Etimología de METEORITO

METEORITO

El origen de la palabra meteorito puede explicarse partiendo de otra, que apareció primero en francés y que suele considerarse como sinónimo, aunque de uso menos común: meteorolito del francés météorolithe, de meteore, que a su vez tiene su origen del latín medieval meteorum, préstamo del griego meteōra, plural de meteōron, 'cosas o fenómenos que están o suceden en lo alto del cielo', compuesto por el prefijo meta, 'entre, después de, con, junto a' (como en metamorfosis, metaplasma, metabolismo, metástasis, metacarpo, etc.); y eōros, eōra, parecido a aeirein, 'elevado, elevarse, que flota en el aire'; más la voz griega lithos, 'piedra' como aparece en litotomía, remoción quirúrgica de piedras o cálculos de diferentes órganos del cuerpo como riñones, vejiga, vesícula biliar, etc; litofitas, plantas que crecen sobre las rocas; litósfera, litografía y litometeoro. Literalmente entonces, meteorolito es "un cuerpo o pedazo principalmente de roca (lithos, litos), que ha caído a la superficie de nuestro planeta como producto de la entrada a la atmósfera de un meteoroide, procedente del espacio interplanetario, principalmente de origen asteroidal y que ha producido una línea luminosa (meteorum, meteoro) por la intensa fricción al deslizarse en el aire". Así que meteorito se documenta algo después que meteorolito, como una especie de contracción o acortamiento de ésta, con la misma raíz meteorum, pero ya sólo (se elimina el elemento lito, lithos, 'piedra) con y el sufijo latino -ita, -ite, formador de adjetivos y nombres con el significado de 'relacionado con o perteneciente a', a veces utilizado para dar nombre a cierto tipo de roca o mineral (como en moscovita, montmorillonita, eritrita, anortosita y antracita); interpretándose entonces como "cuerpo (de piedra, metal o mixto) que ha logrado llegar a la superficie de nuestro planeta y que pertenece, se relaciona o es producto de un meteoro, en este caso, la estela de luz que origina en su caída. Lo que nos puede llevar a concluir que meteorito es un vocablo que a partir de los inicios del siglo XIX, sustituyó a meteorolito (météorolithe, en francés, como originalmente fue propuesto para nombrar a estos fragmentos rocosos que nos llegan del espacio interplanetario), ya en desuso* desde inicios del siglo XX, aunque no necesariamente proceda de él.

Alrededor del 90% de los meteoritos son de material de piedra, mientras que el resto son de naturaleza metálica o mixta, y son fragmentos sólidos que giran alrededor del Sol llamados meteoroides, que al penetrar a la atmósfera, a una gran velocidad (¡Entre 12 y 72 kilómetros por segundo!), producen una línea luminosa (meteoro), y si no se desintegran completamente, caen a la superficie de la tierra enteros o fragmentados, y es entonces cuando se denominan meteoritos o meteorolitos; porque si se desintegran antes, sólo podemos hablar de un meteoroide que ha producido un meteoro, pero no alcanzó a convertirse en meteorito. Se estima que solamente menos del 1% podrían provenir de Marte o la Luna. La mayoría son fragmentos de material mineral o metálico, de dimensiones variables, que vienen del espacio interplanetario.

La aceptación de que los meteoritos son objetos de procedencia extraterrestre o interplanetaria apenas se dio en el s. XIX, pues Aristóteles (384-322 a.C.) pensaba que los meteoritos eran material procedente de la Tierra, lanzados al cielo por el viento, tormentas o el vulcanismo y que volvían a caer; Avicena (980-1037 d.C.), el gran hombre de ciencia persa, hacia el año 1000 d.C. llegó a sugerir que los meteoritos se formaban en las partes altas de la atmósfera. En 1772, el naturalista y biólogo alemán Peter Simon Pallas (1741-1811), mostró un metal-rocoso de unos 680 kilogramos, desenterrado cerca de Krasnoyarsk, Rusia. El físico alemán Ernst Florens Chladni (1756-1827), considerado como el padre de la meteorítica (ciencia que estudia los meteoritos, sideritos y siderolitos), en 1794 publicó un breve trabajo, Über den Ursprung der von Pallas gefudenen und anderer ihr ähnlicher Eisenmassen und über einige damit in Verbindung stehendle Naturersch einungen, que puede traducirse como "Sobre el origen del hierro de Pallas y otros similares a éste y sobre algunos fenómenos naturales relacionados", donde sugiere la procedencia extraterrestre de los meteoritos. Unos 9 años después, en 1803, el químico británico Edward Howard (1774-1816) y el científico francés Jean-Baptiste Biot (1774-1862), contribuyeron con sus trabajos a consolidar la aprobación de que estos objetos provienen de otras regiones del Sistema Solar.

El término meteorito, (meteorite, en inglés) se encuentra documentado en la literatura científica hacia el año 1824.

Fuentes:

  • Diccionario Enciclopédico Quillet. 1990. meteorolito. Tomo Octavo. p. 316. México.
  • *Funk & Wagnalls New Standard Dictionary of the English Language. 1923. p. 1563. New York and London.
  • Oxford English Dictionary. 1984. USA.
  • Salvat Universal Diccionario Enciclopédico. 1994. *Meteorolito. Tomo 14. p. 210. Barcelona. (según la obra, el asterisco significa que el término no proviene de la Academia)
  • Tarbuck J. Edward and Frederick K. Lutgens. 2009. Earth Science. Twelfth Edition. USA.
  • Webster's Third New International Dictionary. 1971. Vol II. USA.


- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.