (de ahí su nombre). Entonces, si los ciudadanos eran muy ricos, la centuria tenía menos hombres, porque pagaban más al Estado y entre pocos reunían la cantidad fija. Si los ciudadanos eran más pobres, en una centuria debía haber una enorme cantidad, pues pagaban un impuesto muy pequeño al Estado y hacía falta muchos habitantes para reunir el montante. Por último los más pobres, que no tenían propiedades, estaban adscritos a centurias exentas de todo pago, y se les llamaba proletarii, porque no aportaban dinero al Estado, sino sólo prole, hijos, descendencia. Esta organización sirvió también en el periodo republicano para organizar las constantes votaciones (aprobación de leyes, elección anual de cargos políticos, etc.), de manera que los ciudadanos votaban cada uno dentro de su centuria y al final cada centuria aportaba su voto mayoritario a la asamblea general, si bien, avanzada la república, se crean otras formas de asambleas políticas y de agrupación del voto.

El tercer significado de centuria, se refiere a una unidad de roturación de terreno agrario. Los romanos fueron grandes agrimensores y llevaron a todos los territorios que romanizaron una alta tecnología agrícola y racionalización de la explotación del campo. Ellos practicaron por todas partes una ventajosa forma de roturación y puesta en explotación del campo para el cultivo llamada centuriatio (centuriación). Consistía esta en el trazado de un eje, preferentemente norte-sur (llamado kardo), que era un amplio camino o carretera, cruzado en su punto medio por otro eje o amplio camino este-oeste (llamado decumano). Se trazaban caminos paralelos al kardo y al decumano estableciendo una retícula o cuadrícula de caminos a una distancia exacta de 20 actus (medida romana de longitud de 35,5 m). Si era necesario por ser terreno de regadío también establecían acequias de riego en cuadrícula que con ramales podían llegar a todos los campos. Así quedaban entre los caminos cuadrículas exactas de terreno de 710 metros de lado que luego se subparcelaban con sus lindes y caminillos de paso en retícula. Cada cuadrícula de 710 m de lado se llamaba centuria y contenía 400 actus cuadrados (1 actus cuadrado=1 acre romano= unos 1260 m2). Ellos solían medir el terreno en iugerum (2 actus cuadrados, 2520 m2). En principio preveían la entrega de tierras a los pobladores de una nueva colonia (soldados licenciados del servicio, población vencida tras una guerra, etc.), en una medida de dos iugera para cada uno (una parcela de unos 5040 m2, con lo cual una centuria, que tenía 200 iugera, les daba para repartir a 100 nuevos propietarios, y de ahí su nombre de centuria. No siempre lo hicieron así, pues dependía de la calidad del terreno, si era de secano y menos productivo, las parcelas repartidas eran más grandes. Estas centuriaciones, mantenidas en muchos lugares por su racionalidad, y dado que los agricultores siempre labran depositando la piedra molesta en las lindes, han generado lindes milenarios enterrados, que la fotografía aérea o de infrarrojos descubre enseguida, así como viejos caminos fósiles en red, y podemos rastrear en casi todos los lugares del Imperio romano esas viejas roturaciones exactas practicadas con medidas de longitud romanas.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

C
cachai
cafre
calcotipia
callao
camelar
cancán
canon
capitulación
carbonato
cariópside
carta
castidad
catecismo
caverna
celadón
↑↑↑ Anteriores
  ➳ censor
  ➳ censura
  ➳ censurar
  ➳ centauro
  ➳ centavo
  ➳ centella
  ➳ centeno
  ➳ centígrado
  ➳ centinela
  ➳ centrífuga
  ➳ centrifugación
  ➳ centrípeta
  ➳ centro
  ➳ centum
  ✰ centuria
  ➳ centurión
  ➳ cenzontle
  ➳ cepa
  ➳ cerambícido
  ➳ cerámica
  ➳ cerato
  ➳ ceraunomancía
  ➳ cerbatana
  ➳ cerca
  ➳ cercenar

↓↓↓ Siguientes
cerciorar
cesta
chamagoso
chanza
chasis
chichi
chinchilla
chocolate
chuchaqui
cicuta
cinegético
cirrípodo
claro
cloaca
coche
cogote
colisión
coma
compañero
concebir
condroma
congruente
constancia
contrato
coprófago
corindón
corsé
cotilla
credo
crisis
cruento
cucaracha
cuita
cupón

A
B
C

D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9775) añadidas al diccionario:
anonadar   plúmbeo   trampolín   impétigo   erupción   rostir   calostro   lentigo   establo   anzuelo  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
nadie   capuchino   clorofila   estroboscopio   fatuo   inhibición   Aristóteles   Volkswagen   avatar   café  
Último cambio: Miércoles, Octubre 1 21:09 MST 2014