Etimología de CESÁREA

CESÁREA

La palabra "cesárea" significa "perteneciente al César". También se refiere a la operación quirúrgica que le hacen a las madres en el abdomen para extraer la guagua. Según dicen, Julio César había nacido de esta manera.

Unos1 dicen que el nombre César (Caesar en latín) viene del sánscrito kesa (pelo), pero otros2 dicen que viene del latín caedere (cortar).

Fuentes:

  1. Universal Pronouncing Dictionary of Biography and Mythology - Volumen 1 - Joseph Thomas - 1898.
  2. Diccionario General Etimológico de la Lengua Española - Volumen 2 - Eduardo de Echegaray y Eizaguirre - 1898.

Salvo que por supuesto es bastante imposible que una palabra latina venga del sánscrito, salvo casos muy contados, indirectos y tardíos, porque son lenguas sin contacto ni en el tiempo ni en el espacio, el vocablo puede estar relacionado por su raíz indoeuropea, tanto con kesa, como con caedere (cortar), se trata de la misma e idéntica etimología, pues kesa es "lo que se corta", y existen en latín las palabras caesar y caesaries (lo que se corta, es decir, "cabellera"). Pero hay quienes piensan que ni lo uno, ni lo otro, y Caesar, primitivamente Kaesar, podría ser un cognomen de origen etrusco.

- Gracias: Helena


El nombre más bien obedece a una ley dictada por Julio César, la cual obligaba a los médicos a abrir el vientre de la madre si esta fallecía pasados los siete meses de gestación a fin de salvar la vida de la criatura, en derecho romano se la conocía como Ley Cesárea (del César)

Dice otra fuente, que la palabra cesárea proviene del apelativo Caeso (caedo = yo corto) que se usaba frecuentemente para denominar a los niños nacidos por tal operación y del sufijo -rion (pequeño, referido a edad corta no a tamaño).

- Gracias: Ivan Noboa


Cesárea es también el nombre de una ciudad en Israel. En la antigüedad le llamaban Cesárea Marítima. Tenía un puerto, depósitos, administración, anfiteatro y hasta un hipódromo!. En esta foto podemos apreciar el puerto, anfiteatro e hipódromo de Cesárea.

Cesaia - Foto Cortesía de Eduardo Belek

Me dijo un guía que los romanos construyeron, en todo el imperio, un solo puerto: Cesárea. Lo que siempre hacían era aprovechar lo que ya existía en el lugar.

Esta ciudad está nombrada en el Nuevo Testamento pero la más nombrada es Cesárea de Filipo, homónima pero ubicada en el interior del país.

- Gracias: embelek


No hay que fiarse de ese guía. Los romanos construyeron múltiples puertos y además los mejores de su época. Otra cosa es que reutilizaran lugares (radas, ensenadas...) que desde tiempo inmemorial habían sido empleados como abrigos portuarios naturales. Eso era así desde siempre, ya que los lugares favorables para el desembarco o el abrigo de naves se descubrieron desde que se inventó la navegación y se han reaprovechado como emplazamiento; otra cosa es la verdadera construcción de un puerto en ellos. De hecho, los romanos inventaron las primeras formas de hormigón hidráulico, usadas para varios fines, entre otros, en malecones portuarios con base hormigonada, pivotes y plataformas de madera o de obra. Se lo digo yo que estuve en la excavación arqueológica de un puerto romano menor cerca de mi ciudad, usado, sí, como lugar de amarre y desembarque, desde tres siglos antes, pero la estructura portuaria definitiva se la dieron los romanos que llegaron incluso a construir gigantescos puertos en innumerables ciudades del Imperio con sus almacenes y todo tipo de servicios (visite junto a Roma el enarenado puerto de Ostia y su museo naval, por citar un ejemplo).

- Gracias: Helena


Un par de aclaraciones:

  1. Cesárea no viene de césar. Procede del verbo latino caedere (cortar), caedo (yo corto), como dice Ivan arriba. El origen es la práctica que se realizaba de cortar el abdomen de la mujer con peligro de muerte, con el fin de salvar el bebé (lex cesarea).
  2. La ciudad de Israel se llama Cesarea, sin tilde en el original, Caesarea en latín, o Césarée (que es en el único sitio donde el nombre se escribe con tilde) en francés. El nombre deriva de Caesar Augustus, a quien va dedicada.

- Gracias: Visitante 110209 desde Bilbao, España


Para un estudio de la palabra cesárea, bien documentado y prolijo remito al recientemente aparecido en Dicciomed, el Diccionario de términos médicos y biológicos de la Universidad de Salamanca en España, en el comentario que figura al pie de la palabra cesárea.

- Gracias: Helena


Respecto de la etimología de "cesárea" pueden decirse dos cosas:

  1. Este término fue (re)introducido el siglos XVI, en el Renacimiento, por la entonces naciente "ciencia" obstétrica. (Ciencia en sentido formal).
  2. Fruto de una mala interpretación se creía que el "César" habría nacido por cesárea. Debido a ello, en el siglo XVIII se enlazó (erróneamente) su etimología con la "lex Caesarea", la cual ordenaba este tipo de procedimientos en casos de muerte de la madre, con el ánimo de extraer el feto.

Hoy por hoy cuenta con mayor respaldo la idea de que este término proviene originariamente del verbo "caedere": cortar.

Una prueba de la errada etimología construida en el siglo XVII lo da el idioma alemán, donde "cesárea" se dice: "Kaiserschnitt". "Kaiser": emperador - César- ; y "schnitt-schneiden": cortar. Algo así como "El corte del emperador-césar". Esta se usa desde el siglo XVII, al haber sido traducida del latín "Sectio Caesarea".

Cfr. http://www.dwds.de/?qu=Kaiserschnitt

- Gracias: JRRL


La palabra cesárea referida a la conocida operación obstétrica es y ha sido objeto de una controversia un poco dislocada, cuando las cosas están muy claras. La palabra viene del latín renacentista en que se empieza a intentar este tipo de intervención en partos imposibles, y en que se acuña en latín para denominarla la expresión sectio cesarĕa (corte cesáreo), que no es traducción de ninguna otra lengua, sino que se gesta en latín, lengua en que aparece por primera ver testimoniada en 1591 (ver Dicciomed, el diccionario médico-biológico de la Universidad de Salamanca, donde, como antes indiqué, hay un detallado artículo sobre el tema y se incluyen estos datos), y desde el latín se traduce a otras lenguas modernas, porque sencillamente en latín se escribía toda la ciencia del Renacimiento. De la expresión sectio cesarĕa viene hoy simplemente cesárea.

Los precedentes de esta práctica remontan a las más antiguas épocas romanas, en que de ningún modo se practicaban nuestras cesáreas que hubieran matado a la madre, sino que una ley, que se encontraba entre las leges regiae (leyes de los reyes, atribuidas a la época monárquica entre el s. VIII y VI a.C.) dictaminaba que si una gestante moría, bien en el parto, o bien después del séptimo mes de gestación, se abriera el vientre de la madre inmediatamente para intentar extraer al feto o la criatura. Como una información dudosa de Plinio decía que César había nacido de este modo (lo cual es falso porque su madre murió ya anciana o muy madura mientras él conquistaba las Galias, y quizá eso pudo suceder con algún antepasado suyo también apellidado Caesar, que hubo muchos), por ese motivo y creencia, que luego recoge Isidoro de Sevilla, parece que pudo llamarse en el Renacimiento a esta práctica sectio cesarĕa, pues todos los eruditos de la época tenían la obra de Plinio como libro de cabecera. Sin embargo se defiende también el hecho de que las leges regiae, compiladas y reeditadas en época de César o de los primeros emperadores vinculados a su linaje y que por eso se llamaban también Caesar de cognomen, y conocemos como "los Césares", pudieron haber recibido como otras el nombre de leges cesarĕae, y como esta intervención estaba estipulada para madres muertas en una de estas leyes, de ahí el ponerle sectio cesarĕa.

Sin embargo, auténticos defensores del evemerismo lingüístico aplicando lo que creen lo más racional, dicen que la palabra viene de caedĕre (cortar), lo cual no es más que una nueva forma de etimología popular. Se basa en que el nombre de Caesar fue ya relacionado por los romanos con caesaries (cabellera, lo que se corta) y con caedĕre (cortar), de lo cual no hay ninguna seguridad y más bien se piensa hoy que Caesar es un antiquísimo cognomen o apellido de origen etrusco.

Y defienden que caesarĕa quiere decir "la que corta", lo cual es una "opinión". Pero la ciencia no es cuestión de opiniones, estén más o menos extendidas entre quienes no son expertos exactamente en la lengua, sino de cosas científicamente fundamentadas y contrastables. Pues miren no, eso es una solemne tontería. En primer lugar porque caesarĕa en latín quiere decir "de César" en femenino, forma femenina del adjetivo caesarĕus-a-um (de César o de los Césares), y aparece en expresiones como aula caesarĕa (palacio de los césares), o incluso denominando a varias ciudades del imperio romano llamadas Caesarĕa (y que hoy traducimos por Cesarea, como palabra llana), y fundadas o promocionadas por César o sus inmediatos parientes indirectos imperiales. En segundo lugar porque en latín "la que corta" se dice caesoria o cisoria. En tercer lugar porque todas las operaciones quirúrgicas cortan, y es una tontería ponerle "la que corta" sólo a una de ellas, pero sobre todo, porque los eruditos renacentistas eran los mayores conocedores profundos del latín que hayan existido después de los propios romanos, y si caesarĕa hubiera significado para ellos "la que corta", jamás hubieran cometido la solemne e inaudita estupidez de denominar a esta intervención sectio caesarĕa, pues con ello estarían diciendo el absurdo redundante de "corte que corta", que como comprenderán ustedes es a todas luces imposible.

Otra cosa es que el nombre dado se haya basado en una leyenda errónea, o en el dudoso nombre de una ley que lo reglamentaba (cualquier cosa podría ser, a veces se ha bautizado a una nueva flor con el nombre de la novia de un amigo), pero, sin duda ninguna, caesarĕa en latín es un derivado de Caesar y quiere decir "de César" o en todo caso "de los Césares".

Por cierto que en la antigüedad, al niño que había sobrevivido por haber sido extraído sajando el vientre de su madre muerta se le llamaba non natus o nonnatus ("no nacido", puesto que no había nacido naturalmente), lo que se convertiría en un apodo o agnomen. Y dado que san Ramón Nonnato, un santo hispano del s. XIII, llegó así al mundo, recibió tal apelativo, y en el santoral cristiano figura como el patrón de las embarazadas, parturientas, recién nacidos y comadronas.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.