Etimología de ANCLA

ANCLA

La palabra castellana ancla procede del griego ἂγκυρα, a través del latín ancora1 2 con alteración del timbre vocálico (abertura articulatoria).

ἂγκυρα > latín ancora > ancla (esperaríamos latín *ancura).

La palabra griega tenía los siguientes sentidos3:

  • ancla (con este sentido se encuentra ya en las obras de Alceo - s. VII a.C)
  • apoyo, esperanza de los hijos
  • garfio empleado para defenderse de los sitiadores
  • especie de horquilla para recoger higos muy altos
  • pene

Las relaciones y los contactos de los habitantes del Lacio, y de los pueblos itálicos en general, con el mundo de habla griega deben de remontarse hasta época micénica (II milenio a.C.) y se intensificaron a partir del siglo VIII a.C. época en la que empieza la colonización griega, ante todo marítima, por el Mediterráneo.

La palabra ἂγκυρα es uno de los términos asodiados con el mar y la navegación (véase también: gobernar, congrio) que empiezan a difundirse entre las rudas lenguas itálicas, oralmente, a través de los marinos y colonos griegos.

Según Jorge Bergua Cavero, profesor titular de Filología Griega en la Universidad de Málaga, la palabra latina ancora es una de las palabras griegas que:

´´entradas en latín en época preliteraria, han seguido utilizándose a lo largo de los siglos y están por tanto representadas también en español...desde por lo menos el siglo VII a.C., todos los préstamos griegos de que vamos a hablar penetran en la lengua por vía exclusivamente oral, adaptándose por tanto la fonología latina sin ningún tipo de prurito ortográfico (como será, en cambio, la norma en el latín culto a partir de siglo I a.C.) y experimentado algunos cambios fonéticos importantes, hasta el punto de quedar muchas veces enmascarado su origen griego y ser por ello consideradas por el hablante de la época republicana avanzada como voces puramente latinas, totalmente integradas en la lengua´´4

De la misma raíz provienen las palabras anchor (inglés), anker (alemán), ancre (francés), ancoire (irlandés), etc.

Fuentes:

  1. Diccionario Etimológico de la lengua neo-helénica de Georgios Babiniotis, (Profesor de Lingüística y rector de la Universidad de Atenas).Atenas. 2009.
  2. Diccionario etimologico de la lengua griega antigua. J. B. Hofmann (traducido en griego por Antonio Papanikolaou, profesor de filología griega antigua en la Universidad de Atenas). 1974.
  3. Diccionario Griego -Español Volumen I (Segunda Edición Revisada y Aumentada) Instituto de Filología. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid 2008.
  4. Los Helenismos del Español. Jorge Bergua Cavero. Editorial Gredos. Madrid. 2004.

- Gracias: PAGOT



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.