Etimología de ALCALDE

ALCALDE

La palabra "alcalde" viene del árabe al-qadi, (el juez). "Qadi" viene del verbo qada, o sea "juzgar".


Alcalde viene, efectivamente del árabe القاضي al-qāḍī, que significa "el juez", porque es el participio agentivo de un verbo qaḍà "juzgar", pero qué hace ahí esa ele delante de la de y cómo fue que de significar "juez" se pasó a "munícipe" necesita alguna explicación adicional.

La segunda ele de alcalde se explica por el carácter lateral que tenía antiguamente el fonema árabe que se representa hoy con el grafema ض /ḍ/, que en Alfabeto Fonético Internacional (AFI) se representa [dˁ]. Sonaba entonces como una consonante sonora alveolar-lateral faringalizada que tenía dos realizaciones, una fricativa, que cabría representar con el signo del AFI [ɮˤ], y la otra africada, representada por [d͡ɮˤ] o por [dˡˤ]. Este sonido era tan complicado y ajeno a las lenguas del entorno que la lengua árabe era llamada entonces لُغَةُ ﭐلضَّادِ luġatu ḍ-ḍādi (luġat aḍ-ḍād), que en realidad se pronunciaba luġat ad͡ɮˤ-d͡ɮˤād o luġat adˡˤ-dˡˤād, "la lengua de la ḍād". Cuando la lengua árabe llegó a la Península Ibérica en el siglo VIII no todos los hablantes de árabe la pronunciaban ya sino que, por ejemplo, los llamados "árabes sirios" no la articulaban africada con el elemento lateral [dˡˤ], sino solamente oclusiva [dˁ], como es norma ahora, pero los llamados "árabes yemeníes" sí que la pronunciaban africada con el elemento lateral [dˡˤ], y este elemento es el que para el oído de los hablantes de romance se resolvió en un grupo [ld], de modo que una palabra como القاضي al-qāī, pronunciada al-qādˡˤī se adaptó como alcalde.

Es este un rasgo que se puede observar en otros arabismos donde figuraba el mismo fonema, pero solo en los arabismos de introducción más antigua, como الربض ar-rabaḍ de donde se dijo arrabal (igual que el catalán raval viene de una forma anterior con -ld, conservada en el portugués arrabalde), también de البياض al-bayāḍ se dijo albayalde (pero esta en portugués no se ha mantenido, se dice alvaiade), y las asociaciones con el artículo, que pasan más desapercibidas pero que deberían haber comenzado todas con *ad- por la habitual asimilación lddd, pero que en estos casos el componente lateral fue el que hizo que se mantuviera ald-, como en الضيعة aḍ-ḍayˁa que se dijo aldea (portugués aldeia y cat. topónimo Aldaia) y en الضبّة aḍ-ḍabba → aldaba (port. aldraba). En otros arabismos con el mismo fonema (ademán, adefera, adiafa, alarde, albaida, etc.) no se da el reflejo de este fenómeno de lateralidad, probablemente porque están tomados en época más moderna, cuando este rasgo fonético se había perdido ya en el árabe andalusí.
En catalán alcalde es probablemente un hispanismo, pues como munícipe suele decirse batlle y como juez de los musulmanes medievales se decía alcadi, sin reflejo del grupo -ld-, como trae el Alcover:

ALCADI m.
Jutge, entre els sarraïns; cast. alcadí. A tots los alcayts, batles, alcadis, oficials, feels nostres, Tirant, c. 440. Jutjant com alcadi los fets de nengú, Proc. Olives 530.
Fon.: əlkáði(or., bal.); alkáði(occ., val.). Avui en dia, per influència castellana, solen pronunciar alkadí; però la mètrica del vers citat del Procés de les Olives demostra que els antics accentuaven alkádi, i es confirma també per l'accentuació de alcalde, derivat de alcadi.
Etim.: de l'àrab al qāḍī, 'el jutge'.

Y en euskera se da la forma alkate que hace pensar en una introducción directa, en la zona de Tudela, sin pasar por el romance castellano, aunque quizás haya tenido aporte aragonés o catalán.

El significado de alcalde primero fue el mismo que en árabe, "juez", y quedan usos como el de los juegos de cartas, la sexta acepción que le da el DRAE, que aún se refieren a ese sentido. Expresiones como "alcalde de casa y corte", "alcalde de hijosdalgo", "alcalde del crimen" o "alcalde mayor" remitían antiguamente al papel de juez que tuvo la voz alcalde. En principio, cuando los musulmanes de España vivían bajo el dominio de reyes cristianos en Portugal, Castilla, Navarra o Aragón, se mantuvo la institución musulmana del cadiazgo como característica de las aljamas, los barrios de moros. Con el tiempo la palabra se fue desplazando hasta significar el gobernante de un barrio o de una ciudad y de ahí pasó a ser sinónimo del cargo máximo del gobierno municipal y como tal se ha transmitido también a América. Como el arabismo había acabado significando la primera autoridad de los municipios, un cargo del poder ejecutivo, no del legislativo, desde el étimo original árabe se volvió a introducir la palabra, ahora con otra forma y un significado más acorde con el árabe, cadi, no para significar "juez" sin más, sino con la connotación etnicista de "juez de moros y turcos". Esta vez la palabra viene, según el DRAE, del francés cadi, pero parece que en francés es una palabra bastante nueva, como mucho del siglo XIX, mientras que ya estaba desde antiguo en catalán cadi, en todo caso lo que podría estar tomado del francés sería apenas la acentuación aguda. Pero el caso es que en todas las demás lenguas de Europa donde se usa hay que suponer esta vía de introducción francesa, que sería la que ha distribuído la voz cadi con sus variantes y con el sentido de "juez de los musulmanes".

- Gracias: Joaqu1n


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.