Etimología de ALCAIDE

ALCAIDE

Igual que varias otras palabras que empiezan por al- y se refieren a la organización político-militar (alcalde, alférez, alferza, alguacil y almirante), la palabra "alcaide" viene del árabe, القائد (al-qaid ). La partícula أل (al-) es equivalente a "el" o "la" y قائد (qaid) quiere decir comandante. Si lo ponemos junto, nos da "el que manda". Esta palabra es similar, pero diferente a alcalde que significa "el que juzga" y Al-Qaeda, que significa "el Fundamento".

Estas palabras fueran adquiridas durante los cientos de años (de 711 a 1492) que los árabes ocuparon partes de España.


La palabra alcaide viene, efectivamente, de un árabe القائد al-qāˀid, que lo mismo significa un grado militar que todo aquel que tiene como misión u oficio guiar o conducir a los demás, porque es el participio agentivo de un verbo قاد ـ يقود qāda - yaqūdu procedente de una raíz {qwd}, que significa "guiar, conducir, dirigir" por lo que fácilmente deriva en "mandar". Así el participio القائد al-qāˀid es un adjetivo que en principio se aplica a quien guía a otros, los conduce o dirige y se sustantiva con significados como "conductor (de automóviles)", "piloto (de naves)", "guía (de caravanas)", que también puede ser "guía (impresa con el plano de las ciudades)", pero al mismo tiempo en el ejército se usa para llamar a ciertos grados que varían según los países y su organización militar. En principio el قائد qāˀid militar es alguien con mando en tropa, unas veces equivale a "comandante", otras es más importante y equivale a "general", y el قائد qāˀid superior de las Fuerzas Armadas es el presidente en las repúblicas y el rey en las monarquías, aunque hay países donde ese cargo recae en el Ministro de Defensa, o sea, son casos en los que قائد qāˀid equivale a "jefe". Pero es muy complicado dar equivalencias exactas del significado de los grados militares en los distintos países y entre las diferentes armas (tierra, mar, aire), y más aún si se superpone el criterio histórico. Tampoco en español son coincidentes en las épocas, los países y las armas expresiones como "teniente de navío", "capitán de fragata" o "capitán de corbeta" al lado de "teniente coronel", "comodoro", "mayor", "comandante", "comandante en jefe", "comandante de grupo" y una larga serie. También las orquestas tienen su قائد qāˀid, que lógicamente traduciremos "director".

Así, con todos los sentidos que la palabra podía tener no es extraño que en español se haya tomado en la Edad Media del árabe andalusí al-qáyid, pronunciado al-qáyd, la palabra alcaide que ha significado cosas, en lo antiguo, tan dispares como "alcaide de los donceles" o instructor de mozos incorporados al ejército personal del rey de Castilla, "alcaide de palacio" o mayordomo de los sitios reales, "alcaide de fortaleza" o gobernador de un castillo o alcázar fortificado y "alcaide de presidio" o gobernador de un penal o cárcel amurallada. Cuando se redactó en 1726 el primer tomo del Diccionario de la Real Academia se definía alcaide así (con las tildes originales): "La persona que tiene à su cargo el guardar y defender por el Rey, ò por otro señor alguna Villa, Ciudad, fortaleza ò castillo, que se le ha entregado pare este fin debaxo de juramento, y pléito homenáje" y añadía más adelante "Se llama tambien el que gobierna las cárceles, y tiene à su cargo la guarda y custódia de los presos". Pero hoy ya no se llaman así los cargos municipales, ahora en las ciudades lo que hay es alcaldes, que son cargos electos y hay gobernadores, delegados o subdelegados del Gobierno, los castillos y fortalezas ya no sirven más que para mostrarlos al turismo, y las cárceles desde el siglo XIX tienen directores en lugar de alcaides. La palabra prácticamente no se usa ya más que como apellido, que, como no tienen ortografía hay quien escribe Alcayde.

Durante un tiempo sobrevivieron en el DRAE variantes antiguas como alcaet, que figura desde la edición de 1780 ("alcaet. s. m. ant. Lo mismo que alcayde") hasta la de 1925 ("alcáet. m. ant. Alcaide"). Otras se han incluido más tardíamente, como la palabra alcayaz, que recogieron del Cantar de Mío Cid y se incluyó en el Diccionario Histórico en 1933. También desde 1925 figuraba en el DRAE usual como "ant. alcaide" una versión sin -l-, acayaz, que recoge María Moliner, y ha seguido figurando hasta su última aparición en la edición de 1984. Muchas de estas formas arcaicas las ha recogido Julio Cejador.

En catalán se dijo alcait con los mismos significados, y hubo un cargo antiguo en la corona catalano-aragonesa llamado "alcait de la moneda", que menciona el Alcover sin explicar bien en qué consistía. En portugués hay un alcaide, también en gallego que se da como antiguo y haciendo referencia a España, aunque hay un homónimo alcaide para las cosas de mala calidad que no está bien explicado. El vasco alkaidea se ve que está tomado del español.

La palabra pasó al latín medieval en documentos sicilianos, donde Du Cange recoge caytus, gaytus y gayetus como Militaris officii nomen apud Saracenos ("nombre de un grado militar entre los sarracenos").

También pasó al latín de los tratados de astronomía como nombre de una de las estrellas de la Osa Mayor, la estrella Alcaid, que también se llama Benetnasch, y corresponde a η Ursae Majoris, Eta de la Osa Mayor, la estrella que está justo en la punta del rabo de la osa que forman las siete estrellas. El origen de estos nombres está en que, de la misma manera que algunos veían en la figura que formaban las siete estrellas una osa cuyo cuerpo eran las cuatro que forman el cuadrado, α, β, γ y δ (Dubhe, Merak, Phecda y Megrez) y la cola las tres que están en línea con Megrez, que son ε, ζ y η (Alioth, Mizar y Alcaid), y otros veían un carro en el extremo de cuyo timón estaba Alcaid, los antiguos árabes habían visto en las siete estrellas un entierro en el que llevaban al muerto en angarillas (نَعْش naˁš "parihuelas, angarillas, camilla"), por eso llamaban a las siete estrellas بَنَات نَعْش banāt naˁš "las de las angarillas" (=Benetnasch), y la que estaba en la punta era quien las dirigía, el jefe, por eso la llamaron القائد al-qāˀid y pasó al latín científico y a las lenguas que le son tributarias como Alcaid o Alkaid.

Todo esto viene del árabe andalusí, bien por arabismo directo en los romances hispanos, bien por transcripción culta en las traducciones toledanas de los libros de estrellería, pero aún ha entrado el arabismo de nuevo en época moderna, la época colonial, con la forma sin artículo caíd que se define como un tecnicismo de la organización del estado de los nativos árabes previo a la intervención europea. La primera aparición del vocablo es en el DRAE de 1899 y se define como "Especie de juez o gobernador en el antiguo reino de Argel". Esta definición es reveladora de la ideología que subyace en el texto, veámosla detenidamente. Primero ha habido una confusión de قاضي qāḍī "juez" (v. alcalde) con قائد qāˀid "gobernador", esto descubre el poco rigor con que la definición se había hecho. A continuación se añade "especie de", lo que niega que sea verdaderamente un "juez" o un "gobernador", sino una especie de estos que tenían los nativos antes de la civilización. Y por último dice que era "en el antiguo reino de Argel", porque en la actualidad lo que hay en Argel son gobernadores franceses y Argel una colonia que posteriormente será llamada "departamento de Ultramar". La definición del DRAE de 1899 es, como se ve, totalmente dependiente de la francesa caïd, formal e ideológicamente. Más adelante, en la edición de 1914, ya con la perspectiva de ocupar España el trozo del Norte de Marruecos que le habían otorgado Francia e Inglaterra, añadieron que no solo era eso en Argel, sino también "en otros países musulmanes", y así es como ha quedado hasta ahora: "En el antiguo reino de Argel y otros países musulmanes, especie de juez o gobernador".

- Gracias: Joaqu1n


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.