**

Etimología de ACELGA

-
-

ACELGA

La palabra acelga viene del griego σικελός (sikelos), a través del árabe Andalusí, السلق (al-silqah). La palabra griega σικελός (sikelos) viene de Σικελία (Sikelia), que era como los griegos llamaban la isla de Sicilia en Italia, donde encontraron esta planta.

Como mencionamos en la página de lenguas y culturas que han aportado al desarrollo del español, los árabes que ocuparon España por 700 años tenían un profundo conocimiento del griego clásico. Uno podría proponer que los árabes tomaron la σικελός de los clásicos, pero también es probable que la tomaron a través del latín hablado en Andalucía y Sicilia 1, 2, 3.

Fuentes:

  1. Revista de Aragon Volumen 4, Número 1. 1903.
  2. Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana - Pedro Felipe Monlau - 1856.
  3. Historia de la lengua Griega - Francisco R Adrados - 1999.

Afirmaciones como los árabes eran profundos conocedores del griego clásico demuestran una escasa comprensión de los fenómenos históricos. Parece que no se entiende en absoluto el proceso de expansión y formación de los estados árabes y su cultura. No es que los árabes conocieran profundamente el griego clásico (en todo caso sería algo el griego tardío de koiné por contacto) es que esas gentes de las que estamos hablando y que trasmiten en oriente vocabulario al árabe, ciencia, saberes agrícolas, etc., no son árabes ni hablantes de árabe, sino hablantes nativos de griego, la población de los estados árabes ni es árabe ni habla en principio árabe en ninguna de las áreas del mundo árabe, salvo en Arabia. Estas gentes son sirios, egipcios y de otros pueblos. Al parecer no se entiende cómo fue la llamada expansión árabe, un fenómeno de rapidísima conquista iniciado tras el primer tercio del s. VII, basado sobre el postulado religioso de la expansión del islam, por parte de unas élites guerreras tribales de Arabia que en su expansión van arrastrando en su campaña a conversos de sitios por los que han ido pasando. Estos grupos se apoderan de la cúpula del poder derrotando en batallas a las clases dirigentes, primero en territorios orientales que habían formado parte del imperio romano de oriente, convertido ya en Imperio Bizantino, y así acceden al poder en Siria, luego Egipto y en rápida expansión guerrera penetran en el imperio persa, todo ello aprovechando un momento de crisis y debilidad militar de todos estos pueblos por causas que sería largo enumerar, y van avanzando por el norte de África, incorporándose a la cúpula del poder en diversos territorios que también estaban sumidos en una notoria debilidad por fuertes conflictos previos, y al final por el estrecho de Gibraltar también pasan a Hispania, derrocando el debilitado poder de la casta visigoda, sumida también en conflictos internos, parece que en principio como aliados de una de las partes en conflicto. Para que nos hagamos una idea, al principio el árabe ni siquiera se gasta en la admistración de los nuevos señores dominantes, y sólo se decreta que sea lengua administrativa a partir del tercer califa Abdelmalik, ya en la segunda mitad del s. VII. Las poblaciones que algunos suponen árabes una vez se ha producido la conquista , de árabes no tienen nada, durante siglos siguieron hablando sus lenguas, griego y arameo en Siria, griego y copto en Egipto y Libia, protolenguas romances (menos tiempo) y bereber en la zona occidental del norte de África y romance andalusí (heredero del latín) los pobladores hispanorromanos en la Hispania de dominio musulmán, parsi en Persia, etc. El árabe lo hablan las reducidas castas dominantes que controlan la política y el ejército, y poco a poco, primero los conversos al islam, pues el factor religioso es importantísimo en la difusión del árabe ya que el converso debe aprender árabe pues debe rezar y manejar el Corán necesariamente en esta lengua y por ese factor religioso, y porque siempre ha sido un elemento fundamental de promoción social y acercamiento al poder el aprender la lengua de los grupos dominantes, el árabe se va extendiendo, pero poco a poco, en estas sociedades. Muchos de los supuestos sabios árabes de estas épocas primeras en realidad son sirios, persas, egipcios, hispanos que aunque hayan podido aprender árabe muchas veces tienen como lengua materna el persa, el griego, el copto u otras, y se van a producir las traducciones al árabe de muchas grandes obras escritas antes en esas lenguas. Entonces es un absurdo decir "los árabes eran expertos conocedores del griego clásico", no, lo que sucede es que la inmensa mayoría de la población oriental es la población helenizada grecorromana, cuya lengua es el griego y no el árabe, y eso tardó bastante tiempo en dejar de ser así: muchos siglos después, y después de un ininterrumpido estadio cultural larguísimo de dominio del árabe, sociedades como la siria o la egipcia acabaron arabizándose lingüísticamente casi del todo (casi, el copto y el arameo aún tienen pequeñísimos reductos hoy). Es por eso que el árabe, cuando se convirtió en interlingua de todo ese mundo que abarcaba de Hispania en el extremo Occidental a Persia, Mesopotamia y la India, se convirtió en vehículo de tanta cultura, gracias a todo el riquísimo mundo cultural que tenía debajo, y que todo hay que decirlo, las clases dominantes árabes con el tiempo favorecieron su continuidad, desarrollo y esplendor, por supuesto, y sobre todo su intercambio entre distintos territorios.

Y volviendo a nuestra acelga, se comprenderá ahora que los árabes no necesitaron leer ningún tratado de los griegos clásicos para incorporar una palabra σικελή al árabe en forma de préstamo. Sencillamente se la oían decir todos los días a los agricultores de todo su territorio oriental dominado, que lo que hablaban era griego, dado que la acelga se cultivaba por doquier en todo el territorio del antiguo imperio romano, cuyos habitantes orientales hablaban sobre todo griego y en griego se llama así la acelga. Los romanos distinguen en latín dos variedades de acelga que en general se llama beta, una blanca y otra más oscura (aún hoy tenemos dos variedades por acá, la blanca, propiamente de un color verde-amarillo claro, y la verde oscura) , y la siembran en dos cosechas, la de primavera y la de otoño. Plinio nos dice que la blanca se llama también siculum (siciliana) que es como la llaman los griegos. Así las cosas, en Hispania la acelga se llamaba beta o siculum, porque aquí se hablaba latín (casi protorromance cuando llega la conquista árabe). La palabra beta quedó en el nombre de la acelga en francés (bette), y en catalán, donde su nombre se cruza con el de otra verdura de hoja, el blitum (bledo), para dar como resultado la palabra bleda. Pero tanto el castellano como el portugués pierden la forma latina para asumir la forma arabizada acelga.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A

B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9732) añadidas al diccionario:
antibiograma   condroma   abscisión   tabernáculo   loquios   parche   fórico   puerperio   celta   tono  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
cerebro   pareja   tendón   matrimonio   aurícula   inhumar   evitar   invitar   corbata   contimás  
Último cambio: Miércoles, Septiembre 17 17:23 MST 2014