Etimología de FISCO

FISCO

La palabra fisco procede del latín fiscus. Lo curioso es cómo esta palabra, que en principio sólo significaba "cesto, canasto", pasó a referirse a la hacienda pública. En origen fiscus es un tipo de cesto que se utilizaba para transportar aceitunas a la almazara o para encerrar en él el cuajo y lograr el queso, ahí encestado hasta que adquiría la curación deseada. Después también se llamó fiscus a una especie de cestillo o malla trenzada en que se guardaba el dinero. La hacienda pública romana recaudaba los impuestos, y esta hacienda o el tesoro público se llamaban aerarium (de aes, bronce o metal acuñado), de donde seguimos diciendo erario. Pero en época imperial romana, de los impuestos tributados que iban al aerarium para hacer frente a los gastos públicos, se separaba una parte destinada a los gastos del emperador, su familia y su corte. Esta parte se decía que era la correspondiente al fiscus imperial (es decir, la que iba al cesto de dinero particular del emperador). A partir de ahí y por desplazamiento parece que acabó pasando tardíamente la palabra fiscus a designar a la propia hacienda pública, y nacieron vocablos derivados como fiscal, fiscalidad o el verbo confiscar (del latín confiscare).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.