Etimología de CICADÁCEA

CICADÁCEA

La palabra cicadácea designa a la familia botánica Cycadaceae, que comprende entre 90 y 105 especies de plantas gimnospermas con un aspecto semejante a las palmeras y a los helechos arborescentes, actualmente representada por un solo género viviente, llamado Cycas.

El término latino Cycas, fue propuesto en 1753 por Linneo, pero quizás por un error de interpretación, como más adelante lo discutiremos. De cualquier manera, se puede afirmar que Cycas fue tomado del griego κυκας = kýkas, una variante de κοïκας = koïkas, plural acusativo de koïx, nombre dado a cierto tipo de palma del norte de África y Arabia, ahora llamada palmera Dawm (Hyphaene thebaica), una palma de gran tamaño, de áreas desérticas, con hojas fibrosas usadas para hacer cuerdas, cuyos frutos tienen una pulpa con un sabor semejante al jengibre y una corteza que sirve para hacer ciertas bebidas.

Un poco de historia nos ayudará a entender cómo es que el género Cycas que propuso Carlos Linneo (1707-1778) fue producto de una posible equivocación:

Para empezar, debemos puntualizar que el género Cycas con su casi centenar de especies, es único en la familia Cycadaceae, que junto a las familias Stangeriaceae y Zamiaceae, conforman el orden de gimnospermas Cycadopsida, antes Cycadales, con unas 310 especies. Estas plantas existían desde la era Mesozoica, durante el Triásico y el Jurásico, llegando a su mejor época hace entre 220 y 120 millones de años, por lo que tal vez sirvieron de alimento a muchos dinosaurios, pero actualmente, se encuentran probablemente en la fase terminal de su existencia (claro, en tiempos geológicos, esto significa que a lo mejor desaparecerán durante algunos millones de años, y eso sin considerar el factor humano). La distribución normal actual de las cicadópsidas comprende gran parte de África, Asia, Malasia, América, Madagascar, Australia, etc.

En la literatura clásica griega y romana no se mencionan descripciones de estas plantas, debido a que cuando el hombre llegó a la región del Mediterráneo y zonas aledañas, las cícas ya habían desaparecido en aquellos lugares. Así que no las describen ni los escritores griegos Teofrasto (371-287 a.C.) y Dioscórides (¿40?-90 d.C.), ni el romano Plinio el Viejo (23-79 d.C.). Es comprensible que esto así sucediera, debido a que las especies africanas que existían, ocupaban el sur de las áreas conocidas en aquel tiempo como 'Hic sunt leones', una clásica frase usada en la Roma antigua y todavía en el Medievo en las cartografías, que se interpretaba como, "aquí están los leones", para denotar territorios desconocidos. Aunque no deja de ser extraño el hecho de que no se conocieran las cicas asiáticas, si tomamos en cuenta que Alejandro Magno (356-323 a.C.), el gran emperador griego llegó hasta el occidente de India en sus incursiones militares. Sin embargo, existen indicios de que antiguos etruscos (allá por el año 900 a.C. o quizá antes), encontraron un fósil de una planta de las Cycadales, previamente utilizado por gente del neolítico como una piedra con filo, que los etruscos colocaroe en la necrópolis de Marzabotto, Italia, hacia el siglo VI a.C.

El primer reporte de Cycadales, en el mundo occidental, del género que hoy llamamos Cycas, se lo debemos a dos naturalistas árabes del siglo IX d.C., en su viaje de retorno desde India, donde encontraron que se utilizaba en la elaboración de harina.

Algunos autores han supuesto que una planta descrita por Teofrasto llamada por los griegos kýkas (de donde, como ya dijimos procede el Cycas en latín), era una cica, pero en cierto pasaje de sus escritos nos lleva a pensar que más bien lo que describió fue una palmácea, muy probablemente Hyphaene thebaica, ya descrita anteriormente. Y aquí es donde nos encontramos con los motivos que aparentemente llevaron a Linneo a proponer el término Cycas: la primera descripción botánica de una planta del orden Cycadales fue hecha por el botánico y militar holandés prelinneano Rheede Tot Draakestein (1636-1691), quien la describió con el nombre de Todda panna, en 1682; ello, debido a que este señor permanecía por mucho tiempo en regiones asiáticas como India, donde sí existen naturalmente las cicas. Pero Linneo pensó que era la misma planta palmácea africana que Teofrasto bautizó como kýkas, y entonces lo latinizó como Cycas en 1753, el primer género de la botánica moderna de este antiguo grupo de gimnospermas. Dicho esto de otra manera, Linneo se basó en el nombre (kýkas) que dio Teofrasto unos 2060 años antes a un tipo de palma africana, que es una angiosperama monocotiledónea, para denominar (Cycas) a una planta gimnosperma muy antigua descrita por Draakestein 71 años atrás.

Fuentes consultadas:

  • Botanical Garden, Oslo. 12 July 2001. The Cycads.
  • De Luca Paolo. A Historical Perspective on Cycads from Antiquity to the Present. In Virtual Cycad Encyclopedia Online. Consultado el 10 de febrero de 2016.
  • Webster's Third New International Dictionary. 1971. Vol. I. USA.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.