Etimología de METECO

METECO

La palabra meteco es definida deficientemente por el DRAE como forastero o extranjero, pues en su uso moderno ni siquiera llamamos meteco a un simple extranjero. Utilizamos ocasionalmente meteco para aquel que reside permanentemente en un lugar, siendo de otra nacionalidad o procedencia, y es permanentemente considerado extranjero en sus derechos o en su estimación, e implica un cierto matiz de exclusión. El vocablo nos llega del latín metoecus, que es un préstamo tardío del griego μέτοικος ("métoikos", el que vive junto a nuestra casa, el que vive con nosotros sin ser uno de nosotros), vocablo que en la antigua Atenas designa a una clase social de hombres libres pero sin derechos políticos por ser considerados de un linaje extranjero, y que realmente en latín no tiene uso si no es para referirse a las concepciones griegas, ya que tal grupo social no existe en la sociedad romana, como veremos después.

La palabra μέτοικος es un compuesto de la preposición μετά, que entre otros significados tiene el valor de "en medio de, entre" y la palabra οἶκος ("oikos", casa, morada, estancia, unidad familiar), que nos da vocablos como economía y ecología y se asocia a una raíz indoeuropea *weik- (clan, grupo que es una unidad social), a la que también se vincula la palabra latina vicus (aldea, barrio, grupo de población), de donde vecino y vecindad.

En la antigua Atenas un μέτοικος era algo muy concreto, pues no era un simple extranjero residente o domiciliado en el Estado del Ática y probablemente ni siquiera podríamos llamarlo extranjero, pues muchos metecos pertenecían a familias que llevaban siglos en el Ática, ellos habían nacido allí, y probablemente también sus padres y sus abuelos. Pero su linaje era en origen extranjero y ni los extranjeros ni los hijos de sus hijos alcanzaban allí jamás la ciudadanía. Eran personas libres, a diferencia de los esclavos, generalmente dedicadas al comercio o la artesanía, ya que difícilmente podían poseer explotaciones agrícolas, porque la ley no les permitía poseer tierras ni casas, ningún tipo de propiedad inmueble, tampoco podían casarse con ciudadanos y no tenían ni derecho al voto ni acceso a cargo alguno de gestión política. Su situación podría ser comparable a la de los plebeyos en la Roma más primitiva, que carecían de muchos derechos políticos por ser considerados extranjeros emigrados o anexionados, o descendientes remotos de extranjeros, con la diferencia de que los plebeyos sí poseían tierras. Pero en Roma esta diferencia legal se resolvió a lo largo de los siglos V y IV a.C., y a partir del año 300 a.C. no queda ya ninguna distinción jurídica ni de derechos entre patricios y plebeyos, y todos son igualmente ciudadanos en la Roma clásica, siendo las únicas diferencias de facto entre ciudadanos las derivadas de su grado de riqueza con la que estaban censados. En Grecia en cambio, con un concepto muy cerrado de la ciudadanía siempre vinculado al linaje, los metecos nunca llegaron a ser ciudadanos, al menos hasta que estos territorios pasaron al Imperio Romano y se fueron imponiendo y expandiendo los usos jurídicos romanos y accediendo paulatinamente todos los no esclavos a la condición jurídica de ciudadanos. En el mundo romano clásico el residente extranjero en tierras romanas por un tiempo, más corto o más breve, tenía la consideración jurídica de peregrinus y la ley lo amparaba como tal y regulaba sus derechos jurídicos sin ser exactamente ciudadano de ese Estado, pero si la familia se asentaba definitivamente, tanto él como sus miembros y descendientes podían acceder por distintos procedimientos a la ciudadanía.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.