Etimología de CONSIDERAR

CONSIDERAR

El verbo considerar viene del latín considerare, compuesto con:

Por lo que su significado expresa más o menos el examen conjunto de las estrellas.


"Mirar juntos las estrellas" tenía por propósito el saber que nos depararía el futuro ya que ellas lo indicaban. Las estrellas se consultaban para saber el futuro o las posibilidades (todavía se hace mediante los horóscopos).

- Gracias: Cristián


Me parece correcta la etimología, pero no su interpretación. Creo que el sentido es poner o comparar junto con las estrellas, es decir, ver algo en su escala apropiada. Algo que puede parecernos muy importante o grande si lo ponemos junto a las estrellas adquiere su justa proporción relativa. Eso es considerar, comparar o mirar conjuntamente con las estrellas.

- Gracias: Francesc


Adhiero en plenitud a la anterior interpretación y le agregaría el hecho, no menor, de que al fijar la mirada en una estrella se comienzan a ver otras, menos luminosas, que antes no se veían: fruto de la con - templación. Ver y dimensionar, ver y relacionar en constelaciones. Todo un ejercicio para el ojo la mente y el espíritu.

- Gracias: farinad


El verbo latino considerare, que en latín clásico significa simplemente examinar atentamente, efectivamente derivado de sidus, sideris (estrella), procede de la lengua específica de las prácticas astrológicas y significa en origen "consultar en su conjunto la posición de los astros" para comparar con algún hecho del que se quiere augurar o vaticinar algo. Es vieja la creencia de que los astros influyen sobre la vida de los seres terrestres, y esta idea fue la que hizo avanzar tanto, por ejemplo, los conocimientos astronómicos por observación sistemática, de los antiguos babilonios y egipcios. De esta observación minuciosa de los astros, procede el que ya en latín clásico, el verbo significara simplemente examinar cuidadosamente un asunto y reflexionar detenidamente sobre él.

Palabras de la misma raíz son sideral, sidéreo, desconsiderado o desiderativo. La raíz indoeuropea de sidus, sideris (*sweid-), es una de las raíces que en origen significa brillar. La raíz no existe en griego, si bien una etimología popular vincula a esta raíz la palabra σιδηρος, que designa al hierro, y que no tiene nada que ver por origen con la latina, de ahí que tecnicismos griegos modernos como "siderosis", "siderurgia" o "litosiderito", remitan todos al metal hierro.

- Gracias: Helena


En abril de 2014 hará 21 años que me hice con un maravilloso ejemplar de Introducción a los símbolos de Gérard de Champeaux y Dom Sébastien Sterckx (enorme la traducción de Abundio Rodríguez, editorial Ediciones Encuentro, 2ª edición, Madrid, 1989), dedicado al arte románico. Leyendo vuestros comentarios sobre 'considerar' me he acordado de un pie de página que da serias pistas sobre su origen enlaza con otras palabras y que, con vuestro permiso, cito textualmente:

"La etimología de las palabras es, con frecuencia, reveladora de centros de interés hoy obliterados o abandonados. Así la palabra especular significa en otro tiempo observar, considerar (siglo XIV); la especulación había comenzado por ser una observación practicada con ayuda de un espejo (speculum). Era una forma de consideración; considerare (cuya etimología es clara: cum y sidus-eris) quería decir en un principio: observar los astros. Esta mirada dirigida al cielo era, en sentido estricto, una contemplación. El templum significaba, en un principio, el sector del cielo que el augur romano delimitaba con ayuda de su bastón, y en el que observaba sea los fenómenos naturales, sea el paso de las aves. Luego vino a designar el lugar, o el edificio sagrado, donde se practicaba esta observación del cielo y de ahí nació nuestro templo. El templum es específicamente romano. La palabra griega τεμενος está emparentada con ella, pero no con la influencia de una sobre otra, sino por su común filiación a partir de un concepto único, expresado por la misma radical indo-europea tem, que quiere decir: cortar, delimitar, reservar una parte; τεμενος significaba el lugar reservado a los dioses, el muro sagrado que rodeaba un santuario y que era intocable."

Capítulo 3. El templo y el cosmos. (pág. 144)

- Gracias: goliardo


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.