Etimología de CRÓTALO

CRÓTALO

La palabra crótalo viene del latín crotalum, 'cascabel, castañuela, como instrumento musical' derivado del griego krotalon, de krotein, 'aplaudir, batir las palmas'.

El crotalum era un instrumento musical de la época antigua, de la deidad oriental Cybèle (Cibeles), que tal vez tuvo su origen en Anatolia, hacia el año 6000 a.C., y que era venerada en Grecia desde el siglo VI a.C. y en Roma desde el siglo II a.C., como Mater Deum Magna Idaea, Magna Madre de los Dioses. Era una especie de castañuela de latón o cobre, cuyas piezas eran golpeadas una contra la otra, con diferentes movimientos de los dedos, produciendo un sonido semejante al que hace una cigüeña con su pico; las intérpretes de esta música eran invitadas a las fiestas para complacer la vista y el oído de los asistentes, con el tono de su crotalum y sus gesticulaciones y movimientos a veces lascivos.

Los crótalos son serpientes venenosas de la familia Viperidae, subfamilia Crotalinae, llamadas comúnmente 'víboras de cascabel', propias del Continente Americano, desde el sur de Canadá hasta Argentina, de las que se conocen unas 32 especies, agrupadas en dos géneros, Crotalus (29 especies) y Sistrurus (3 especies); la característica por la que se les denomina crótalos, es que llevan una serie de piezas córneas articuladas al final de la cola, con las que producen un sonido peculiar (cascabeleo) cuando vibran.

Aunque en algunas clasificaciones antiguas de la primera mitad del siglo XIX se consideraba Crotalidae (Gay, 1825) como familia, desde 1881 el taxónomo alemán Nicolas Michael Oppel (1782-1820), estableció Crotalinae como subfamilia de Viperidae, en una obra escrita en alemán, donde describe órdenes, familias y clases de reptiles.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


No se puede decir que no hubiera tañedoras de crótalos o danzarinas que los tocaran en fiestas y quizá tuvieran movimientos lascivos, pero desde luego esto era absolutamente imposible en las festividades religiosas de Cibeles, pues en ellas quienes tocaban los crótalos eran unos sacerdotes llamados galli que podían ser de todo menos lascivos, ya que estaban voluntariamente castrados. El Culto de la Magna Mater asociada a Cibeles, acabó convirtiéndose en Roma en uno de los más importantes cultos mistéricos de muerte y resurrección. En realidad se celebraban los misterios de Atis (su acólito) y Cibeles, Atis que se castró por amor a la diosa y afán de pureza, murió y al tercer día resucitó. En la segunda quincena de marzo se celebraban en Roma durante tres días sus fastuosas procesiones a modo de una semana santa, en que no faltaba la procesión del pino en que murió Atis. En ella los sacerdotes y cultores, que tocaban los crótalos, se autoflagelaban por las calles como purificación de sus pecados, y algunos, aun no castrados, llegaban a castrarse en ellas. También se celebraban actos de taurobolium o sacrificio de un toro sobre un foso en que uno que quería iniciarse recibía el bautismo de la sangre del toro, lo que le redimía de sus pecados y le convertía en un admitido y un renatus (renacido) a la religión. Por cierto que los cristianos asumieron después en gran medida el término renatus para referirse al bautizado en el cristianismo, y de ahí el nombre Renato y Renata. Una vez resucitaba Atis o se celebraba la resurrección de Atis, ya a inicios de abril, se iniciaban los juegos Megalenses en honor a la diosa Cibeles, instituidos en Roma desde fines del s. III a.C.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.