Etimología de AUSTRALOPITECO

AUSTRALOPITECO

La palabra australopiteco viene de un neologismo en latín, Australopithecus, compuesto híbrido del latín australis, que significa del sur y del griego pithekos, mono; es decir, el mono del sur, debido a que los fósiles de este ser humanoide se han descubierto principalmente en el sur de Africa. Así que la palabra hace referencia al género donde se incluyen las distintas especies del que se considera el más antiguo grupo de seres semejantes al hombre moderno. Estos vivieron en el continente africano desde hace unos 4 000 000 de años atrás, hasta menos de un millón de años.

La especie humana actual, Homo sapiens y los Australopithecus, estamos incluídos en la familia de los Homínidos, cuyo único género viviente es Homo, al cual pertenecemos.

Muchos antropólogos identifican cuatro especies de Australopithecus: A. afarensis, A. africanus, A. boisei y A. robustus. Además, otros estudiosos de la evolución humana, también mencionan a A. aethiopicus, A. anamensis y A. garhi.

Todas estas especies, se caracterizaban por la capacidad de mantener una postura erecta y caminar en dos pies. Medían entre 120 y 150 cm de alto y tenían un cerebro de aproximadamente un 33% del tamaño del que actualmente poseemos.

Los primeros fósiles de Australopithecus fueron encontrados en 1924 por el antropólogo austaliano Raymond A. Dart, quien descubrió el cráneo de un niño en un sitio llamado Taung, cerca de Vryburg, Sudáfrica, lo llamó A. africanus y lo consideró un Homínido, pero muchos otros investigadores creían que se trataba de un mono; sin embargo, durante los siguientes 35 años fueron encontrados otros fósiles más completos, y su estudio convenció a los escépticos de que sí se trataba de restos de la familia Hominidae.

Algunos de los más antiguos australopitecos fueron descubiertos en los años setentas del siglo pasado; así, en 1974 investigadores liderados por el antropólogo estadounidense Donald C. Johanson, encontraron restos fósiles sobre la superficie del suelo en Hadar, Etiopía. La criatura fue nombrada "Lucy" y resultó tener una antigüedad de 3 000 000 de años y esta nueva especie se denominó A. afarensis. En 1978 un equipo de antropólogos dirigidos por la británica Mary D. Leakey. encontraron huellas de pisadas de un humanoide en Leatoli, Tanzania, con una antigüedad de unos 3 700 000 años. Estos fósiles indican que seres antepasados directos a nuestra especie caminaban erectos mucho antes que los hombres primitivos comenzaran a fabricar herramientas de piedra hace unos 2 000 000 de años.

Solamente debe hacerse la aclaración de que a pesar de que el término australopiteco, literalmente significa mono del sur, en realidad, en el sentido estrictamente biológico no se refiere en sí a un mono, sino a un auténtico Homínido que es la familia taxonómica a la que pertenecemos, mientras que los monos están incluídos en la familia Pongidae, aunque, naturalmente todos, monos y humanos somos del orden Primates.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.