Información sobre la expresión AURORA POLAR

AURORA POLAR

La aurora polar es un fenómeno luminoso que consiste de cortinas, cintas o arcos de luz de diferentes tonos cromáticos, pero con predominio del color verdoso. Sucede en la atmósfera superior ionizada alrededor de los polos magnéticos de la tierra, causado por la interacción de partículas cargadas del viento solar que colisionan con átomos de oxígeno y nitrógeno.

La palabra aurora, como sustantivo femenino procede del latín aurōra, que significa 'amanecer', 'los primeros resplandores del sol', también el 'este'. Y Aurora, como nombre propio era la diosa romana del alba o amanecer, la diosa Éōs para los griegos. Voces vinculadas a la raíz indoeuropea *aus- o *au̯es‑ en Pokorny p. 86 (brillar, resplandecer).

Polar viene del latín pŏlus que designa al 'polo del mundo', 'polo geográfico', como polus arctĭcus (polo norte), polus antarctĭcus (polo antártico, sur o austral). Pŏlus es préstamo del griego clásico πόλος = polos (un pivote sobre el cual algo gira, el eje de la esfera. En polar se encuentra el sufijo adjetival -ar ('de', 'relativo a'), del latín -arem, acusativo de -aris, como en los términos: solar, triangular, capilar, escolar, lanar.

Por lo tanto la aurora polar es un resplandor o brillo (aurōra) que se observa en torno a las regiones polares (pŏlus). Claro que en este caso dicho resplandor o fulgor no obedece a ninguna aurora con el sentido de 'amanecer'.

Para una mejor comprensión sobre estas palabras, sugiero al lector que consulte en este diccionario las entradas: aurora, polo, boreal y austral.

Evidentemente, las auroras polares deben tener muchos millones de años, así que los pueblos que habitaban las altas latitudes en ambos hemisferios: Norte (aurora borealis) y Sur (aurora australis), tuvieron que haberlas observados desde tiempos antiguos. Pero no recibieron atención científica hasta el siglo XVII, y fue descrita y nombrada en 1621 por el astrónomo francés Pierre Gassendi (1592-1655), bajo la denominación descriptiva aurora borealis o las luces del norte, ya que las auroras boreales puede llegar a verse en la región mediterránea europea. En el siglo XVIII, con los viajes al sur de James Cook (1728-1779) y otros europeos, observaron y reconocieron la existencia de la aurora australis o las luces del sur. Otra fuente dice que fue el italiano Galileo Galilei (1564-1642) quien en 1616 acuñó el nombre aurora borealis.

Existen ciertos registros históricos de la antigüedad sobre la descripción de este fenómeno, como del griego Piteas del siglo IV a.C. También el escritor romano Plinio el Viejo (s. I d.C.) describe la aurora boreal y dice que es presagio de ciertos desastres y calamidades. De seguro porque en las latitudes del Mediterráneo, los colores que predominan en las auroras son rojizos, probable anuncio de derramamiento de sangre. También el romano Séneca (4 a.C.-65 d.C.), en su libro I dedicado a meteoros ígneos, halos y otros fenómenos atmosféricos luminosos, hace referencia a este espectáculo natural.

Fuente:

  • Oxford English Dictionary. 1984. USA.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.