Etimología de PAVO

PAVO

La palabra pavo viene del latín pavus.

Aparte del ave (guajolote) por todos conocido, se usa para designar una persona tonta, fácilmente engañable.

Existe además la expresión "edad del pavo", aceptada por el DRAE, con la cual se hace referencia a "Aquella en que se pasa de la niñez a la adolescencia, lo cual influye en el carácter y en el modo de comportarse". Y vaya que influye, todo aquel que ha tenido hijos de esta etapa de la vida, bien lo sabe.

- Gracias: Patomon


Originalmente (siglo XIV), pavo solo se refería a los pavos reales. No fue hasta el descubrimiento de América (y los guajolotes), que usaron la palabra pavo para referirse a los Meleagris gallopavo y empezó la diferenciación entre "pavo" y "pavo real" (Pavus cristatus).


En latín hay dos formas para referirse al pavo, que siempre es el pavo real. La denominación clásica es pavo, pavonis. En el ámbito rural se desarrolla una variante pavus, que es de la que procede nuestro vocablo pavo, que preferiblemente aplicamos al ave de corral que en efecto es una especie que procede de América. Pero la palabra pavo, pavonis ha dado lugar a la palabra pavón que sólo aplicamos al pavo real, y de la que se deriva el verbo pavonearse, que es exhibirse con gran ostentación de gallardía, como parece hacer el pavo real cuando muestra su cola desplegada.

- Gracias: Helena


En la zona centro sur de Chile, también se usa para designar al ulpo, descrito en este diccionario. Recuerdo haber probado este rico "pavo de harina", preparado con agua caliente, a veces con leche e incluso con un poco de mantequilla.

- Gracias: Patomon


En la zona sur de Chile existe una danza zoomorfa, que imita el ruedo que el pavo hace a la pava.

Y la letra empieza así:

El pavo está cebando

la gallina está tostando

y el tordo juntando espigas

la diuca está haciendo harina.

El pavo con la pava se picotean,

la pava no permite que le hagan rueda...

- Gracias: profetoro


La moderna constelación austral del Pavo (Pavo en latín, genitivo Pavonis) se localiza no muy lejos del polo sur, rodeada por Tucán, Indio, Telescopio, Altar y otras. Fue publicada en 1603 por el astrónomo alemán Johann Bayer (1572-1625), tras las observaciones del cielo en Indias Orientales de fines del s. XVI hechas por los navegantes holandeses Pieter D. Keyser (1540-1596) y Frederick de Houtman (1571-1627). Sin embargo, esta constelación se cree que no representa al pavo real azul o indio, Pavo cristatus L. o pavo crestado, del latín crista, 'cresta' (introducido a Europa en los tiempos de Alejandro Magno o tal vez antes), sino a su pariente más grande, colorido y agresivo o el pavo real de Java, Pavo muticus L., por ser más silencioso que el azul de India.

En la mitología griega, el pavo real era el ave sagrada de Hera (en antiguo griego, Ἡρα, en dialecto jónico, Ἡρη, la mayor divinidad femenina del Olimpo, reina de los cielos, hermana y esposa de Zeus), que conducía por el aire en un carro tirado por pavos reales. Cómo fue que el pavo real llegó a tener "ojos" en su cola es el tema de un mito griego que comenzó un día cuando Zeus (Ζευς) convirtió a su amor furtivo Io (Ιω) en una vaca blanca para disfrazarla de su esposa Hera, quien casi los sorprende juntos. Hera sospechó y puso a la novilla (Io) bajo la tutela de Argus, quien ató al animal a un olivo. Argus Panoptes (Αργος Πανοπτης) era el gigante de los 100 ojos, los que se adaptaban perfectamente a la tarea de vigilante, de los cuales solo dos estaban descansando a la vez, mientras que los otros vigilaban. Así que dondequiera que estaba Argus, siempre podía mantener varios de sus ojos puestos en Io.

Zeus envió a su hijo Hermes (Ἑρμης) para liberar a Io de su cautiverio. Entonces Hermes descendió a la Tierra y pasó el día con Argus, contándole historias y tocando sus tubos de caña hasta que, uno por uno, los ojos de Argus se adormecieron y comenzaron a cerrarse. Cuando Argus finalmente se durmió, Hermes soltó a la novilla. Hera colocó los ojos de Argus en la cola del pavo real. Así fue de sublime y admirable la imaginación de los pueblos de la antigüedad que crearon tan vasta mitología. No obstante, esta constelación no es de origen griego, pero los astrónomos europeos arriba mencionados, se inspiraron en este mito para su creación.

Fuente:

  • Levy H. David. 2007. Skywatching. p. 196. USA. Lectura del 29 de marzo de 2019.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.