**

Etimología de ARTE

-
-

ARTE

La palabra arte viene del latín ars, artis y se refiere a una obra o trabajo que expresa mucha creatividad. La palabra latina artis, viene de una raíz indoeuropea *ar- (ajustar, hacer, colocar). Ver: artículo.

Según el DRAE, arte es el calco del griego τέχνη (techne) que dio la palabra técnica en castellano, pero para mi son dos palabras muy diferentes. Esta es mi interpretación:

  • Arte: un artista crea algo que sale sólo de su intelecto. Su obra sale de su inspiración y no tiene que obedecer ninguna regla.
  • Ciencia viene del latín scientia (conocimiento) y este del verbo scire (saber). Un científico también crea algo basado en su intelecto, pero está limitado por reglas. Puede tener una hipótesis, pero no puede llegar a tener una teoría hasta que la pueda probar usando el método científico. Ver: concepto. La hipótesis es arte, pero una teoría, ya es ciencia.
  • Ingeniería viene del latín ingenium, formado de in (en) y genium (de la misma raíz que gen), o sea engendrar. Un ingeniero toma teorías y las modela (por lo general usando fórmulas matemáticas) al mundo real para resolver problemas. Un científico es alguien como Isaac Newton (1643-1727) quien planteó las leyes física mecánica y dinámica. Un ingeniero es alguien que utiliza esas leyes, por ejemplo, alguien que diseña un automóvil usando las leyes establecidas por Newton.
  • Técnica es un trabajo ya predeterminado. Siguiendo nuestro ejemplo, el ingeniero diseña el auto, el técnico lo repara.

La τέχνη griega se refería a lo que hoy concebimos como el arte. La τέχνη era la que tenían a su encargo las nueve musas de la "técnica", es decir, las habilidades. Inicialmente se adoraba a tres musas, para la memoria, la meditación y el canto. Las tres musas eran necesarias para desarrollar el arte poético religioso. Las musas como hijas de Apolo recibieron sus nombres de las tres cuerdas de la lira: Cefiso, Apolonis y Boristenis. Ya Homero vendría a determinar que las musas eran nueve:
  • Calìope (Καλλιόπη, 'la de la bella voz"); musa de la poesía épica (canción narrativa);
  • Clío (Κλειώ, 'la que celebra'); musa de la historia (epopeya);
  • Érato (Ἐρατώ, 'amorosa'); musa de la poesía lírica (canción amatoria);
  • Euterpe (Ευτέρπη, 'deleite'); musa de la música, especialmente la de la flauta;
  • Melpómene (Μελπομένη, 'cantar'); musa de la tragedia;
  • Polimnia (Πολυμνία, 'muchos himnos'); musa de los cantos (himnos);
  • Talía (θάλλεω, 'florecer'); musa de la comedia;
  • Terpiscore (Τερψιχόρη, 'deleite de la danza'); musa de la danza y poesía coral; y
  • Urania (Ουρανία, 'celestial'); musa de la astronomía y poesía didáctica.

Originalmente se consideraba dentro del término ars a cualquier producción humana, tal cual lo dejaba ver el término de origen griego de "técnica". Con el tiempo la derivación latina (ars -> arte) se utilizó para designar a las disciplinas relacionadas con las artes de lo estético y lo emotivo; y la derivación griega para aquellas disciplinas que tienen que ver con las producciones intelectuales y de artículos de uso.

-Gracias: Regaladiux

Me parece que hay notables confusiones sobre todo en la entrada inicial, que me propongo clarificar. La primera de ellas es una confusión que hasta en el DRAE aparece, de que ars, artis es en latín un calco del griego τέχνη, cosa falsa. Si lo que se quiere decir es que para traducir la palabra griega τέχνη siempre se empleó el vocablo latino ars, hasta ahí correcto, pero eso no es un calco. Un calco se da cuando una palabra de una lengua adquiere nuevos significados al emplearse como traducción de otro vocablo de otra lengua (como nuestro vocablo ratón ha adquirido el valor de cierto mando de los ordenadores por traducción del inglés mouse, valor que antes no tenía). La palabra latina no adquiere nuevos significados al emplearse como traducción de τέχνη, pues ya tenía en sí un inmenso bagaje de matices. Ars es en latín todo aquello que puede aprenderse, adquirirse para el ejercicio de una habilidad, habilidad adquirida, y que no depende de natura (la naturaleza), y todavía oponemos lo artificial a lo natural. Ars designa en latín además a todo lo que llamamos artes y técnicas, es decir a todo conocimiento adquirido que es capaz de crear aplicaciones prácticas de cualquier naturaleza, desde una escultura a un puente, desde un sembrado sistemáticamente calculado o un injerto en un árbol hasta un bello discurso o poema, desde un manejo adecuado de las velas de navegación hasta el conocimiento adecuado y praxis de las artes de cortejar a una mujer, por poner unos ejemplos. Todo entra en ars, mientras sea un conocimiento adquirido que se está empleando en aplicaciones prácticas. Y en ese sentido coincide en gran medida con el sentido del griego τέχνη, que también en origen abarca todo, desde las artes plásticas a la tecnología.
Ars se opone a scientia (conocimiento) en que ciencia es un puro conocimiento, especulativo, en que lo que priva es básicamente el afán de saber, pero sin aplicación práctica. En cuanto ese conocimiento se aplica a la producción de algo, sea material o inmaterial, ya se transforma en un ars o si se quiere una τέχνη, no sé si se ve clara la diferencia. En este sentido es absurda y falsa esa extraña clasificación que se hace al principio entre arte, ciencia, ingeniería y técnica. La única diferencia que hoy en día tenemos respecto a las denominaciones grecolatinas, es que nosotros hemos especializado sobre todo la palabra latina arte (de ars) en designar aquellas aplicaciones prácticas que están destinadas al placer de los sentidos o el intelecto, al ocio humano, a la percepción estética (como la escultura, la pintura, la música, la dramatización, la literatura, etc.), y en cambio el vocablo técnica (de τέχνη) para las aplicaciones prácticas del saber destinadas a la mejora de la vida material humana (como la ingeniería, la mecánica, la arquitectura, etc.). Y seguimos llamando ciencia a todo conocimiento especulativo que consiste en un saber por un saber y deja las aplicaciones prácticas a otros especialistas (como la matemática, la física, la historia, la filosofía, la astronomía, etc.). Por eso:
  • Es falso que arte sea una obra que sale "del intelecto y la inspiración de un artista" sin obedecer ninguna regla. Los artistas se forman en un sinfín de reglas y las siguen. Un músico sabe música y un escultor ha tenido que estudiar desde geometría hasta un inmenso conjunto de normas y conocimientos especializados, y los sigue y aplica con sistematismo aunque con ello cree algo innovador y personal. Y lo mismo un pintor o un literato. Si bien es cierto que se precisa "imaginación" e "inspiración", sin lo anterior no se hace nada, hay que aprender técnicas y saberes. Y por otro lado la inspiración también le hace falta al ingeniero que crea un nuevo modelo de automóvil.
  • Es falso que el científico sea el único que está limitado a reglas, todos lo están y el método científico rige para todos, o de lo contrario una actividad humana será sólo superchería (ni ciencia, ni arte, ni técnica). Y la hipótesis no es arte, no tiene nada que ver con el arte, que es conocimiento aplicado. La hipótesis rige en la ciencia que se distingue por un afán meramente explicativo de la realidad y no se destina per se a su transformación o modificación.
  • Es falso que un ingeniero sea algo especial y diferente. La ingeniería es, como todos sabemos, una técnica, casi la técnica por antonomasia. El técnico es un señor que apoyado en los principios de las ciencias, crea aplicaciones prácticas. Tan técnico es un ingeniero como un mecánico del automóvil, sólo que el grado de su formación es distinto y su dedicación distinta, el uno puede diseñar porque tiene formación profunda para ello, y el otro reparar porque su formación sólo se destina a eso, pero ambos son técnicos.
Actualmente dividimos los saberes en artes, ciencias y técnicas, pero es cierto que el concepto de técnica y arte interfiere, y que una obra arquitectónica es producto de la técnica pero también puede ser una depurada obra de arte destinada al placer estético, y que una sinfonía de Beethoven puede ser una obra de arte de una exquisita inspiración y a la vez conllevar una depurada y complicada técnica. En ese sentido, no es ninguna tontería que los antiguos denominaran a todo ars, si hablaban en latín, o τέχνη si hablaban griego, pues conceptualmente es lo mismo, y todas las actividades aplicadas son producto de la habilidad, de la creatividad y se basan en las técnicas aprendidas.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A

B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9856) añadidas al diccionario:
brusco   népido   look   container   aforo   floresta   girínido   icneumón   pómulo   brete  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
acróbata   calzón   whisky   líder   aventura   tentar   estéril   venir   socio   exégesis  
Último cambio: Viernes, Octubre 31 07:43 MST 2014