Etimología de AMORTIZAR

AMORTIZAR

La palabra amortizar (pagar poco a poco una deuda, hasta que se muera) viene del latín tardío o medieval admortizare compuesta con:

Otras palabras compuestas con la combinación a- + palabra + -izar, incluyen:

  • Alunizar - posarse en la superficie de la luna.
  • Aterrizar - tocar tierra desde el aire.
  • Atemorizar - causar temor.
  • Aterrorizar - causar terror.

Tampoco es necesario tener el prefijo a-, como podemos ver en:

  • Actualizar - hacer que represente el tiempo presente (actual).
  • Autorizar - confirmar que es válido usando un texto de un autor.
  • Civilizar - convertir en civil, relativo a la gente de la ciudad.
  • Digitalizar - representar algo en números (dígitos) para meterlos en la computadora.
  • Estatizar - convertir una empresa privada en una del estado.
  • Fiscalizar- controlar, supervisar las acciones ajenas, someter a inspección del fisco.
  • Generalizar - convertir en general.
  • Localizar - averiguar el lugar (local) donde se halla.
  • Modernizar - convertir en moderno.
  • Moleculizar - convertir en molécula.
  • Particularizar - convertir en particular.
  • Pulverizar- convertir en polvo.
  • Sensibilizar - hacer que tenga la habilidad de sentir.
  • Solidarizar - cacer que sea solidario.
  • Sonorizar - hacer que se siente sonar.
  • Utilizar - convertir en útil.

También se han construido palabras con otros prefijos, como:

  • Descapitalizar - quitar el capital de una empresa.
  • Inmortalizar - hacer que no tenga cualidad de muerte.

En latín medieval admortizare significaba dos cosas. Por un lado era extinguir, apagar, generalmente un fuego o una lámpara. Por otro realizar una admortizatio, que era poner unos bienes en "manos muertas". En el sistema feudal bienes de "manos muertas" eran aquellos que jamás se podían vender, comprar ni enajenar, como si permanecieran en una mano rígida de la que no se podían desvincular. Los bienes de manos muertas no sólo eran nobiliares, eran principalmente los de la Iglesia, que había adquirido extensísimas posesiones en feudos eclesiásticos, tierras, edificios, monasterios, tesoros... Todo lo que a la Iglesia se donaba se "amortizaba", pasaba a manos muertas y no podía ser comprado ni vendido, ni transmitido a otros. Por eso, tras la Revolución Francesa y las diversas revoluciones burguesas del s. XIX que abolieron el sistema feudal, se sucedieron en distintos países las llamadas "desamortizaciones" que consistieron en poner en el mercado de la compra-venta, con una expropiación forzosa y por el método de la subasta pública, las tierras, edificios y bienes inalienables, principalmente de la Iglesia, pero también feudos nobiliares e incluso baldíos y tierras comunales de municipios que también eran inalienables. En el caso de los bienes nobiliares esto no tuvo en algunos lugares mucho efecto social, pues las compraron a bajo precio los propios nobles, que de ser titulares de un feudo después pasaron simplemente a ser propietarios terratenientes de extensos latifundios y territorios.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.