Etimología de AGÜITADO

AGÜITADO

La palabra agüitado, entristecido, apesadumbrado, viene de "acuitado" con apuro, con problemas, y su verbo, acuitar, del latín cogitare "pensar".

- Gracias: niaroel


Esa es la versión que le da la Academia de la Lengua Mexicana, pero por otro lado, Corominas1 dice que agüitarse (dormirse), y "estar agüitado (amodorrado)" quizás vienen de guaita, cada una de las cuatro partes en que los marineros y pescadores dividían la noche para tomar turnos de vigilancia. Esta vendría del fráncico *wahta (guardia, servicio de guardia). Sería la misma génesis del nuestra palabra aguaite, guachimán y el inglés watch.

En origen, la palabra germánica se asocia con una raíz indoeuropea *weg- (vitalidad, vigor) que está presente en palabras como vigor, vigía y veloz.

Fuentes:

  1. Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico - Joan Corominas y José Antonio Pascual - Versión Electrónica - 2012.
  2. Diccionario Etimológico Indoeuropeo de la Lengua Española (página 188) de Edward A. Roberts y Bárbara Pastor - Primera Edición 1996.
  3. American Heritage Dictionary of Indo-European Roots. Editada por Calvert Watkins - Tercera edición - 2011.

Agüitarse en el sentido de entristecerse al menos, no tiene nada que ver con guaita, sino con cuita (apuro, preocupación, desvelo). Se forma sobre agüitar que es sencillamente la evidentísima forma sonorizada del verbo acuitar, con la habitual sonorización de la c intervocálica en g, siendo acuitar una formación con ad- y cuitar, verbo este que nos llega del provenzal coitar, y este del latín cogitare con la lógica caída de la g intervocálica. En castellano cogitare nos da directamente el verbo cuidar. Cogitare (pensar, reflexionar, aquí estar pensativo, preocupado o meditabundo) es un compuesto con co- (acción global) y además iterativo (sufijo -ito) del verbo latino agere (mover o llevar adelante, conducir, actuar), del que tenemos montones de derivados como acta, agente, agitar, exacto, transigir y un largo etcétera. Se vincula a una raíz indoeuropea *ag-.

Ni Corominas ni Roberts-Pastor dicen que agüitarse en el sentido de amodorrarse venga de guaita. El único verbo que derivan de guaita es aguaitar, y aguaitar no es agüitar, ni agüitarse. Aparte de que amodorrarse, tampoco tiene mucho que ver con guaita ni nadie lo acepta así, dado que además guaita significa justo lo contrario (desvelo, vigilancia). Más bien, si existe en agüitarse una acepción de amodorrarse, este significado es un matiz de acuitarse en el sentido de estar reconcentrado en los propios pensamientos y preocupaciones, y de ahí estar absorto o estar amodorrado.

- Gracias: Helena


Ni Corominas ni Roberts-Pastor ni la Academia española dicen que agüitarse venga de acuitar. Corominas dice claramente:

Quizá tenga el mismo origen el mej. agüitarse 'dormirse', estar agüitado 'amodorrado', pero esta ac. derivaría de guaita 'cada una de las cuatro partes en que se dividía la noche y en las cuales los marinos y pescadores se reparten la vigilancia mientras los demás duermen'.

..

AGUAITAR, del cat. aguaitar 'estar al acecho', 'mirar' (o quizá del gasc. ant. agoaitar), derivado de guaita 'vigía', 'centinela', y éste del fráncico *WAHTA 'guardia, servicio de guardia' (a. alem. ant. wahta, alem. wacht).

Roberts-Pastor en la entrada de *weg- dice:

2. Germ, *waht
guaita (< cat, guaita: centinela, guardia...)

Antes de proponer la teoría que agüitarse venga de acuitar, la Academia Mexicana nos advierte "No he encontrado alguna otra propuesta para el origen de agüitado." y "No quiero terminar esta nota sin proponer, no sin cierta osadía, otra explicación". Así que esta es una propuesta propia. No es evidente ni universalmente aceptada. La Real Academia Española, deja agüitarse sin etimología.


Ni Corominas ni Roberts-Pastor tratan el término agüitar ni agüitarse, y así es absurdo apoyarse en ellos. Roberts-Pastor incluye aguaitar (que no agüitar) en la entrada *weg- (ser fuerte y vívido) e incluye los vocablos cuita y cuitar en la entrada *ag-, y nada más aporta. En cuanto a Corominas, no trata el término, sino que estudia aguaitar como derivado de guaita, y simplemente cuando trata extensamente aguaitar que es otro verbo, dice de pasada que "quizá tenga el mismo origen que agüitarse" (ni siquiera lo sabe, ni siquiera ha seguido o rastreado la evolución de este último verbo, ni siquiera se plantea su estudio, no afirma nada de hecho, es una ocurrencia con un quizá).

Y resulta que para ningún lingüista es explicable por ninguna norma fonética la pérdida de la a en aguaitar para dar agüitar. Y mucho menos es explicable el extraño paso del significado de velar y vigilar, a entristecerse, estar con el ánimo preocupado o decaído, y mucho menos al significado desusado de amodorrarse o andar adormecido. En cambio cualquier lingüista sabe de la sonorización de oclusivas intervocálicas que hace plenamente regular el paso de una c a una g, cambio activo en el español hasta después del Renacimiento que necesariamente conlleva acuitar > agüitar.

Y así en el artículo de Moreno de Alba de la Academia Mexicana de la Lengua, que es la más interesada en explicar este arcaísmo del español plenamente vigente en México, aunque desusado en España, leemos esta reflexión impecable metodológicamente hablando:

"aun aceptando la posibilidad de los cambios fonéticos que implica el paso de aguaitar a agüitar, me parece remota, por no decir inexistente, la relación semántica entre aguaitar y agüitar, incluso aceptando que agüitar significara 'dormir', pues ninguna de las acepciones de aguaitar se acerca siquiera a ese significado"

"El DRAE registra el verbo acuitar, con la siguiente definición (acepción única): 'Poner en cuita o en apuro, afligir, estrechar'. Se anota en seguida que también se usa como pronominal (acuitarse). Tiene al menos dos derivados, lo que habla de su vitalidad (acuitadamente ['con cuita'] y acuitamiento [anticuado: 'cuita']). Conviene transcribir también los significados precisos del sustantivo cuita: 'trabajo, aflicción, desventura'. Acuitado, por tanto, equivale a 'apurado, afligido, desventurado'. Como se ve, agüitar bien puede derivar de acuitar. El único cambio fonético, es decir la sonorización de la velar c (k > g), es muy fácil de explicar, si se considera que, a lo largo de la historia de la lengua española, son muy numerosas las sonorizaciones, que suponen un debilitamiento de la tensión articulatoria. La filología nos ha enseñado siempre, con referencia a la transformación del latín en español, que las consonantes sordas tienden a sonorizarse (y las sonoras a desaparecer). Así, el cambio de acuitar a agüitar no es sino la aplicación de una regla de evolución muy conocida. Por otra parte, resulta innegable la estrecha relación semántica que se establece entre acuitar,acuitado y agüitar, agüitado: 'apurado, afligido, desventurado' > 'triste, abatido, con el ánimo decaído en exceso'."

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.