**

Etimología de PSIQUIATRA

-
-

PSIQUIATRA

La palabra psiquiatra proviene del griego, compuesta con:

Otras palabras compuestas con ψῡχή incluyen:

  • Psicastenia - angustia, pérdida de fuerza (astenia) mental.
  • Psicólogo - el que estudia y es experto (-logo) en la mente.
  • Psicoanalítico - relativo al método de tratamiento de desórdenes mentales basado en la investigación de tendencias reprimidas o inconciente.
  • Psicofonía - cualidad de oír sonidos (fonía) en la mente.
  • Psicofármaco - medicamento para enfermedades mentales.

Las que están tomadas de ἰατρός incluyen:

  • Bariatra - médico que se especializa en personas que tienen sobrepeso (bari)
  • Bibliátrica - arte de restaurar libros.

Sobre "iatra"y no "iatro".

Psiquiatra, viene del griego psiqué (alma) íatros (médico), y significa 'médico del alma', aunque ésta terminología no es correcta en castellano, puesto que la raíz griega 'íatros' es correcta en su equivalencia al castellano 'iatro', es decir, el término 'psiquiatra' está mal empleado y debería ser 'psiquíatro' que cuya palabra también es encontrada con el griego 'iatrei' (medicina, tratamiento).

- Gracias: Mauricio Alberto


La terminología psiquiatra, geriatra, pediatra, etc., es correctísima en castellano y es la que debe emplearse, y no existe "psiquiatro" ni "pediatro", ni han existido nunca. Esos términos son neologismos modernos formados a partir de raíces griegas pero con la mediación del latín científico. En griego existía simplemente la forma ἰατρός ("iatrós", médico), forma marcadamente masculina porque en Grecia las mujeres no ejercían la medicina (tenían vedada casi toda profesión). Esa situación cambia ya entre los romanos en que existe medicus y medica, pues entre ellos, aunque sean pocas las que lo hacen, las mujeres tienen acceso a toda profesión excepto la abogacía y jurisprudencia en general. Estos vocablos, en su generación moderna reconstruida según normas latinas, han recurrido al viejo sufijo de agente -a, sufijo indoeuropeo perfectamente conservado en latín que marca quien se dedica a una actividad sin distinción de sexo, y que está presente en multitud de palabras latinas, como collega, scriba, nauta, agricola, etc. (nótese que no existe "el colego", "el escribo", "el astronauto", etc.: esas formas en -a incluyen a agentes animados, es decir, de ambos géneros). Es así como las denominaciones modernas, neologismos de base griega, recurren a un vocablo griego y a la raíz de ἰατρός, y además en castellano, en sus adaptaciones (muchas veces con la mediación del francés), a nuestro viejo sufijo latino -a, con toda propiedad además, pues tales especialistas pueden ser hombres o mujeres y el agentivo latino -a no hace distinciones.

Lo mismo ocurre con otras palabras sí existentes en griego, pero que son pasadas al latín técnico. Por ejemplo estratega, del griego στρατηγός("strategós", general de un ejército, experto en arte de guerra o estrategia), que pasado por las formas latinas adquiere el sufijo -a, por mucho que algunos puristas siguiendo fielmente al griego se empeñen en decir "estratego" que es forma invalidada para su referencia a ambos géneros.

Y por último lo mismo ocurre con la palabra autodidacta, que pasada al latín asume el agentivo -a para ambos géneros y así se emplea por tradición, por mucho que por empeño de ciertos puristas que se empeñan en acogerse al purismo griego, se quiera imponer "autodidacto" que por fin el DRAE ha recogido como variante también válida (por supuesto en griego el "didactós", discípulo o aprendiz era siempre masculino dado que la educación reglada se negaba a las mujeres, cosa que no se da entre los romanos). También llamamos didacta, por mucho que no lo recoja el DRAE, al experto o experta en didáctica, la técnica de enseñar a los que quieren aprender, y en esa acepción y creación se basa sobre todo el vocablo autodidacta, más que directamente en el "didactós" griego que sólo era discípulo, pues didacta se aproxima más en su sentido a lo que los griegos llamaban "didascalós" (maestro), de modo que autodidacta es "el maestro de sí mismo".

Los sufijos de agente animado de ambos géneros en griego, formados a partir del indoeuropeo-a, y correspondientes más o menos al -a latino, son los sufijos -ta (como en anacoreta, cenobita, profeta y planeta) e -ista, que también encontramos en nombres de profesionales de algo sin distinción de género (taxista, dentista, taxidermista...), o en los entregados a una creencia o postura vital (islamista, materialista, hedonista, etc.).

- Gracias: Helena


A los interesados en psicología los invito a ver estas páginas: ambivalencia, autismo, bulimia, coprolalia, disforia, dolor, dopamina, endorfina, esquizofrenia, homeopatía, lunático, manicomio, mongólico, nostalgia, paranoia, pedofilia, pirómano, psiquiatra, saturnismo, sicología, sinapsis, tricofagia, y vértigo



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P

Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9272) añadidas al diccionario:
vendaval   ixódidos   comodato   choque   rizoforáceo   hipotónico   rebosar   verseo   puente de Varolio   deuda  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
chancho   hipócrita   garrapata   chinchorro   ciguato   tórtola   jamaica   káiser   jamón   galardón  
Último cambio: Martes, Abril 22 15:29 MST 2014