Etimología de METEMPSICOSIS

METEMPSICOSIS

La palabra metempsicosis viene del griego μετεμψύχωσις (metempsykhosis), compuesto de:

Se refiere a la creencia, que cuando uno muere reencarna en otro animal superior o inferior, dependiendo del karma.

Aunque las creencias budistas e hinduistas postulan lo mismo, metempsícosis o metempsicosis es un término filosófico-religioso que se emplea específicamente para referirse a un concepto griego que crean los antiguos órficos y continúan los pitagóricos, y por tanto no tiene absolutamente nada que ver con la noción de karma, que sólo se da en el budismo, hinduismo y algunas otras creencias dhármicas.

La metempsícosis consiste en efecto en la transmigración del alma más allá del cuerpo que la contiene para meterse en otro cuerpo tras la muerte física del primero y es un mecanismo que en las creencias órficas es prácticamente mecánico y no se puede controlar, es decir, no depende de karma alguno, sino de la necesidad de purificación del alma humana y además a diferencia de las creencias orientales incluye una catábasis intermedia. De lo que sí tratan las creencias órficas y pitagóricas con su vía religiosa es de interrumpir la cadena de las reencarnaciones que suponen un constante paso por el nacimiento, vida y muerte con todo su sufrimiento añadido, para quedarse permanentemente en un más allá de las almas bienaventuradas.

Para lograr esto, los órficos, y luego los órfico-pitagóricos, no sólo practicaban unas estrictas normas de vida que incluían el vegetarianismo y muy concretas prohibiciones alimenticias (las habas por ejemplo eran un alimento prohibido), así como prácticas y aprendizajes vinculados a la música y la matemática, sino también seguían en sus ritos iniciáticos los aprendizajes sobre como actuar en el mundo del más allá, que según tradición les había trasmitido el poeta-profeta y cantor Orfeo que había descendido al Hades para rescatar a su esposa muerta Eurídice y tras fracasar había vuelto a la tierra y desvelado los secretos del Hades a sus discípulos. Los órficos aprendían técnicas sobre como realizar la catábasis (descenso al mundo de los muertos) e impedir la reencarnación en el Hades. Al morir, las almas eran conducidas por Hermes hasta la orilla de la Estigia, que atravesaban en la barca de Caronte, y al entrar en el Hades y atravesar en un estado obnubilado sus brumosos campos, llegaban sedientas al río Leteo en cuyas aguas bebían ansiosas: es este el río del Olvido que proporciona el olvido total de la vida anterior, necesario para que las divinidades infernales reenvien estas almas de nuevo a un cuerpo que nace. Si con técnicas y adiestramiento, usando en el Hades ciertas contraseñas y recitados, los iniciados órficos lograban resistir la mortal tentación de la sed y cruzar el Leteo sin beber, llegarían al poco a la fuente del álamo blanco, cuyas aguas proporcionan la eterna memoria, y al beber allí se quedarían para siempre en los Campos Elíseos.

Los órficos creían en este mito que compartían con los dionisíacos. El dios Dioniso al nacer fue raptado por los Gigantes (por ciertos titanes según algunos), que cocieron su cuerpo en una caldera y lo devoraron. El corazón quedó en la caldera y a partir de él la diosa Gea resucitó a Dioniso. Los gigantes fueron fulminados por el rayo de Zeus y de sus cenizas caídas a la tierra nació la raza humana: por eso los seres humanos tienen una materia titánica impura, y también una chispa de divinidad (procedente del cuerpo de Dioniso devorado por los gigantes). Esta chispa de divinidad, el alma, contaminada por la materia titánica, debe purificarse y sufrir transmigrando por el mundo material, proceso que podremos interrumpir para regresar definitivamente al plano divino si nos iniciamos en las prácticas religiosas órficas y las llevamos a cabo con éxito, completando con éxito una resurrección a la vida divina como el niño-dios Dioniso.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.