Etimología de AMULETO

AMULETO

La palabra amuleto (talismán, objeto pequeño que lleva uno para que lo libre de los malos espíritus o del mal del ojo) viene de latín amuletum. Esta palabra era conocida por Plinio, quien nos dice en Historia Natural en su libro 25 sobre las propiedades medicinales de las plantas, en especial del gladiolo (Cyclamen graecum):

... a nostris tuber terrae vocatur, in omnibus serenda domibus, si verum est, ubi sata sit, nihil nocere mala medicamenta; amuletum vocant.

... nosotros lo llamamos tubérculo de tierra, debemos plantarlo en todas las casas, si verdad es, que en todos lados que se siembra, nada nocivo pueden hacer los maleficios; se le llama amuleto.

También era conocida años antes por Varrón, quien según Charisio, explica que amuleto viene del verbo amoliri (ahuyentar, eliminar). Los filólogos más modernos, como Ernout y Meillet no aceptan esa explicación, pero tampoco dan otra mejor. Algunos han tratado de relacionar esta palabra con el árabe hamalet (lo que se cuelga, en relación a los amuletos que la gente se cuelga en el cuello), pero esta tampoco resulta convincente para etimólogos como Walde.


Es que no se trata de inventar una explicación mejor cuando no la hay. Amuletum adquirió también la forma amoletum por etimología popular, ya que la gente lo relacionaba con amoliri, y es sobre esta etimología popular sobre la que funda Varrón su explicación, y por lo tanto no es convincente, y hay que reconocer sin más que el origen de la palabra es inseguro, y la forma árabe, muy posterior a esta vieja palabra latina, en absoluto es una explicación aceptable.

Plinio utiliza aproximadamente una docena de veces la palabra amuletum, y nos habla de muy diversas cosas que la gente considera amuletos, aparte de los gladiolos, como por ejemplo la hiel de un perro negro siempre macho o los cuernecillos o antenas de los escarabajos. Especialmente habla también de lo que los romanos consideraban muy conveniente: atar amuletos varios a los niños de corta edad. De hecho, la bulla (ver: bula y billete), una bolita de metal hueca que los niños romanos llevaban colgada al cuello hasta su mayoría de edad, llevaba en su interior pequeños amuletos, como granitos de cereal y cosas así, porque se consideraba un amuleto apotropaico todo aquello que tenía la propiedad de nacer o germinar. Los amuletos se han colgado al cuello en todas partes y en todas las culturas.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.