Etimología de CHALAZA

CHALAZA

La palabra chalaza viene del latín chalaza, y ésta del griego, chalaz-, 'granizo', pero también 'algo abultado, amontonado, agrupado, aglutinado, o grumoso' ; derivado de la raíz indoeuropea *gel-2-, 'congelarse', o *gheled-, 'granizo', de donde proviene gélido, así como la palabra de la antigua lengua eslava, zlédica, lluvia helada y el vocablo persa, zhála, granizo. Otros términos también comparten el mismo étimo, por ejemplo, chalazión, chalazogamia, chalazodermia, chalazífero, chalazoidito, etc.

Las chalazas son un par de bandas helicoidales o retorcidas de albúmina (clara) engrosadas y blanquecinas de los huevos de las aves, que se extienden desde los lados opuestos de la yema (que la mantienen en una posición relativamente estable), y se prolongan hasta ambos extremos (del huevo), donde se adhieren a las membranas que tapizan o recubren interiormente a la cáscara. Se forman cuando la yema se desprende del ovario y empieza a "rodar" por todo el oviducto, cuyas células parietales van secretando primero varias capas de clara y, por último, la cáscara, hasta que llega a la cloaca para, posteriormente, ser puesto. De tal modo, que esa rotación da lugar a que se formen los cordones retorcidos de albúmina (clara), o chalazas, que así se denominan por tener el aspecto de pequeños grumos blancuzcos, que semejan pequeños granizos. Sólo basta con abrir un huevo y verter su contenido en cualquier recipiente para observarlas con facilidad.

Chalaza también es un término botánico que designa a la región de un óvulo vegetal, opuesta al micrópilo, donde los integumentos y la nucela se unen y mantienen (al óvulo) en su posición normal dentro del ovario. Probablemente por esa función de sostén, semejante a las chalazas de los huevos de las aves que sostienen a la yema, fue que se acuñó el mismo vocablo en las descripciones anatómicas de las plantas.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Revisado el corpus latino, no existe en latín la palabra chalaza ni fue prestada del griego, de modo que en todo caso podría ser latín científico muy moderno, tomado directamente del griego χάλαζα ("chálaza", granizo), o una mera transcripción a caracteres latinos del vocablo griego. En latín el granizo siempre se llamó grando, grandinis y nunca se empleó un préstamo del griego para designarlo. Lo que sí existe es chalazias, empleado ya por Plinio, para referirse a una piedra o gema de la que afirma que es semejante al granizo por su blancura y forma, de dureza adamantina y que según dicen conserva su frialdad aun cuando se la arroje al fuego. Esta palabra es un préstamo χαλάζιος (chalazios), nombre que los griegos ya daban a esta piedra por su semejanza con el granizo. también existe en latín chalazion, tomado del correspondiente vocablo griego que ya designaba a granos transparentes y dolorosos formados bajo los párpados, y por tanto algo semejantes al granizo.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.