Etimología de PEPITORIA

PEPITORIA

La palabra pepitoria designa a un guiso español muy antiguo que se hace con ave troceada, aprovechando todos los menudillos y partes del ave. Se puede hacer en pepitoria el pollo, el pavo, el pato...etc., pero lo más tradicional es la gallina en pepitoria. La deliciosa salsa de la pepitoria se hace con harina tostada, huevos cocidos machacados, hígado frito del ave machacado, almendras, ajos, laurel, vino blanco, pimienta y azafrán de hebra. El nombre de este guiso ya aparece recogido en el diccionario de Percival, de 1591 y aparece mencionado en la obra de Cervantes (en la novela "El celoso extremeño").

Es precisamente una edición cervantina la que nos da la que parece ser la forma más antigua de la palabra, que es petitoria, posteriormente deformada a pepitoria por influencia de pepita. Esta forma petitoria, según Corominas, ya era deformación de *petitoya o petitoia, para aproximar la voz a un sufijo que resultara frecuente y conocido, voz que era préstamo del francés petit oie, literalmente "pequeña oca", nombre que se daba a los menudillos de la oca que se hacían en una especie de fricassé.

El adjetivo francés petit (pequeño), como el catalán petit, vienen de una forma del latín vulgar pititus, variante de pitinnus (pequeño), del que se reconstruye también otra variante *piccinnus que daría lugar a nuestro adjetivo pequeño. Todas estas son voces latinas del lenguaje infantil, y todas son variantes de pisinnus, surgida de pusus (muchacho, pequeño) y pusillus (pequeñito), que en último término se relacionan con una raíz indoeuropea *pōu- (poco, pequeño).

La palabra francesa oie, como la castellana oca, viene del latín imperial auca (pájaro, también ganso u oca), forma contracta de avĭca, un derivado de avis (ave, pájaro), voz vinculada a una raíz indoeuropea *awi- (pájaro), a la que también se asocia la voz latina ovum (huevo).

Se considera hasta tal punto que el laurel es un ingrediente tan fundamental para la pepitoria, que hay una anécdota sobre ello. En España, en 1868 se produjo una revolución llamada "La Gloriosa" que destronó a la reina Isabel II. Pues bien, en pleno movimiento revolucionario, estando la reina veraneando en Lequeitio, en la provincia de Vizcaya, ante el mal cariz que para ella tomaba el asunto, decidió marcharse a Francia. Entonces se dice que un duque y general, José Osorio, intentó convencerla de que si volvía a Madrid tendría el apoyo del pueblo y podría aplastar a los rebelados, diciéndole que obtendría "la corona de la gloria y el laurel de la victoria". La reina le respondió: "La gloria para quien la quiera y el laurel para la pepitoria". Y se marchó a Francia.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.