Etimología de CUNNILINGUS

CUNNILINGUS

La palabra cunnilingus es un latinismo puro que designa a la práctica sexual de estimular lamiendo los labios o el clítoris de la vulva femenina o la entrada de la vagina. El vocablo es la pura palabra latina cunnilingus, que aparece en los Carmina Priapea, concretamente en el poema 78, 2 (los Priapea son una colección de 80 poemas eróticos anónimos del siglo I a.C. y quizá algunos del I d. C., frecuentemente atribuidos a poetas como Catulo, Ovidio, Tibulo…), y asimismo varias veces en la obra del poeta satírico Marcial, además de en distintos testimonios epigráficos de diversa naturaleza. Cunnilingus (literalmente "lamedor de la vulva"), se aplicaba sobre todo en latín más al hombre que solía realizar esta práctica que a la práctica en sí, y en ocasiones aparece la palabra con un cierto matiz despectivo, quizá por considerar en la mentalidad tradicional que era práctica humillante para un varón, y así Marcial en un epigrama (4, 43, 11), le dice a un tal Coracino: "No te he llamado cinaedus (equivalente a nuestro despectivo "maricón"),... te he llamado cunnilingus (lamedor de vulvas)", y al equiparar cinaedus (despectivo en latín), con cunnilingus, parece trasmitir a este vocablo el tono despreciativo.

El vocablo cunnilingus es un compuesto de cunnus (vulva), palabra que en lenguaje patrimonial nos da el vocablo coño, y que es voz que en latín fue siempre de un registro vulgar y obsceno, como también era vulgar y obsceno cunnilingus (nótese que hemos dado para el vocablo una traducción suavizada, pero lo más ajustado y real hubiera sido traducirlo por un término más soez del estilo de "chupa..."). El origen de cunnus es oscuro y carece de paralelos indoeuropeos pero una hipótesis es que la palabra podría tener algún parentesco con la raíz de la palabra latina culus (culo), en cuyo caso se trataría de la presencia de una raíz indoeuropea *(s)keu- (cubrir, esconder), que también está contenida en latín en el adjetivo obscurus (oscuro) y la palabra cutis (piel, cutis), y en griego en la palabra κύτος ("kýtos" cavidad cerrada), que la ciencia ha tomado con el valor de célula y tenemos en palabras como citoplasma, fagocito, citología y eritrocito.

El segundo elemento es la raíz del verbo lingĕre (lamer, chupar), que se asocia a una raíz indoeuropea *leigh- (lamer), y que no tiene absolutamente nada que ver con la palabra lingua (lengua), pese a su parecido. La palabra latina lingua en latín arcaico era dingua, sólo que d arcaica pasa muchas veces a ele en latín (como en lacrima, de dacruma), y contiene una raíz indoeuropea completamente diferente que es *dnghū- (lengua).

-Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.