Etimología de PARANGÓN

PARANGÓN o PARAGÓN

La palabra parangón, antiguamente paragón, viene del griego παρακονᾶν (parakonan = piedra de toque), compuesta con el prefijo παρα- (para- = junto a, como en: parábola, paradigma y parafernalia) y ακονάω (akonao = yo afilo). La piedra de toque es una piedra negra que usan los joyeros para determinar la calidad de la plata o oro.

El verbo ακονᾶν viene de la palabra ακόνη (akone = piedra para afilar) y esta de la raíz indoeuropea (*ak-, agudo, afilado), que nos dio palabras como acre, acrimonia y aguja.


El origen de la Química moderna se lo debemos a la Alquimia y a su ímproba búsqueda de la piedra filosofal, esa que transmutaba los metales en oro y era componente esencial del elixir de la vida (o de la juventud) y panacea universal que era el remedio curalotodo.

También era un curalotodo el "bálsamo de Fierabrás" del Quijote -Vol. I, Cap. X- : en realidad esta pócima maravillosa proviene de las leyendas del ciclo carolingio, en un cantar de gesta francés (circa 1170): "Fierabrás" (el de feroces brazos): el rey sarraceno Balán y su hijo, el gigante Fierabrás, conquistaron Roma y robaron -en dos barriles- los restos del bálsamo con el que fuese embalsamado el cuerpo de Jesucristo y que tenía el poder de curar las heridas a quien lo bebía. Una vez vencido y converso el gigante, el emperador Carlomagno restituyó el bálsamo a Roma (otra versión dice que fue robado en Jerusalén).

A lo que vamos: los alquimistas comparaban los metales preciosos con la "piedra de toque", a la que denominaban paragón, y nuestro paragonar (S. XVI) deriva así del verbo italiano "paragonare" ("comparar"), que a su vez provenía del griego "parakonein" (afilar, sacar punta: aguzar) pues provenía de "akone" (la piedra de afilar). Con el tiempo y el uso apareció la "n": parangón/parangonar.

Modernamente, en los laboratorios se denomina parangón a la barrita de un metal dispuesta como "muestra para ser comparada". En ese sentido lo podíamos decir de la barra de platino-iridio que está en la "Oficina Internacional de Pesos y Medidas" (BIPM, en Sèvres, París, Francia) y que hasta 1960 fue el "patrón métrico". El "metro" empezó siendo un cálculo realizado sobre un meridiano terrestre (la medición acabó en Barcelona, España) y, tras varios avatares, ha acabado definiéndose como una fracción determinada de la velocidad de la luz, que se tiene como "constante universal")

Así que cuando decimos de algo "que no tiene parangón" (o, abreviando, que es "algo sin parangón") estamos afirmando que ese algo es incomparable "al no haber nada con qué compararlo".

- Gracias: TKC


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.