Etimología de CONCILIO

CONCILIO

La palabra concilio es un cultismo que viene del latín concilium (unión, reunión, asamblea), voz que tiene un sentido político desde la época romana monárquica (s. VIII al VI a.C.), en la designación de las asambleas políticas de ciudadanos, primero llamadas concilia y luego progresivamente comitia. Las primeras juntas asamblearias de la Iglesia y sus ministros, fueran ecuménicas o no, desde el cristianismo primitivo, siempre que reunieran a representantes de al menos amplios territorios, también tienen el nombre de concilium, lo que hace que la palabra concilio designe modernamente sobre todo a esas asambleas eclesiásticas, cuando no se emplea escasamente como cultismo para asamblea o reunión.

Pero concilium proporciona un doblete, dando también el vocablo vulgar concejo, cuyo significado es diferente. Concejo designa desde que nace en el s. X en el feudalismo hispano, en la Alta Edad Media, a la asamblea de vecinos que gobierna una localidad, villa o aldea, que se autogestionan y se autogobiernan para decidir cómo se aprovechan y se distribuyen los productos de las distintas zonas de su territorio, con qué orden u organización utilizan los vecinos el molino, el horno y toda dependencia común, cómo se distribuyen las aguas de regadío, etc. Con el tiempo se nombran jueces o alcaldes para presidirlos, por nombramiento directo de los vecinos aunque en épocas más tardías esto es ratificado por un señor o por el rey (el pueblo propone una terna de candidatos y el rey decide). De modo que los concejos vienen a sustituir en la Edad Media a los órganos de gobierno municipales romanos, y así modernamente la palabra ha llegado a ser sinónima de municipio, ayuntamiento, casa consistorial o reunión de concejales (voz que tiene su origen en concejo). De modo que concilio y concejo ya son dos palabras completamente diferentes en su significado y uso.

Concilium es un sustativo formado por el prefijo con- (conjuntamente) y la raíz con apofonía de un verbo calāre, que significaba llamar o convocar, de modo que concilium es algo así como convocatoria conjunta. De esta subfamilia léxica tenemos en castellano palabras como conciliar, reconciliar y conciliábulo. Además, del verbo calāre tenemos calendario (a partir de Kalendae,el nombre del primer día de cada mes en que se hacía una convocatoria o anuncio público de las fechas significativas de ese mes).

Pero todo esto procede de una raíz indoeuropea *kel+vocal nasal originada en laringal, que conllevaba la idea de gritar, y que nos da otras variantes en latín con radical cla-, como clamāre (llamar, gritar) y todos sus prefijados latinos, que nos dejan palabras como clamar, llamar, proclamar, exclamar, reclamo, aclamar, declamar, etc.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.