Etimología de CISTICERCO

CISTICERCO

Cisticerco es el estado larvario o inmaduro de una tenia (a menudo llamada 'lombriz solitaria), que consiste en un saco de entre 5 y 10 milímetros, conteniendo sustancias fluidas, un escólex invaginado y una pieza como cola, situado en algunos tejidos (músculos estriados, región subcutánea, corazón, lengua, cerebro, etc.) del huésped intermediario. Aunque varias decenas de tenias infestan al hombre, existen dos especies cuyos estados adultos lo parasitan exclusivamente: Taenia saginata, cuyos cisticercos se alojan en el ganado vacuno, y Taenia solium, que se encuentra en el cerdo. Significa entonces, que las larvas del parásito pasan de los vacunos y el cerdo, si se consume su carne mal cocida, pues los cisticercos llegan al intestino humano, donde se desarrolla el adulto o 'lombriz solitaria'. Solamente en el caso de T. solium, puede contraerse la cisticercosis en el hombre, cuando ingiere sus huevecillos que pasan del intestino a la sangre y de allí se alojan en diversos tejidos como cisticercos, causando serios problemas neurológicos si invaden el cerebro.

Cisticerco proviene del latín científico cysticercus, que a su vez procede de las voces griegas kystis, 'vejiga, saco cerrado', y kerkos, 'cola de animal', literalmente, "vejiga caudal o en forma de cola", como bien se menciona en el Tratado Completo de Patología y Terapéutica General y Especial, de los redactores de la Biblioteca de Medicina. Madrid, 1844; donde textualmente se puede leer en el Vol. I, página 235: "La palabra cisticerco... representa un verme vesicular, cuyo cuerpo cilíndrico o ligeramente deprimido, termina en una vejiga (kystis) semejante a una cola (kerkos) y que por esta razón se llama vejiga caudal". Los vocablos griegos entre paréntesis fueron añadidos por mi.

Kystis, probablemente se relacione en su origen con la raíz indoeuropea *kwes-, 'jadear, respirar con dificultad, resoplar', de donde también quizás deriva el verbo latino queri, 'lamentarse'; así como querēla (querella, queja, sufrimiento); queribundus (quejoso); querimōnia (queja, disputa); queritor (quejarse o lamentarse incesantemente). Numerosas palabras ha generado kystis: cistitis, inflamación de la vejiga; cistolitiasis, piedras en la vejiga; cistomorfo, en forma de quiste; cistografía, radiografía de cualquier quiste o de la vejiga urinaria; enquistarse, quiste, cistoma, cistoyeyunostomía, cistoide, cistoepitelioma, cisticerco y muchas más.

Kerkos, también es elemento que participa en la formación de diversos términos, siempre con el significado de 'cola de animal', o algo parecido (no como sustancia pegajosa o pegamento; en este caso, léase en este mismo diccionario la entrada coloide): cercaria, cierta larva de tremátodo con cola, como la duela hepática; metacercaria, siguiente estado de desarrollo de la cercaria; Cercopithecus, género de monos (primates), de la familia Cercopithecidae, con cola, que viven en África; Cercopidae, familia de insectos homópteros; Cercospora, género de hongos, etc.

Existen antecedentes muy antiguos donde se atestigua que las tenias y otros parásitos ya se conocían, por ejemplo: en el papiro de Ebers del Antiguo Egipto, hacia el año 1500 a. C.; la Biblia también cita a los gusanos planos (tenias); el médico griego Hipócrates (460-375 a.C.) sabía de gusanos parasitando peces, humanos y animales domésticos; Aristóteles (384-322 a.C.) menciona las larvas enquistadas de T. solium en cerdos, en su Historia de los Animales, donde afirma que son 'vesículas que parecen granizos'; médicos romanos, entre otros, Celso (25 a.C.-50 d.C.) y Galeno (130-200 d.C.), también dan cuenta de estos organismos; siglos más tarde, Paulus Agineta (625-690 d.C.), médico griego, hace descripciones puntuales de áscaris, oxiuros y tenias. En fin, la relación de personajes que describen esta parasitosis es muy larga, entre otros: Domenico Panaroli (1587-1657), médico y herbolario italiano, Thomas Wharton (1614-1673) anatomista y médico inglás, Marcello Malpighi (1628-1694), médico italiano, y Johann Goeze (1731-1793), zoólogo alemán.

Pero esta narración quedaría inconclusa si no mencionamos que durante mucho tiempo, no se sabía que las tenias (T. saginata y T. solium) y los cisticercos son diferentes estadios o fases del ciclo biológico de estas especies, es decir, del mismo organismo, sino que se creía que las formas larvarias enquistadas eran especies distintas a las fases adultas (lombriz solitaria); ello es que a las larvas de T. saginata, se las consideraba como la especie Cysticercus bovis, mientras que a las formas juveniles de T. solium, como la especie Cysticercus cellulosae. Aunque la cisticercosis fue descrita de manera detallada por Johannes Udalric Rumbler en 1555, su conexión con las tenias todavía era desconocida. Fue hasta mediados del siglo XIX, cuando el galeno alemán Friedrich Küchenmeister (1821-1850), después de hacer observaciones en animales, alimentó con carne de cerdo infestada de cisticercos a humanos que esperaban sentencia de muerte, algunas semanas antes de su ajusticiamiento; después de ser ejecutados, les practicaba la autopsia a los cadáveres, recuperando las tenias adultas de los intestinos, demostrando de manera objetiva que los cisticercos y las tenias eran fases diferentes del desarrollo de las 'solitarias' o tenias. Poco tiempo después, entre 1868 y 1869 J.H. Oliver encontró que lombrices adultas de T. saginata se alojaban en el intestino de personas que habían comido carne de ganado vacuno infestada con cisticercos, siendo confirmado en 1877 por el médico veterinario parasitólogo italiano Edoardo Perroncito (1847-1937).

Hacia el año 1812, ya se encuentra la palabra cisticerco en francés (cysticerque), de donde se generalizó a otros idiomas durante el siglo XIX.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.